Sábado, 13 de agosto de 2022

Religión en Libertad

Hallan un documento desconocido del beato Franz Jägerstätter: por qué se negaba a servir a Hitler

Escena de Vida Oculta
Franz Jägerstätter durante el juicio en el que fue condenado a muerte. Fotograma de la película "Vida oculta" sobre los últimos días de este beato.

ReL

El beato Franz Jägerstätter fue un padre de familia, campesino y un devoto católico que murió como mártir tras ser asesinado por los nazis en 1943 por su negativa a servir como soldado a las órdenes de Hitler.

Su testimonio y sus últimos días quedaron reflejados en Vida oculta, la bella película de Terrence Malick que cuenta la historia de este mártir.

Su objeción de conciencia se basó en su profunda fe católica y articuló sus razones en muchas cartas, postales y notas personales que escribió, algunas de ellas desde prisión. Fue beatificado en la catedral de Linz (Austria) el 26 de octubre de 2007.

Recientemente, la diócesis de Linz ha anunciado que ha descubierto un escrito hasta ahora desconocido y firmado por este beato. Se encontraba guardado en una casa particular en el municipio de Sankt Radegund, lugar en el que nació Franz Jägerstätter.

El texto escrito a mano tiene una extensión de dos páginas y lleva como título: “Cómo llegué a la idea de no presentarme al servicio militar”.

Este documento se ha conocido gracias a que el pasado mes de septiembre fue entregado al Instituto Franz y Franzkiska Jägerstätter de la Universidad Católica de Linz.

Franz y Franzkiska Jägerstätter

Tal y como informa Catholic World Report, Andreas Schmoller, director del Instituto, dijo que los expertos examinaron cuidadosamente el papel y la tinta, la letra y el contenido de la carta y determinaron que el documento es auténtico.

De este modo, este texto puede ser una de las últimas cosas que escribió antes de su arresto el 2 de marzo de 1943. En sus escritos, Jägerstätter a menudo iniciaba una discusión o una discusión religiosa con una pregunta, y el texto recién descubierto es consistente con sus conocidas reflexiones sobre los objetivos y métodos anticristianos del régimen nacionalsocialista. “Claramente no altera nuestra imagen de Jägerstätter”, dijo Schmoller.

Sin embargo, sí ofrece material nuevo para la investigación de Jägerstätter. Cuando la Alemania nazi se anexionó Austria en 1938, Franz Jägerstätter trabajaba en una granja para mantener a su esposa y a su familia. Fue reclutado dos veces, pero en cada ocasión el alcalde local pudo eximirlo porque la agricultura era un “negocio esencial”.

Durante la ocupación, Jägerstätter estudió la teoría de la guerra justa y la relación entre Iglesia y Estado. Poco a poco llegó a la convicción de que negarse al servicio militar “es moralmente correcto y no contradice la enseñanza católica”.

La línea de argumentación desarrollada en el texto recién descubierto sorprendió a los investigadores: la patria de su pueblo no es la “comunidad étnica alemana” sino Austria, que estaba en cautiverio desde el Anschluss [anexión]. No se puede sostener que los cautivos tienen el deber de “obedecer a la autoridad” y luchar por una nueva fuerza militar inmediatamente después de su derrota o captura. En este sentido, Jägerstätter se refiere a Andreas Hofer, un luchador por la libertad del Tirol, que no fue llamado a luchar por los franceses después de su derrota.

Tampoco se puede pretender que la autoridad secular sea la única a la que se debe obedecer. Jägerstätter creía que, para él, servir en la Wehrmacht sería un pecado grave, y su objeción de conciencia era una protesta pública contra las políticas anticristianas e inhumanas de la dictadura nazi.

Erna Putz, biógrafa del beato, comenta al respecto: “Jägerstätter subraya en esta nota la dimensión espiritual de su decisión y, por lo tanto, elabora con más detalle que en pasajes similares las luchas interiores y los argumentos intelectuales que lo llevaron a negarse a alistarse”.

De hecho, los representantes del Instituto Jägerstätter consideran que el beato fue pionero en esta línea de pensamiento. “Después de 1945, la tradición católica de obediencia en el área del servicio militar comenzó a desmoronarse. Los argumentos y ejemplos presentados por los católicos fueron sorprendentemente similares a los que usó Jägerstätter en este texto”.

En el Concilio Vaticano II, el arzobispo Thomas D. Roberts, SJ (Arzobispo de Bombay, India, de 1939 a 1958) habló a los Padres del Concilio sobre el heroico testimonio del laico austriaco: “Franz Jägerstätter se negó a servir en una guerra que luego se caracterizó en Nuremberg como un crimen contra la humanidad. Fue uno de esos hombres escogidos por el Espíritu Santo para manifestar verdades que están ocultas a los poderosos y a los sabios. Este joven esposo y padre fue llamado a dejar en claro que un cristiano no puede servir en una guerra que considera injusta, aunque le cueste la vida. Él estuvo solo al dar este testimonio”.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda