Sábado, 14 de diciembre de 2019

Religión en Libertad

El hallazgo de tres cuerpos acelera el reconocimiento de 21 mártires del Frente Popular en Ibiza

C.L. / ReL

Llegada a Ibiza del destructor Almirante Antequera, bajo control del Frente Popular, en agosto de 1936, para tomar la isla.
Llegada a Ibiza del destructor Almirante Antequera, bajo control del Frente Popular, en agosto de 1936, para tomar la isla.
El cuerpo del sacerdote Antonio Tur Costa fue identificado en una cripta del cementerio de Santa Eulalia de Ibiza, durante los trabajos de exhumación que está realizando la diócesis para documentar el martirio de 21 sacerdotes y religiosos en las primeras semanas de la Guerra Civil española. Tenía orificios de entrada y salida en el cráneo, pues tras su fusilamiento por milicianos del Frente Popular fue rematado en el suelo. Junto a los restos de quien fuera párroco de la iglesia de Sant Carles se hallaron también los de su padre y su hermano, asesinados el 8 de agosto de 1936 junto a él.

Tras el triunfo del Alzamiento en Ibiza, la isla quedó defendida por 168 hombres, entre ellos 23 guardias civiles y 22 carabineros, que se negaron a entregar la plaza cuando el 7 de agosto fue asaltada por 2500 hombres y dos buques de guerra. La ofensiva frentepopulista fue detenida en un primer combate, pero acabaría haciéndose con el control del territorio hasta el 20 de septiembre de ese año, cuando fue reconquistada por el bando nacional.


Octavilla lanzada el 7 de agosto por las fuerzas del Frente Popular sobre la guarnición que defendía Ibiza. Fuente: Enciclopèdia de Eivissa i Formentera.

El 13 de septiembre, como represalia por un bombardeo, los milicianos asaltaron el Castillo de Dalt Vila, donde había dos centenares de detenidos, y asesinaron a 94 personas. El total de la represión en esos cuarenta días alcanzó las 113 personas, cuyos nombres figuran en una placa conmemorativa en la catedral ibicenca.

No todos los cuerpos podrán ser encontrados, pues algunos, como el del sacerdote Joan Torres Torres, de 24 años, ecónomo de la parroquia de la Virgen del Pilar de Formentera, fueron arrojados al mar atados con una piedra.


El primero de los nombres, Abel Matutes Torres, corresponde al abuelo de quien fuera ministro de Asuntos Exteriores con José María Aznar, Abel Matutes Torres (1996-2000).

Los 2500 folios de documentación del expediente fueron remitidos por el tribunal diocesano, que preside el obispo Vicente Juan Segura, a la Congregación para las Causas de los Santos e incluyen además a 18 religiosos: Andrés Tur Tur, José Tur Bennassar, Miguel Planells Tur, José Ramón Escandell, Joaquín Cirer Sala, José Riera Bonet, Antonio Cardona Vingut, Francisco Planells Tur, José Torres Torres, Mariano Roig Marí, José Ferrer Guasch, Antonio Marí Torres, Ignacio Serra Riera, Antonio Ramón Orvay, Mariano Escandell Roig, Miguel Riera Bonet, José Tur Ferrer y José Serra Ribas.

De la matanza pudo escapar, disfrazado, el entonces administrador apostólico de Ibiza, Antonio Cardona Riera, quien en 1950 se convirtió en el primer obispo de la diócesis, que había sido suprimida por el concordato de 1851.
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Sólo con tu ayuda podremos seguir haciendo noticias como esta

DONA AHORA