Martes, 20 de octubre de 2020

Religión en Libertad

Prestigioso epidemiólogo, encabeza la lucha contra el sida desde 1984

Anthony Fauci, el médico católico de formación jesuítica que asesora a Trump para frenar la pandemia

Anthony Fauci tiene acreditada competencia científica, capacidad de gestión y una actitud recta con los presidentes: lealtad acompañada de independencia de criterio.
Anthony Fauci tiene acreditada competencia científica, capacidad de gestión y una actitud recta con los presidentes: lealtad acompañada de independencia de criterio.

Para dirigir la respuesta presidencial a la pandemia del coronavirus, Donald Trump ha elegido al vicepresidente Mike Pence como responsable político, a la doctora Deborah Birx como coordinadora científica, y al doctor Anthony Fauci en cuanto director desde 1984 del Instituto Nacional para Alergias y Enfermedades Infecciosas, donde encabezó en los años 80 y 90 la respuesta farmacológica y epidemiológica al sida.

Desde su nacimiento en Brooklyn en 1940, Anthony Fauci era conocido entre compañeros del colegio y amigos como "Anthony" o como "Fauci". Pero en 1958 llegó a Manhattan para iniciar sus estudios en la Regis High School, una prestigiosa institución jesuita preparatoria para la Universidad.

El primer día se presentó al padre Flanagan, decano de disciplina, quien debía ser un sacerdote de armas tomar.

-¿Cómo te llamas?

-Me llamo Anthony Fauci, padre.

-¡Bienvenido a Regis... Tony!

"¡Y desde entonces siempre me he presentado como Tony, porque me asustaba pensar que el decano de disciplina supiese que usaba un nombre distinto!", bromeó Fauci durante una visita a Regis el 9 de mayo de 2019.

Fauci, con el padre Daniel Lahart, director de Regis High School, y algunos alumnos actuales.

Fue una jornada cordial en un lugar hacia el que no ahorró elogios: "Cambió mi vida. Fue el mejor periodo formativo que hubiese podido imaginar. Cuando pienso en qué fue lo que más influencia tuvo en mí como persona, encuentro que fue Regis la que realmente influyó sobre mí. Constituye absolutamente el núcleo esencial de cómo me conduzco en mi vida. Todo eso empezó aquí".

Tras pasar el día en las instalaciones donde estudió hace sesenta años, por la noche hubo una cena con mecenas. A los postres, en conversación con el padre Daniel Lahart, actual presidente de la institución, desgranó algunos recuerdos de su relación con los seis presidentes con los que ha trabajado, sumando más de un centenar de encuentros en la Casa Blanca desde 1984.

Fauci ya era pues, hace un año, una estrella nacional, toda una referencia desde los tiempos de la lucha contra el VIH, y situarse a sus 79 años en primera línea de batalla contra el Covid-19 ha reforzado su popularidad, sobre todo por su independencia, basada en criterios exclusivamente científicos. Se han conocido algunas discrepancias con Trump sobre la forma de abordar la pandemia, pero también ha rechazado con lealtad la instrumentalización de la tragedia contra el presidente, cuyas actuaciones entiende básicamente correctas.

Formación ignaciana

Fauci aprendió ese tipo de integridad personal en las instituciones donde estudió. Católico de origen italiano, su padre era farmacéutico y su madre profesora. Su hermana Denise y él estudiaron con las dominicas del colegio Nuestra Señora de Guadalupe, luego con las Hermanas de San José y finalmente con los jesuitas en Regis (donde cursó cuatro años de latín, tres de griego y dos de francés) y en Holy Cross, una institución preparatoria para la carrera de Medicina.  Cuando en 1966 se licenció en Medicina en el Cornell University Medical College, lo hizo como número uno de su promoción. A partir de ahí su currículum en la clínica y en el laboratorio no dejó de crecer, hasta ocupar el 41º lugar como el investigador más citado de todos los tiempos.

Según declaró en 2014, en Holy Cross aprendió a valorar "la seriedad de los objetivos" y "unos elevados niveles de integridad y principios que formaban parte de la vida diaria allí, y que creo que se trasladaban desde los jesuitas y el personal laico a los estudiantes". En otras ocasiones ha elogiado el sistema educativo jesuítico como "altamente intelectual, altamente lógico y muy alentador de la curiosidad".

Aprendió otra cosa de la tradición ignaciana: "Los jesuitas y los profesores laicos nos enseñaban a expresar nuestro pensamiento. Precisión en el pensamiento y economía en la expresión. Pon tus ideas en orden y exprésalas sucintamente, y así la gente sabrá de qué estás hablando. Eso fue fundamental en mis años de formación".

Y le ha sido muy útil después, sobre todo ahora en sus ruedas de prensa sobre el coronavirus. "Cuando habla, me tranquiliza saber que está diciendo la verdad y nada más que la verdad", confesó recientemente el padre Lahart

Fauci se casó en 1985 con Christine Grady, una enfermera que había trabajado como voluntaria en Brasil, y a quien conoció al pedirle ayuda para que le hiciese de traductora con un paciente de habla portuguesa. Posteriormente Christine se licenciaría en Filosofía y Bioética por la Universidad de Georgetown, también jesuita. Han tenido tres hijas.

Experiencias en la Casa Blanca

De su experiencia con los distintos presidentes, "siempre ante crisis de salud pública", Fauci destaca a Ronald Reagan como "una muy buena persona", aunque lamenta que no ejerciese su conocida capacidad de liderazgo para encabezar la lucha contra el sida.

