Jueves, 13 de junio de 2024

Religión en Libertad

La España del hijo único y el divorcio exprés mide el coste de la soledad: 14.000 millones al año

Un niño solo... foto de Aaina Sharma para Unsplash
Un niño solo... en la España del hijo único 1 de cada 7 españoles se sienten solos... foto de Aaina Sharma para Unsplash

Pablo J. Ginés

España, ya se sabe, tiene un problema de envejecimiento y falta de natalidad: desde 2012 tiene más muertes que nacimientos, la edad media de los españoles en 2022 es de 44 años, las españolas tienen su primer hijo a los 32 años, y en la mitad de los casos será el único, entre otras cosas porque los ovarios se estropean a partir de los 35. De hecho, de media, las españolas se casan hoy a los 35 años.

Pero no se casan muchas: la tasa de nupcialidad es del 3,1 por mil; en 1982 era del 5 por mil. Muchos piensan que para qué casarse si con el divorcio exprés aprobado en 2015 cualquier abogado consigue el divorcio sin alegar causa alguna por 270 euros en 48 horas.

Recordemos 1982, el año del Mundial de Fútbol en España, con su simpática mascota Naranjito. Fue el primer año en que las españolas tuvieron menos de 2 hijos por mujer en edad fértil. Es decir, hace cuarenta años que España no llega a la tasa de reposición establecida en 2,1. Hoy tienen 1,2.

Y el Estado español financia todos los abortos con dinero del contribuyente. RedMadre lo contaba en 2021: el Estado da diez veces más ayudas al aborto que a la natalidad.

Edad a la que las españolas tienen su primer hijo

Edad a la que las españolas tienen su primer hijo: a principios de los ochenta, era con 25 o 26 años, pero desde 1982 tienen menos de los 2,1 hijos necesarios para una buena demografía. 

Uno de cada 4 hogares en España tiene un solo habitante en 2022

Uno de cada 4 hogares en España tiene un solo habitante en 2022; los estudios sobre soledad dicen ahora que 1 de cada 7 españoles se siente solo. 

La cultura bíblica tiene unos cuantos elementos que, ya desde el libro de Génesis, previenen contra esto. Allí leemos algunos mandatos de Dios: "no es bueno que el hombre esté solo", "el hombre se unirá a la mujer", "sed fecundos y multiplicaos, llenad la tierra". Desde hace 40 años los españoles son poco o nada fecundos, no llenan el país sino que han creado una "España vaciada" y los hombres ya no se unen a las mujeres. Como resultado, cada vez más personas están solas.

Medir la soledad y sus causas

El desastre demográfico conlleva un problema relacionado que se empieza a medir ahora: la soledad. Que tiene un coste económico para el país: 14.000 millones de euros al año, según un estudio novedoso que mide lo que nadie medía antes.

Las claves de la soledad son varias. Casi no hay hijos que tengan hermanos. La parejas son volátiles. Es decir: a los ancianos se les mueren amigos y cónyuges y casi no tienen hijos o nietos, a los adultos se les va la pareja sin dejarle hijos, y los adolescentes no tienen hermanos, ni mucho acceso a amigos.

Los adolescentes de hoy, sin hermanos y enganchados a las pantallas, a menudo son especialmente malos en hacer amistades y en el trato real, físico, significativo con otros. Es perfectamente común tener mil followers en Instagram y ningún amigo con quien hablar en serio.

Ahora se ha presentado un novedoso estudio del Observatorio Estatal de la Soledad no Deseada (SoledadES), a partir de 4.000 encuestados, con dos hallazgos interesantes:

- por un lado, da una cifra a lo que cuesta económicamente en España la soledad no deseada, que establece en 14.141 millones de euros, el 1,17 % del Producto Interior Bruto de 2021. El coste mide los gastos sanitarios (5.600 millones al año) y de medicamentos (496 millones al año) y la menor productividad (pérdida de 8.000 millones) causadas por la soledad.

- por otro lado, detecta mucha soledad entre mayores de 65 años, pero ¡casi el doble entre los jóvenes!

La soledad causaría cada año 848 muertes prematuras (511 hombres y 337 mujeres). Económicamente, implicaría 191,2 millones de euros en pérdidas de productividad. Las personas en soledad sufren más de depresión, ansiedad crónica y enfermedades del corazón, acuden más al médico, consumen más tranquilizantes (el 33%, frente al 13 % de las que no están en situación de soledad) y antidepresivos (23,5 %, frente al 5,3%).

Sufren soledad 1 de cada 7 españoles (13,4%) y llevan de media 6 años sufriéndola. Por lo general pueden señalar cuando empezó: se murió o les abandonó un cónyuge o familiar, o cambiaron de ciudad y ya no hicieron lazos nuevos.

El 38,4 por ciento de las personas de entre 16 a 34 años convive con ella, una cifra que se eleva al 51,6 si se amplía esa franja de edad a los 44 años; tienen este sentimiento el 20 % de los mayores de 65 (sobre todo a partir de 75 que alcanza al 12,2), el 13,2 % de entre 35 a 44 y el 12,1 % entre 45 a 54 años. Afecta más a las mujeres, el 14,8 %, frente al 12,1% de los hombres. Tiene que ver también con la longevidad de ellas: hay más ancianas que ancianos.

Bruno Casal, investigador del estudio, al presentarlo detalló que un 23% de las personas que sufren soledad, la sufren todo el día; casi el 21% sólo los fines de semana; un 18% sólo por el día y el 16% por la noche.

El estudio ha sido dirigido por académicos especializados en la medición de costes sociales de las universidades de La Coruña y Vigo, con la colaboración de Nextdoor, una plataforma que facilita la conexión por internet entre vecinos. Lo impulsó la Fundación ONCE y entidades sociales.

Un hombre trajeado solo en un campo de trigo - foto Matthew Henry en Unsplash

La soledad en España ya no es sólo cosa de ancianos viudos; afecta cada vez más a jóvenes y todas las edades (foto de Mathew Henry para Unsplash).

Causas de la soledad

Un 11% atribuye su soledad a temas laborales: exceso de trabajo, haber cambiado de trabajo, haberse jubilado o sufrir acoso laboral.

Las causas familiares suman la mayoría de causas (57%): los familiares viven lejos, o fallecieron, o simplemente no tienen hijos; a veces, hay parientes pero por desencuentros no se relacionan. Aquí habría que incluir los divorcios, relaciones volátiles, no haber llegado nunca a casarse...

Un 8,6% simplemente está logísticamente aislado: vive lejos de la gente, o no tiene dinero para llegar donde está su gente.

Casi un 13% dice que tiene dificultades para relacionarse con los demás y establecer amistades.

Casi un 21% de las personas que sufren soledad tienen algún tipo de discapacidad (sobre todo de movilidad y de visión), pero sólo un 6,4% de las personas con soledad dicen que es su mala salud la causa de su soledad. Un 2% dicen estar volcados en cuidar a una persona dependiente, y eso le genera soledad.

En la presentación del informe, Miguel Carballeda, presidente del Grupo Social ONCE, ha pedido medidas sociales para combatir la soledad, señalando el problema de los jóvenes y las pantallas. "Las familias están preocupadas porque ven cómo sus hijos se encierran en la habitación y se esconden tras el escudo de la redes sociales y de internet y se van aislando; esos datos tienen un paralelismo con el suicidio", añadió, refiriéndose al aumento de autolesiones entre jóvenes.

La felicidad: reunirse regularmente con amigos a rezar

Probablemente la medida social más eficaz que la Iglesia puede aportar contra la soledad son los grupos de oración y amistad.

No basta con ir a misa, incluso misa diaria, para evitar la soledad. Dios acompaña esa soledad y la mitiga, pero el mismo Dios vio que Adán no podía estar solo y creó más humanos. Una persona puede ir a misa cada día y no conocer los nombres de los otros parroquianos ni hablar con ellos, manteniendo su soledad.

En cambio, los estudios sobre felicidad de Robert D. Putnam y Chaeyoon Lim publicados en la American Sociological Review ya establecieron que los mayores índices de felicidad se dan en aquellos que quedan regularmente para rezar con sus amigos. Para eso hay que cumplir las 3 condiciones:

1) quedar regularmente;
2) rezar con otras personas, en grupo;
3) tener lazos de amistad con esas personas.

Así, una parroquia que multiplicara los grupos de oración y amistad, que se reúnan regularmente (por ejemplo, cada semana) e incluyan oración y actividades de socialización, cumplirá esta función.

La misa diaria puede cumplirla con eficacia si después de la misa los parroquianos pueden quedar a tomar un café o pasear juntos, quizá de vuelta del templo.

El rezo del Rosario o de la Coronilla de la Divina Misericordia pueden funcionar bien en ese sentido, si se acompaña de ese café, del poder hablar y hacer amistades.

También los grupos juveniles de la parroquia, grupos de oración y alabanza semanal, etc... o iniciativas como los hombres Madrugadores (orar y hacer tareas juntos), o grupos sólo para mujeres, o Vida Ascendente entre jubilados pueden cumplir esta misión.

Comentarios
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda