Miércoles, 29 de noviembre de 2023

Religión en Libertad

Anna-Kate Howell: «Estoy muy enfadada porque creo que estaba equivocada»

Lesbiana y «casada», estudiaba para sacerdotisa en un centro católico y un profesor lo cambió todo

Howell
Anna-Kate Howell se preparó para recibir una respuesta en la que los sentimientos fueran los protagonistas. Pero lo que obtuvo fue a Santo Tomás de Aquino y la ley natural: "Amar a alguien es querer su propio bien".

ReL

Anna-Kate Howell es estudiante de Teología... y activista LGTB que estuvo «casada» con otra mujer. En una entrevista reciente para LOOPcast, la estadounidense ha contado su impresionante historia de conversión gracias a un profesor.

Cuando el pasado 9 de junio, Howell pidió en Twitter al cardenal de Washington, Wilton Gregory, que cancelara una "misa del orgullo gay", nadie pensó que se haría tan viral.

La misa se celebró, aunque Anna-Kate logró detener otra similar que se iba a realizar en Pittsburgh.

Su asesor estudiantil

El usuario de sus redes es "Anna-Kate, Who Loved God Late", un guiño a la famosa frase de San Agustín de Hipona: "Tarde te he amado, oh belleza siempre antigua, siempre nueva".

Sin embargo, lo interesante es que Howell llegó a querer ser sacerdotisa episcopaliana (la rama de anglicanos en Estados Unidos, de doctrina extremadamente liberal).

La estudiante comienza la entrevista contando cómo hizo pública su homosexualidad cuando era apenas era una chica joven. Asegura que "no hubo resistencia alguna" por parte de su familia, de sus compañeros de escuela o de su iglesia episcopaliana.

Una denominación que, reconoce Howell, en ese momento, no celebraba tanto este tipo noticias. "No había un 'Club de la Alianza Gay-Heterosexual' ni nada por el estilo. Fue más como: 'está bien, esta persona tiene una situación personal y no tenemos una opinión al respecto", comenta.

Por ese entonces, cuando tenía 23 años, Howell se comprometió con una mujer y se "casó" con ella según la legislación de su estado.

Pasado un tiempo se separaron. Ella había decidido ir a la Universidad con el objetivo de convertirse en sacerdotisa episcopaliana

La joven se matriculó en Belmont Abbey College, una escuela benedictina católica, con la idea de "mantener la cabeza gacha, obtener mi título y salir de allí corriendo".

Pero eso no ocurrió. "Pensaba que me convertiría en sacerdotisa después de graduarme, pero ni siquiera iba a terminar siendo episcopaliana", relata.

"¿Has escuchado que si quieres hacer reír a Dios cuéntale tus planes? Eso va a estar en mi lápida", comenta con gracia. "Era el Domingo de Pascua de mi segundo año. Mi asesor académico, un hombre maravilloso, de Milán (Italia), me preguntó que cuáles eran mis planes para Pascua. Yo dije que no tenía ningún plan de Semana Santa", recuerda.

HowellEl nombre de usuario de sus redes sociales es una frase de San Agustín de Hipona.

"Era el año 2021 y mi iglesia en Charlotte aún no estaba abierta [por los confinamientos del coronavirus]. Así que seguramente me quedaría en casa, vería el rezo desde mi ordenador y pediría una pizza. Pero mi asesor me dijo: 'Ven conmigo a casa y comes con nosotros'. Él es de Italia por lo que alimentar a la gente es una obsesión", comenta.

Aquel primer encuentro se iba a traducir en una gran amistad. "Pasé muchas horas con ellos y se convirtió en un plan semanal. Un día me dijo mi asesor: 'Sabemos que tu iglesia no está abierta, estaremos encantados de atenderte y de llevarte a misa con nosotros'", comenta. 

Howell comenzó a asistir a una iglesia católica pequeña "con la gente más alegre" que había conocido en su vida. Había momentos en los que la mujer de su asesor llevaba a los niños de compras y la joven se quedaba con él. Como estudiaba un doctorado en Teología Moral aprovechaba las tardes para hacerle preguntas.

Ella ya era provida

Algunas de las preguntas que hacía eran sobre cosas en las que ya estaba de acuerdo con la Iglesia Católica, como de temas transgénero o del aborto. "He sido muy provida toda mi vida. Puedo agradecérselo a mi padre, que por cierto es ateo", reconoce.

Un día, Howell le preguntó a su asesor acerca de las enseñanzas de la Iglesia sobre el "matrimonio" entre personas del mismo sexo. "Me miró como:, ¿en serio? ¿quieres hacer esto?", asegura. Ella se preparó para recibir una respuesta en la que los sentimientos fueran los protagonistas. Pero lo que obtuvo fue a Santo Tomás de Aquino y la ley natural.

"Recibí cuál era el sentido del matrimonio, del acto conyugal, por qué existe el sexo y para qué sirve. Estaba allí sentada, pensando, y descubrí que todo aquello tenía sentido. Mi profesor fue amable, pero muy claro. No tuvo reparos en decirme exactamente lo que enseñaba la Iglesia Católica", apunta. 

"En un momento dado comencé a llorar y me dijo: 'Anna-Kate, lo siento mucho. ¿no fui lo suficientemente amable? Y le dije: "No… no estoy enfadada por eso. Estoy enfadada porque creo que estoy equivocada".

Antes de darse cuenta, Howell le estaba preguntando a un sacerdote del campus sobre un proceso de iniciación cristiana para adultos. Él le explicó el proceso y ella dijo: "Abrí la boca para decir 'no' y dije 'sí'".

Por esa época, la joven comenzó a usar Twitter y observó que había muchos usuarios que hablaban de forma poco caritativa de los homosexuales.

Howell señala que, contrariamente a lo que creen gran parte de los medios y la cultura, la Iglesia Católica enseña que la atracción hacia el mismo sexo no es un pecado, pero sí los actos.

 

Puedes ver aquí el testimonio de Howell.

En este sentido, apunta a que hay otro grupo de católicos que adopta un enfoque similar al del sacerdote James Martin. La joven concluye diciendo que ambas líneas de pensamiento tan opuestas son "igualmente poco caritativas".

"Amar a alguien es querer su propio bien. En la sociedad actual, cuando hablamos de 'amor' nos referimos a afirmación. Y la afirmación de algo que es malo se llama 'habilitación'. Y eso es diametralmente opuesto al amor", reconoce.

Lea más en nuestra sección Homosexualidad e Iglesia.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda