Jueves, 02 de abril de 2020

Religión en Libertad

Miniprocesiones eucarísticas anticoronavirus: el obispo Strickland, de Texas, explica cómo hacerlas

El obispo Joseph Strickland, de la diócesis de Tyler, Texas, ha ordenado mini-procesiones con el Santísimo antes de la fiesta de San José, contra el coronavirus
El obispo Joseph Strickland, de la diócesis de Tyler, Texas, ha ordenado mini-procesiones con el Santísimo antes de la fiesta de San José, contra el coronavirus

P.J.G./ReL

El obispo Josep Strickland, de la diócesis de Tyler, en Texas, publicó el 11 de marzo en Twitter (y luego detalló en su web) un llamamiento a los sacerdotes para realizar pequeñas procesiones eucarísticas con el Santísimo alrededor de la parroquia, contra el coronavirus. Se da la circunstancia de que en 2020 esta diócesis está celebrando un Año Eucarístico.

"Llamo a cada sacerdote católico a que dirija una procesión eucarística sencilla alrededor de su iglesia en algún momento antes de la fiesta de San José, el 19 de marzo, a favor del arrepentimiento, de la mano sanadora de Cristo en el coronavirus, y de que todos los hombres sean hijos y discípulos varoniles y temerosos de Dios de su Hijo Jesucristo", explicaba en su tuit.

obispo_strickland_de_tyler_tuit

En su web da más detalles de cómo realizar estas procesiones -de pequeño tamaño- con motivo de la solemnidad de San José.

"La intención de esta procesión eucarística es pedir a Nuestro Señor protección ante el coronavirus y sanación para los que ya se han infectado; piedad y descanso eterno para los que han muerto. También pedimos a Nuestro Señor fuerza para nuestras familias y fortaleza para ser guiados por las verdades del Depósito de la Fe y las verdades éticas y morales que representan. Que el modelo de fe que San José aporta como patrón de la Iglesia inspire estos esfuerzos", detalla el obispo.

Después explica las "guías básicas" para la procesión que pide a los sacerdotes:

1. Tras una misa de domingo o de diario, invitar a un grupito a participar en una procesión simple con el Santísimo Sacramento, conducida por los sacerdotes, asistida por diáconos y servidores del altar si es posible.

2. La procesión debería discurrir por propiedades eclesiales, sin necesitar permisos civiles

3. La adecuada reverencia al Santísimo es de suprema importancia, pero no hace falta que la procesión sea muy elaborada. El sacerdote con alba con dos servidores es todo lo necesario. Si un diácono participa, que sea con alba y estola. Si una parroquia puede hacer una procesión más elaborada, es aceptable, pero no necesario.

4. "Es esencial la seguridad para todos los implicados, así que la cifra de participantes ha de ser pequeña, limitada a un grupo representativo de la parroquia. Otros fieles que quieran participar deben ser animados a quedarse rezando en el templo al salir la procesión, quedándose allí para dar la bienvenida a Nuestro Señor cuando vuelva de la procesión".

"El objetivo primario de esta procesión es orar y crecer en la conciencia de que el Señor está de verdad con nosotros. Acudamos a Él como Señor de Señores y como siempre pidamos a su Madre Bendita que se una a nosotros en la oración, intercediendo ante el trono de Nuestro Padre Celestial", añade el obispo.

En Twitter, un día después, añade: "Se me ocurre que la fe sobrenatural y los testimonios de fe se han tratado como si fuesen fake news durante siglos. Vivimos en una época de una falta de fe profundamente enraizada, la norma es dar por descontado que lo sobrenatural son fake news [noticias falsas]. Abramos los ojos y creamos de nuevo en Dios Todopoderoso".

Y en otro tuit detalla: "las procesiones no necesitan ser grandes encuentros y consisten en orar. Medicina, sí; pero oración también".

obispo_tyler_procesion_grande

El obispo Strickland, de Tyler, se arrodilla en una procesión eucarística; su diócesis está celebrando un Año Eucarístico; contra el coronavirus propone miniprocesiones muy sencillas

La web de la diócesis (también en español) detalla además una serie de medidas parroquiales contra el coronavirus: permite comulgar en la lengua y en la mano y no limita el número de asistentes; pide un gesto de la paz "sin contacto físico" y suspende el uso de cáliz común.

Medidas litúrgicas temporales en respuesta a las preocupaciones sobre el nuevo coronavirus (COVID-19)

Diócesis de Tyler (Texas)

Para tratar de prevenir el contagio de la enfermedad coronavirus (COVID-19) en el territorio de la Diócesis de Tyler, Mons. Joseph Strickland, obispo de Tyler, ha promulgado las siguientes normas temporales. Éstas son efectivas a partir del 10 de marzo de 2020, y hasta nuevo aviso.

• Los fieles deben quedarse en casa si están enfermos o experimentan síntomas. Si una persona está enferma, no está obligada a asistir a la misa, ni siquiera el domingo. Por caridad hacia los demás, los enfermos no deben asistir a las celebraciones litúrgicas u otros eventos parroquiales.

• La distribución del cáliz común durante la comunión se suspende temporalmente.

• El intercambio de un signo de paz debe mantenerse en todas las misas (Ordinario de la Misa, n. º 128), aunque temporalmente debe intercambiarse sin contacto físico.

• Se alienta a los feligreses a no tomarse de las manos durante la misa.

La forma de recibir la hostia (en la mano o en la lengua) es la elección de cada comulgante. Ambos métodos son un riesgo de propagación de enfermedades, por lo que es importante que los ministros de la Comunión ejerzan una buena higiene. Sin embargo, si es aplicable, los fieles pueden considerar recibir la comunión en la mano en lugar de en la lengua.

• Los ministros ordinarios y extraordinarios de la Comunión deben practicar una buena higiene, lavándose las manos con agua y jabón o con un desinfectante de manos a base de alcohol, antes y después de distribuir la Comunión.

Como recordatorio, siguiendo las directrices de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades ,la Diócesis de Tyler recomienda acciones preventivas diarias para ayudar a evitar la propagación de enfermedades respiratorias, incluyendo:

✓ Evitar el contacto cercano con personas que estén enfermas.
✓ Evitar tocarse los ojos, la nariz y la boca.
✓ Quedarse en casa cuando uno esté enfermo.
✓ Cubrirse la boca al toser o estornudar con un pañuelo de papel, y luego tirar el pañuelo a la basura.
✓ Limpiar y desinfectar los objetos y superficies que se tocan con frecuencia usando un aerosol o una toallita de limpieza doméstica regular.
✓ Lavarse las manos a menudo con agua y jabón durante al menos 20 segundos, especialmente después de ir al baño; antes de comer; y después de sonarse la nariz, toser o estornudar. Si no se dispone de agua y jabón, usar un desinfectante para manos a base de alcohol con al menos un 60% de alcohol. Siempre lavarse las manos con agua y jabón si las manos están visiblemente sucias.

Vídeo del obispo Strickland sobre el Año Eucarístico en su diócesis; desde noviembre llama a una mayor devoción por la Eucaristía y la Presencia Real de Cristo en ella

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Sin tu ayuda no podremos seguir haciendo noticias como ésta

DONA AHORA