Se deshace en elogios hace George Bush padre: "Es uno de los seres humanos más extraordinarios que he conocido. Era todo aquello que se dice sobre él. Un caballero extraordinario" que ya como vicepresidente de Reagan adoptó un papel proactivo en la atención a los pacientes de sida, contribuyendo a su desestigmatización. Lo considera su amigo. Y sobre su autodefinición como "conservador compasivo" dice que "realmente lo era".

En cuanto a George Bush hijo, destaca la "masiva pandemia" de VIH que vivía el mundo cuando llegó a la presidencia. Se había encontrado una combinación de fármacos eficaz contra el sida, que ya se aplicaba en el mundo desarrollado. Pero el 90% de las infecciones se producían en los países en desarrollo, y el 67% en África. Un día Bush le llamó al Despacho Oval y le dijo: "Tony, somos una nación rica y tenemos la responsabilidad moral de salvar vidas y de aliviar el sufrimiento de quienes sufren y mueren solamente porque viven en determinada parte del mundo. Ve a África y prepara un programa que sea transformador". Cuando Fauci le respondió que eso costaría miles de millones de dólares, Bush contestó: "Eso déjamelo a mí. Ve a África y cuando vuelvas me dices si ese programa es posible". "Cuando regresé", continuó el médico en su intervención en la cena de Regis High School, "le dije, 'Es posible'. Él me dijo: 'Bien, reúnete con mi equipo en la Casa Blanca, haz un plan y pongámoslo en marcha'".

Bush impuso a Fauci en 2008 la Medalla de la Libertad por su lucha contra el sida.

Es el origen del programa PEPFAR (President's Emergency Plan For Aids Relief, Plan Presidencial de Emergencia para el Alivio del Sida). Y añade: "Él [Bush] es muy modesto con esto. No quiere atribuirse el mérito. Él fue quien empezó, no fui yo, fue él quien me dijo a mí que lo hiciera. Él merece todo el mérito. Él me concedió la Medalla Presidencial de la Libertad [la más alta condecoración civil del país], pero debería habérsela concedido a sí mismo. Siempre que hablamos de ello es muy modesto, pero el programa ha salvado 14 millones de vidas en países en desarrollo. ¡Catorce millones de vidas!"

Tejido fetal y preservativos

"He sobrevivido en Washington porque soy absolutamente apolítico e independiente, no entiendo de discusiones ideológicas porque me impedirían hacer mi trabajo", afirma el doctor Fauci. Quizá por eso es difícil escudriñar su opinión sobre cuestiones controvertidas.

Se dice, por ejemplo, que precisamente Bush hijo no le nombró en 2002 director de los National Institutes of Health (sistema nacional de salud, del que depende el instituto epidemiológico que preside desde 1984) porque no tenía certeza sobre su posición provida en cuanto a la investigación con tejido fetal procedente de abortos, para la cual Bush negó fondos públicos. (Los adalides de la cultura de la muerte intentan en estas semanas que Trump ceda en esto con pretexto del coronavirus.)

Del mismo modo, en la lucha contra el sida en los 80 y 90, y en el PEPFAR, Fauci apoyó la estrategia ABC (Abstinencia, Fidelidad, Condones). Dijo que se exageraba la influencia sobre esa política de la denominada "derecha cristiana": "Esa parte del programa estará basada en el modelo de Uganda, porque funciona, que incluye condones. Es la ABC: abstinencia para quienes pueden retrasar su iniciación sexual; fidelidad [Be faithful] para quienes tienen una relación monógama; y si no, usar condones".

Esta estrategia era y es aborrecida por el establishment progresista, en la medida en la que invierte de manera prioritaria en formar a los adolescentes y jóvenes en la abstinencia y a los adultos en la fidelidad matrimonial. Pero no es moralmente admisible para la Iglesia, en la medida en que todo uso de preservativos es intrínsecamente inmoral (Humanae Vitae, 11; Evangelium Vitae, 13).

En 2011, el presentador cómico Steve Colbert, que se define católico practicante aunque es contrario a la doctrina de la Iglesia en numerosos asuntos morales, entrevistó a Fauci en su show de la CBS y abordó la cuestión de la abstinencia y los preservativos en tono pretendidamente gracioso. 

 

Cuando le pregunta burlonamente cómo es que aún hoy existe el sida si tenemos como remedio "la educación en la abstinencia", Fauci se ríe pero repite dos veces, con la convicción de quien lo ha comprobado: "Realmente funciona". 

Que es lo que parece motivarle, que sus iniciativas funcionen: "Es una experiencia indescriptible", confesó una vez, "saber que lo que estás haciendo tendrá un impacto en decenas o centenares de miles de personas, tal vez millones". Así fue en los tiempos iniciales del sida y así es ahora. Su tarea vuelve a ser una carrera contrarreloj para encontrar una combinación de fármacos que venza al coronavirus cuando ya se ha manifestado, y una vacuna que inmunice a la población. Si lo consigue, o si al menos se logra contener pronto la expansión nacional de la pandemia, se convertirá en un héroe nacional... y quiza empiece a presentarse como Anthony, perdido ya el miedo reverencial al padre Flanagan.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Noticias como esta llegan al corazón de miles de personas. Por favor ayúdanos a continuar

DONA AHORA