Jueves, 19 de mayo de 2022

Religión en Libertad

Tras un año de trabajo, la iniciativa de tres empresarios franceses se concreta

Urbanizaciones en torno a monasterios: la idea de Monasphère se consolida con una campaña en contra

Entrada en la iglesia de Saint Gilles.
Ahora son peregrinos que entran en la iglesia de Saint Gilles, pero en el futuro podrían ser una comunidad creada en torno al santuario, donde tuvieron lugar en 1947 las apariciones de Nuestra Señora de la Oración. Foto: France Bleu.

ReL

A  mediados de 2021, tres empresarios franceses pusieron en marcha una iniciativa que encaja muy bien en la "opción benedictina" de Rod Dreher: hablamos de Monasphère, un neologismo que juega con los conceptos de "monasterio" y "esfera". La idea es, según contó ReL en su día, crear una comunidad en torno a los monasterios conjugando dos intereses: el de los propietarios de los territorios adyacentes y el de las personas que desean alejarse de los centros urbanos buscando un estilo de vida distinto.

El proyecto empieza a cuajar en ubicaciones concretas, y eso ha despertado alguna oposición ideológica de quien teme que se generen núcleos identitarios cristianos. Son los mismos, por supuesto, que defienden la existencia de núcleos identitarios musulmanes, cada vez más numerosos en Francia.

Lo cierto es que el objetivo de Monasphère no es reunir a cristianos en torno al monasterio (aunque tanto mejor si es así), sino al revés: que la cercanía al monasterio cree por irradiación un núcleo cristiano. Por lo cual no preguntan a nadie por su religión antes de poner en contacto a compradores y promotores y/o vendedores.

Antoine Pasquier lo ha contado en Famille Chrétienne.

* * *

Monasphère podría haber prescindido de esta polémica... Desde hace una semana, los cofundadores de la joven inmobiliaria se pasean por los platós de televisión para apagar un incendio mediático que ni siquiera iniciaron. A principios de enero se puso en marcha oficialmente su primer proyecto para una urbanización cerca de un lugar espiritual. Fue en el Clos Saint Gabriel de L'Île-Bouchard (Indre-et-Loire), municipio de 1.500 habitantes, donde se produjeron algunas apariciones marianas en 1947 en la iglesia de Saint-Gilles.

El proyecto Clos Saint Gabriel de Monasphère en L'Île-Bouchard.

El proyecto Clos Saint Gabriel de Monasphère en L'Île-Bouchard.

Las primeras reacciones fueron muy positivas: el ayuntamiento, el santuario de la comunidad Emmanuel, los vecinos y un gran número de habitantes de Ile-Bouchard están muy entusiasmados con este proyecto. Dos parcelas ya han sido "pre-reservadas" y una treintena de familias están pensando "muy activamente" en trasladarse al lugar. El permiso de construcción está en marcha y las obras están previstas para el próximo verano. En resumen, el lanzamiento ha sido un éxito.

"No hacemos ninguna selección"

Pero el 17 de enero, un medio de comunicación acusó a Monasphère de reservar esta futura urbanización "solo para familias de la comunidad cristiana". Rápidamente, la maquinaria mediática se puso en marcha y el promotor inmobiliario fue acusado de sospecha de comunitarismo. "Los medios de comunicación recogieron la expresión 'solo para cristianos' sin siquiera comprobar sus fuentes", lamenta Damien Thomas, uno de los tres cofundadores.

"¿Qué proyecto comunitario vende sus lotes en internet exponiendo sus precios abiertamente, comunicándolo en Linkedin y trabajando de la mano con los ayuntamientos de los lugares en los que se establecen?", insiste con firmeza el antiguo secretario general del santuario Louis et Zélie Martin de Alençon (Orne), quejándose de paso de que "una gran mayoría de los medios de comunicación prefieren centrarse en una sospecha de comunitarismo por parte de los cristianos en lugar de interesarse, cuatro días antes, por el saqueo de iglesias en territorios que precisamente están minados por el comunitarismo".

"Nuestro proyecto interesa a muchos cristianos", afirman con toda transparencia los responsables de la startup. "Lo sabemos y no es sorprendente. Por otra parte, no está reservada ni dirigida a los cristianos", insiste Damien Thomas. Además, la empresa respeta el marco legal y habitual para la asignación de parcelas en un proyecto inmobiliario.

Entrada y salida de Nuestra Señora de la Oración, en L'Île Bouchard, en la festividad de la Asunción de 2014. El santuario de las apariciones de 1947 es un centro de peregrinación en la región, en torno al cual florecería este primer proyecto de Monasphère.

"Publicamos una oferta de marketing en internet, la gente se pone en contacto con nosotros y nos pide información. Si están interesados, les enviamos la documentación. Nunca hemos preguntado a una sola persona si era cristiana. No hacemos ningún tipo de selección, acogemos a todo el mundo", afirma sin tapujos Damien Thomas, para quien este marco legal garantiza la ausencia total de discriminación. Si los creyentes acuden a Monasphère "es una consecuencia positiva de nuestra oferta comercial y no un objetivo en sí mismo", continúa.

Unos cincuenta nuevos habitantes

La intuición de la joven empresa salió de una doble constatación: los lugares espirituales de Francia atraen a muchos visitantes cada año pero, globalmente, la oferta inmobiliaria en los alrededores es insuficiente o incluso inexistente. "Nos dimos cuenta de que había un hueco que llenar entre la gente de la ciudad que quería venir a vivir al campo y los lugares espirituales que querían extenderse más". Los tres fundadores de Monasphère, pragmáticos, comprendieron rápidamente la oportunidad comercial que existía al asumir el papel de mediadores entre estas dos aspiraciones. ¡Para gran deleite de los municipios y santuarios que trabajan con ellos!Otra perspectiva del proyecto Clos Saint Gabriel.

Otra perspectiva del proyecto Clos Saint Gabriel.

En Ile-Bouchard, por ejemplo, el Clos Saint Gabriel inyectará 3,5 millones de euros en la economía local y contribuirá a la instalación de unos cincuenta nuevos habitantes. "Todo el tejido local se beneficiará: colegios, comercios, asociaciones y también el santuario", argumenta Damien Thomas. A este respecto, Monasphère y el municipio pusieron las cartas sobre la mesa desde el principio. "El alcalde apoya nuestro proyecto con la condición de que las familias se impliquen a nivel local, y esa es precisamente la intención de las que tenemos actualmente en nuestro proyecto comercial. Quieren involucrarse localmente y no vivir entre ellos como los mormones".

Frutos positivos

Al final, Monasphère consiguió convertir este "mal rollo" en una buena oportunidad para aclarar su propósito y sus intenciones al mayor número de personas. "Este asunto ha generado muchos frutos positivos", confirma Damien Thomas. "Hemos recibido cientos de mensajes de apoyo, muchas solicitudes para este proyecto y muchas peticiones para conocer nuestras futuras ubicaciones".

Otros proyectos de urbanizaciones cerca de santuarios están empezando a tomar forma en varias regiones de Francia. "Todavía es demasiado pronto para desvelarlas, preferimos esperar a que estén suficientemente maduras", añade el director de la startup. Como dice el refrán: gato escaldado, del agua fría huye...

Traducción de Verbum Caro.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda