Sábado, 16 de noviembre de 2019

Religión en Libertad

La arquitectura española sufrió «la mayor destrucción de la historia»

Cuando el poder profana y desacraliza: el precedente de la desamortización, culturalmente devastador

Maquinaria pesada en el Valle de los Caídos para la «obra menor» decidida unilateralmente por los poderes públicos en suelo sagrado.
Maquinaria pesada en el Valle de los Caídos para la «obra menor» decidida unilateralmente por los poderes públicos en suelo sagrado.

A lo largo de 2018 y 2019 se han producido en España dos intensas ofensivas de los poderes públicos para intervenir lugares sagrados. Una, sobre la catedral de Córdoba, cuya propiedad el anterior consistorio intentó arrebatar a la diócesis mediante informes preconcebidos para ello. Ese intento ha fracasado momentáneamente con el cambio de mayoría en el Ayuntamiento cordobés tras las elecciones municipales de este año. Pero el segundo, sobre la basílica de la Santa Cruz del Valle de los Caídos para intervenir en suelo sagrado por decisión unilateral de los poderes públicos, ha logrado su objetivo.

La decisión del Tribunal Supremo avalando esa intervención cancela en la práctica los acuerdos de 1979 del Estado español con la Santa Sede en lo que se refiere a la inviolabilidad de los lugares de culto. De hecho, en entevistas posteriores a la exhumación de Francisco Franco, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunció nuevas exhumaciones no contempladas en el decreto-ley convalidado, comportándose de facto como la única voz a tener en cuenta en el interior del templo.

El desastre desamortizador

Los acuerdos de 1979 sustituyeron al concordato de 1953considerado modélico por el Papa Pío XII, y el cual a su vez sustituía al concordato de 1851, durante un siglo vigente en mayor o menor medida a pesar de la acusada inestabilidad política española durante el siglo XIX y primer tercio del XX, y de la abierta hostilidad de la Segunda República (1931-1936).

El concordato de 1851 había intentado restaurar las relaciones entre la Iglesia y el poder político, muy deterioradas tras el "inmenso latrocinio" (así lo calificó Marcelino Menéndez Pelayo) de la desamortización emprendida en 1836 por Juan Álvarez Mendizábal, un político masón vinculado a los intereses británicos en España.

Las consecuencias de arrebatar masivamente a diócesis y órdenes religiosas -también a los municipios- sus propiedades inmuebles fueron todas negativas. Así, Francisco Tomás y Valiente, ex presidente del Tribunal Constitucional asesinado por la ETA en 1996 y poco sospechoso de afinidades clericales, no dudó en afirmar que "el enjuiciamiento que merece Mendizábal a los ojos del historiador actual ha de ser por fuerza condenatorio".

En su obra La desamortización española, recientemente reeditada, el historiador Francisco Martí Gilabert, quien fuera uno de los mayores estudiosos de la política religiosa en España a lo largo del siglo XIX, enumeró algunas de las consecuencias negativas de las sucesivas desamortizaciones que caracterizaron la época (que no consiguieron el teórico objetivo buscado, que era aliviar la angustiosa situación de la Hacienda Pública, aunque sí un cierto aumento en la producción y la superficie cultivada): creación de una clase social de propietarios con la conciencia comprada y adictos al poder, caciquismo, explotación de los trabajadores agrarios por los nuevos dueños, pauperismo por el incremento de rentas a los antiguos beneficiarios de las tierras, emigración (urbana y al extranjero), motines campesinos, bandolerismo, desincentivación de la iniciativa empresarial de los neopropietarios, incremento del analfabetismo por desaparición de las escuelas conventuales o parroquiales, descristianización de las capas sociales más desfavorecidas por el vaciamiento de los conventos, deforestación y esquilmación de los bosques...

Se calcula que lo malvendido llegó al 20% del territorio nacional, con nulos efectos para el bien común y exclusivo beneficio del nuevo establishment político-social. En lo que se refiere a la legítima propiedad de la Iglesia, "que parecía inviolable", subraya Martí Gilabert, su pérdida mermó su "base económica para cumplir su fin", con una notable pérdida de su "prestigio social" y detrimento del culto.

Hay un aspecto de la desamortización que suele pasar desapercibido en relación a los inmensos males sociales que causó: sus devastadores efectos sobre el patrimonio artístico y cultural español.

Cuando se han escuchado voces que, al calor de las nuevas apetencias estatales sobre bienes de la Iglesia, piden desacralizar la catedral de Córdoba para reconvertirla en mezquita ("se tendrían que eliminar todas las imágenes de santos, altares y otra simbología cristiana, no permitida por los musulmanes") o abogan por la destrucción del Valle de los Caídos ("apenas tiene valor artístico", sostenía recientemente El País), no está de más recordar que, según Martí Gilabert, "la arquitectura española con la desamortización sufrió quizás la mayor destrucción de la historia".

"Asesinato de piedras"

Esa destrucción fue aún mayor que en la Guerra de la Independencia a manos de los soldados napoleónicos o en la Guerra Civil a manos de los milicianos frentepopulistas, porque afectó a todo el territorio nacional y se prolongó en el tiempo: "Muchos edificios de valor artístico eran demolidos o se dejaban a la incuria y a la ruina... Edificios valiosos -románicos, góticos, renacentistas, barrocos y neoclásicos- fueron convertidos en piedra para arreglar caminos, para construir nuevas casas o para aprovechar los solares que anteriormente ocupaban".

¿Ejemplos? La iglesia de San Pedro Mártir, de Calatayud (Zaragoza), "maravilla del mudejarismo", fue derribada en 1852. El convento de San Agustín de Toledo "se convirtió en ripio para la empresa de Sotanilla". Un informe de 1844 de la Junta Superior de Edificios de Comunidades Suprimidas establecía que en los 503 pueblos de Zamora "no existía ningún monumento ni edificio que necesite ser conservado".

Los tres monasterios más representativos de Cataluña (Montserrat en Barcelona, Santa María de Ripoll en Gerona, El Poblet en Tarragona), maltratados durante la invasión napoleónica, recibieron la "puntilla" desamortizadora. 

Fue un auténtico "asesinato de piedras", sostiene Martí Gilabert.

Se corrió la voz del expolio por toda Europa

Además, obras artísticas religiosas de todo tipo (retablos, cuadros, esculturas, tallas) fueron objeto de la codicia de especuladores, marchantes y anticuarios y acabaron sobre todo en Francia y en Inglaterra.

En el ámbito pictórico, la dilapidación fue "espantosa", porque aunque el Gobierno ordenó la creación de museos provinciales para acoger las obras, no había ni presupuesto ni infraestructuras para ello ni funcionarios suficientes para un mínimo control e inventario.

Fruto de esta dejadez es que, por ejemplo, de Bartolomé Esteban Murillo hay más telas fuera de España que dentro. Los fondos españoles de los grandes museos europeos proceden en su mayoría de esa época.

Luis Felipe de Orleáns, rey de Francia, envió a dos expertos cargados de dinero a comprar al por mayor todo lo comprable, y así pudo inaugurar en 1838 la Galería Española del Louvre con 453 cuadros de pintores patrios. "Se corrió la noticia de que España estaba malbaratando su gran arte, y llegaron muchos extranjeros para hacer su agosto", explica el autor de La desamortización española.

"Una horda de bárbaros penetrando en una ciudad sitiada no hubieran hecho en menos tiempo mayor estrago", afirmó Menéndez Pelayo. Y con las bibliotecas sucedió algo parecido: la desamortización dañó "gravemente el tesoro de la riqueza diplomática y bibliográfica española", sentenció el historiador Claudio Sánchez Albornoz.

Como resume Martí Gilabert, aunque "la desamortización no logró el pretendido resultado económico que se esperaba, sí consiguió en gran parte la ruina del patrimonio artístico en todas las manifestaciones".

La Iglesia no logró recuperarse de ese golpe hasta que, durante el régimen de Franco (1939-1975), el Estado español asumió responsabilidades por aquel "latrocinio" un siglo anterior, a pesar de que lo habían llevado a cabo fuerzas políticas adversarias de las que sustentaban ahora al gobierno. La Iglesia se convirtió en destinataria privilegiada de fondos públicos y pudo así construir templos (o reconstruirlos, como el Monumento al Sagrado Corazón de Jesús en el Cerro de los Ángeles), conventos, escuelas, residencias, bibliotecas, hospitales, casas de acogida, centros sociales, etc., quedando además "siempre asegurado el sostenimiento del culto y la congrua sustentación del clero". Cuando el artículo XIX del concordato de 1953 detalló todos esos conceptos, los justificó no solo en "la tradición nacional", sino "a título de indemnización por las pasadas desamortizaciones de bienes eclesiásticos".  Se cerraba así un capítulo que marcó durante un siglo la relación entre la Iglesia y la sociedad españolas.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Sólo si tu nos ayudas podremos continuar haciendo noticias como esta

DONA AHORA