Sábado, 04 de febrero de 2023

Religión en Libertad

Los retos del rodaje, revelados por la actriz Marian Arahuetes y Madre Paloma, la asesora

Madre Petra, la monja que vio a San José en un pueblo andaluz: ¿cómo se refleja eso en su película?

La película Petra de San José se centra sobre todo en la llamada vocacional de la joven Ana Josefa... y no faltan los milagros de San José
La película Petra de San José se centra sobre todo en la llamada vocacional de la joven Ana Josefa... y no faltan los milagros de San José

Pablo J. Ginés/ReL

Este viernes 4 de febrero se estrena en los cines de España la película Petra de San José, que en ReL hemos comparado con "un Sentido y Sensibilidad a la andaluza", que pronto se convierte en una hermosa historia de vocación, muy enmarcada en un contexto de amistades femeninas. 

Es la historia real de la beata Petra de San José (1845-1906), que fundó las Madres de Desamparados y San José de la Montaña. 

El rostro de Marian Arahuetes, la actriz protagonista, sonará a muchos espectadores que la hayan visto en la teleserie Acacias 38. Ha explicado a ReligionEnLibertad que ella no tiene ninguna pariente que sea religiosa, no tampoco ha ido a un colegio de religiosas. Así, para dar vida al personaje de la joven Ana, que luego se convertirá en Madre Petra, se ha basado en la biografía que le dieron a leer, las intuiciones del director, Pablo Moreno, y lo que habló con Madre Paloma, la asesora de la congregación para la película, que además tiene un título de Periodismo.

"El personaje en la película al final fue una creación colectiva. Me ayudó hablar con Paloma, sobre como ellas, las religiosas, viven la llamada de la vocación, el antes y el después, el día a día y su espiritualidad", explica la actriz a ReL.

La vocación de la asesora

Madre Paloma tiene su propia historia de vocación, por supuesto, y la explica brevemente, como en titulares periodísticos. "Soy de Talavera de la Reina, y aunque me gustaban las agustinas de Talavera y su espiritualidad, la vida de clausura no me atraía. Estudiando periodismo en Madrid, conocí la residencia universitaria de las Madres de Desamparados. Después, su casa de niños inmigrantes, su trabajo con ancianos... Me atraía ese servicio. Me gustó la figura de Madre Petra y la devoción a San José, y fui descubriendo que Dios me llamaba ahí", explica. ¡Madre Petra vivió un proceso vocacional más complicado!

Fueron las religiosas las que acudieron a Pablo Moreno y a Goya Producciones para encargarle la película sobre su fundadora, que es beata, para darla a conocer y apoyar el impulso de canonización.

"Con la productora consensuamos muchas cosas, la elección de actores, los temas que veíamos imprescindibles... Querríamos haber filmado más en su pueblo andaluz, y en Barcelona, pero era verano de 2020, y con el coronavirus era difícil. Hicimos una especie de burbuja de rodaje en Ciudad Rodrigo", explica la religiosa.

Una historia de vocación, y una comunidad que nace

Pronto los guionistas y las religiosas vieron que la película debía centrarse en la historia de vocación y transformación, y en el nacimiento de una comunidad. "Es la historia de cómo Ana Josefa llega a ser Madre Petra. Es una historia peculiar porque ella quería ser religiosa, pero no conocía ninguna religiosa, no había en su región. Fue fundadora, pero no se sentía llamada a fundar, fue algo que se dio..."

Marian Arahuetes, como actriz, explica su visión del personaje, que interpreta desde los 18 a los 35 años. "La juventud", dice con humor, "se hace con maquillaje, y actitud, con esa inocencia juguetona que tenemos dentro. Me gustaría tenerla toda la la vida", ríe.

Marian Arahuetes como Madre Petra de San José, ya con hábito

De Ana Josefa, la futura beata Petra, ella destaca "la sensibilidad, el ser muy proactiva, muy tenaz. Lo es de joven y lo desarrolla luego, como fundadora. Era líder porque sabía expresar lo que quería. También era líder en saber delegar. En su biografía lo ves: lo que creó era un grupo unido. Las actrices lo sentíamos: éramos como un grupo de amigas que van a la par, un tanque que nadie puede parar, porque saben que hacen algo bueno, se sienten muy apoyadas y se lanzan".

Un viaje a otra época

Como actriz se ha divertido con los trajes de época, de señoritas de finales del siglo XIX, uno de los puntos fuertes de la película. "El decorado y el vestuario tratan de ser muy fieles a la ambientación. Cuando el actor cuando llega al set, ya se siente transportado a la época", comenta.

Arahuetes ya trabajó con el director Pablo Moreno -premio ReL de Artes Visuales- en la película Red de Libertad. "Todos los colaboradores decimos que Pablo es buenísima persona, que deja mucho margen creativo, es generoso, escucha, deja que alimentemos la historia... No siempre pasa en este oficio", comenta.

Marian Arahuete interpreta a Ana Josefa, la joven que luego será la beata Madre Petra de San José; en esta escena, desconcertada

Marian Arahuete interpreta a Ana Josefa, la joven que luego será la beata Madre Petra de San José

Aún no eran religiosas y se apareció San José

En esta historia se juntan el costumbrismo con los fenómenos espirituales, lo cotidiano con lo insólito. Así sucede en la escena de la aparición de San José. "Es una escena curiosa, larga. Ana no sabe lo que está pasando, tiene la sensación de que pasa algo raro pero real. Yo no creo que estuviera loca, en absoluto. Piensa que la aparición fue a un grupo, ella estaba con sus compañeras", explica la actriz.

Madre Paloma señala que "Madre Petra es de los pocos santos a los que se le apareció San José. Esa aparición, cuando aún no eran religiosas, la describe ella misma en sus crónicas. Y hay otras que se mencionan en los testimonios de la 'positio', de su proceso de beatificación. Nos gusta cómo ha quedado en la película, respeta la realidad de como fue y el actor, Fran Calvo, tiene un pequeño papel estelar".

A la religiosa le parece adecuado que la película empiece reflejando el ataque de los milicianos al santuario de Barcelona en 1936, contra la tumba de la religiosa. También le gusta, como muy hermosa, la escena en la que Ana cuida a un pobre y le besa los pies, y el pobre llora: "una desconocida me cuida, cuando eso no lo hacen ni mis hijos", dice. De alguna manera, recoge el carisma de una congregación dedicada, precisamente, a los desamparados.

También le gusta la escena de San José en Álora, "donde dice que quiere sitio en la casa. Nuestras casas están consagradas a San José, y decimos que él es el guardián".

Un reto en esta película, como en todas las religiosas, es expresar lo espiritual, en concreto la llamada, la vocación. "Dios se vale del conflicto político, hay un choque con su padre, entre familias... pero ella ya antes quería entregarse a Dios", señala Paloma.

Madre Paloma está muy satisfecha con la película. "Creo que este tipo de historias cada vez se va a consolidar más en las carteleras y los cines", asegura.

Lea aquí nuestra reseña de la película Petra de San José

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda