Martes, 23 de julio de 2024

Religión en Libertad

Domenech: «No se puede obedecer si la orden que uno recibe incluye un pecado, aunque sea venial»

¿Hasta dónde hay que obedecer? ¿A quién?: La virtud de la obediencia a debate en Red de Redes

Red de Redes
Silva lamenta que haya quien se tome las opiniones personales de un obispo o del Papa "como palabra de Dios", y pide que las personas con autoridad distingan entre opinión y magisterio.

ReL / Red de Redes - ACdP

Red de Redes, el programa de catequesis de la ACdP, aborda esta semana un tema atemporal: la obediencia. En el nuevo capítulo, los sacerdotes y youtubers Antonio María Domenech, Jesús Silva y Patxi Bronchalo plantean cuestiones como "¿hasta dónde llega la obligación de obedecer?" o "¿el que manda puede mandar lo que sea?", que se aplican tanto a la vida religiosa como a ámbitos más mundanos (el trabajo o la familia, por ejemplo).

La obediencia, una virtud

"La obediencia es una virtud que practicó el niño Jesús con sus padres y que todos deberíamos imitar", arranca Domenech, aunque advierte de que "aunque en sí es buena, se convierte en mala cuando el que manda abusa de su autoridad, u ordena algo que no es legítimo o que está fuera de su competencia"

En esta línea, Silva recuerda que la obediencia es uno de los tres consejos evangélicos, junto a la castidad y la pobreza. "Los votos de los religiosos o las promesas de los sacerdotes son una especificación de estos consejos, pero son aplicables para todos", recuerda. Destaca que la obediencia entra en este grupo "porque el Hijo se mostró obediente hasta la muerte, y una muerte de Cruz: hemos sido redimidos por la obediencia de Cristo".

¿El que obedece no se equivoca?

Bronchalo, por su parte, trae a colación un dicho: "El que obedece no se equivoca". Domenech le responde: "Bueno, renunciar al criterio propio para hacer lo que me dice otro implica virtudes como la humildad o la confianza, y en ese sentido se puede decir que quien obedece no se equivoca… pero -añade- se puede equivocar el que manda". Pone el ejemplo de san Martín de Porres, a quien su superior -que lo despreciaba y quería burlarse de él- le mandó a lavar el azúcar moreno a la fuente.

"El Señor, para demostrar que bendecía aquella humildad y obediencia, obró el milagro y convirtió el azúcar en blanco", relata. Pensando en quien manda, reflexiona que hay que ser "muy comedido y prudente para saber dónde termina tu autoridad sobre el cargo concreto que tengas (sea religioso, en una empresa o en la familia) y donde empieza el discernimiento y libertad de cada uno".

Domenech también introduce otro matiz: no se puede obedecer si la orden que uno recibe incluye un pecado, aunque sea venial. "Si alguien te manda algo que está mal, no puedes obedecerlo, porque la conciencia está por encima de la obediencia", apunta. El sacerdote recuerda que "el santuario de la conciencia, el fuero interno, debe ser respetado por todos; ahí solo puede entrar Dios".

¿A quién han de obedecer los laicos?

Desde un punto de vista teológico, Silva indica que "es importante saber a qué obediencia estáis sujetos los laicos". Primero, dice, a la Palabra divina (los mandamientos), y segundo al Magisterio de la Iglesia, que no es cualquier cosa, sino "aquellas cuestiones definidas de modo definitivo sobre fe y moral". "No tenemos que obedecer a la opinión o manía de un obispo o pastor cualquiera, sobre todo cuando va contra nuestra conciencia… siempre que la tengamos bien formada, porque puede ser un coladero", añade.

En este sentido, Silva lamenta que haya quien se tome las opiniones personales de un obispo o del Papa "como palabra de Dios", y pide que las personas con autoridad distingan entre opinión y magisterio, para no incurrir en abusos. "El abuso de autoridad se introduce cuando tú puedes decir cosas ligeras, no meditadas, ilegítimas, y sabes que te van a hacer caso", comenta.

La obediencia, “espiritualidad cotidiana”

Por último, los tres conductores plantean la obediencia como forma de espiritualidad cotidiana. Así, un esposo debe obediencia a su esposa y viceversa, dentro de la mutua entrega y del servicio. O el hijo debe obediencia a sus padres… pero también los padres han de obedecer a los hijos, en el sentido de que deben hacer lo mejor para ellos, aunque les cueste. "Yo como párroco debo obediencia a mis fieles, porque debo estar atento a sus necesidades y sus derechos", apunta Silva, que aboga por "la mutua sumisión en el amor y el servicio" como modo de concretar la obediencia.

Puedes ver aquí íntegro el último episodio de Red de Redes. 

El episodio concluye, como todos, con una serie de recomendaciones. Entre ellas, dos lecturas -Obediencia, de Raniero Cantalamessa, y la encíclica Veritatis Splendor, de san Juan Pablo II-, una película -El cardenal, de Otto Preminger- y la vida de un santo, san John Henry Newman. También recomiendan la tesis doctoral de Domenech sobre la libertad de conciencia en la vida religiosa, publicada por partes en su blog Se llenaron de inmensa alegría.

Comentarios
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda