Jueves, 22 de octubre de 2020

Religión en Libertad

Elogia su labor de «ayuda al prójimo» a través de seminarios y testimonios

El cardenal Sarah prologa «Yo fui gay», de Luca di Tolve: «Una sentida reflexión sobre la gracia»

Felizmente casado y con una hija, Luca di Tolve da testimonio en todo el mundo de su abandono de la vida gay y de su encuentro con Cristo a través de la Virgen María.
Felizmente casado y con una hija, Luca di Tolve da testimonio en todo el mundo de su abandono de la vida gay y de su encuentro con Cristo a través de la Virgen María.

ReL

En coincidencia con la Pascua de Resurrección, se ha publicado la versión Kindle de Yo fui gay, el impactante testimonio de Luca di Tolve sobre los orígenes de su atracción por el mismo sexo, su abandono de la vida gay, su conversión por medio de la Virgen María y la felicidad alcanzada luego con su matrimonio con Terry. La gran novedad de esta edición es que incluye un prólogo del cardenal Robert Sarah.

El prefecto de la Congregación para el Culto Divino ensalza la sinceridad de Luca en la "narración sentida" de su vida, sin caer en el "victimismo" ni intentar "autoabsolverse". Ofrece además al lector, "sin conformarse al pensamiento dominante", una "reflexión sobre la gracia" que nos impulsa a distinguir el bien del mal y a "elegir el Sumo Bien".

Por cortesía de Luca di Tolve, ofrecemos a los lectores de ReL las palabras del cardenal Sarah.

Pincha aquí para adquirir ahora la versión Kindle de Yo fui gay. 

Prólogo del cardenal Robert Sarah a Yo fui gay de Luca di Tolve 

Las páginas que siguen contienen la historia de Luca Di Tolve, un hombre que ha experimentado lo que es la atracción por personas de su mismo sexo y, después de una profunda conversión, se ha encontrado consigo mismo, o quizás sería mejor decir que ha reconocido la propia identidad de persona creada y redimida, configurado a Jesucristo, el modelo del hombre verdadero.

Sin embargo, sería un error considerar este libro una simple autobiografía, género que a menudo presenta una sutil complacencia: es verdad que es una narración sentida, y no podría ser de otra forma, puesto que los hechos relatados han sido y son vividos. Página tras página, la narración, los acontecimientos, la vida, se convierten en una reflexión sobre la Gracia, la toma de conciencia de un hombre, y del hombre creado a imagen y semejanza de Dios, querido y amado. La mente recuerda un modelo ilustre y útil, las Confesiones de San Agustín. Efectivamente, hablar hoy de la propia homosexualidad sin conformarse al pensamiento dominante, a los lugares comunes y a las distintas ideologías, sino leyéndola y comprendiéndola a la luz de la enseñanza de la Iglesia como lo único capaz de dar y restituir al hombre su verdadera vocación divina, es un acto de grande y quizás necesaria valentía, una confesión en el sentido más pleno; es decir, sin artificios o imágenes, directa, que nace del corazón y se dirige a los corazones: comenzando por indagar el porqué y el significado de la atracción hacia las personas del propio sexo, nunca aceptada con resignación, como algo innato, o bien exaltada como una nueva frontera del ser.

El libro es, sobre todo, historia profunda y claramente humana. Impresionan las páginas en las que el autor describe su infancia, su primera juventud, las difíciles relaciones familiares con sus padres, o fuera de ella, con sus coetáneos, el descubrimiento de la atracción hacia el mismo sexo y el ejercicio activo de la homosexualidad, la frecuentación de los ambientes homosexuales italianos y extranjeros, el activismo en el frente gay y lésbico, las relaciones personales vividas con personas de su mismo sexo. Son pasajes difíciles con su narrativa cruel y real y, por ese mismo motivo, son más útiles, porque no dejan espacio al victimismo fácil en su descripción de la fama, el eco en los medios de comunicación, el dinero, las personas conocidas en el ambiente de la jet-set, del mundo lleno de glamour de la moda y de las modas, el uso sin escrúpulos del propio atractivo físico y belleza juvenil, el gusto por una libertad ilimitada, sin imposiciones.

A principios de 2018 Luca di Tolve estuvo en España para ofrecer su testimonio. Puedes consultar en su portal los seminarios que convoca.

Aquí es necesario hacer una primera reflexión fundamental: en la cima del éxito personal, el autor se da cuenta de que no es feliz y que necesita otra cosa; que se ha puesto a sí mismo en el centro, sin comprender quién es él, que se ha puesto una máscara aparentemente segura, pero que es muy difícil de quitar. En el corazón del hombre está grabada la Verdad sobre sí mismo y en relación con su Creador, Verdad que grita y que es un aguijón en el costado, de paulina memoria. Resumiéndolo mucho, es la capacidad de darse cuenta de lo que es malo y bueno para sí mismo y para los otros, y la posibilidad de elegir el Sumo Bien: en este sentido, son memorables las páginas escritas a este propósito por San Juan Pablo II en la espléndida encíclica Veritatis Splendor.

Quien niega esta voz, silenciándola y degradándola a no aceptación de lo que se es y de las propias inclinaciones, está perpetrando un peligroso engaño. Así se desconoce la esencia más profunda del hombre como ser razonable y libre. Ese germen de Verdad sugiere que él, en su ser imagen y semejanza de Dios, ha sido creado varón y mujer, y que esto se impone con la evidencia incontrovertible de la realidad. Obviar este dato real significa negar la realidad misma y la creación, y partir, al contrario, de la inclinación sexual para introducir una tercera categoría diferente, la del gay, o incluso otras numerosas e infinitas categorías, las del género: esto es un artificio ilusorio, porque el hombre y la mujer ya no son lo que en realidad son, sino lo que quieren, anulando su objetividad o su realidad biológica en una inestable subjetividad. La Iglesia siempre ha combatido el intento de considerar y reducir a la persona a sus propias inclinaciones, y ha alertado sobre las consecuencias, es decir, la anulación y la negación de la persona misma: operación que hoy se ha convertido en ideología y, como tal, impuesta ferozmente e impidiendo con todos los medios a su alcance desenmascarar el engaño, proscribiendo a quien se plantea preguntas.

Ya en 1986 el magisterio, en la importante Carta a los obispos de la Iglesia Católica sobre la atención pastoral a las personas homosexuales, analizaba esta tendencia y el peligro de sustraer a la realidad la distinción entre hombre y mujer para introducir la de heterosexual y homosexual. Inquietaba el cambio de lenguaje que, sin embargo, no puede cambiar la creación y su esencia, es decir, la del acto de amor de Dios. Reafirmaba la importancia de la persona que no se puede limitar a ni describir partiendo sólo de la dimensión sexual, sino de ser que tiende a la belleza, el arte, la inteligencia, atraído por lo trascendente, el conocimiento de Dios y la vida eterna.

Antropología reafirmada en el Catecismo de la Iglesia Católica de 1997, y que contiene pocos números [nn. 2357-2359], pero llenos de significado, dedicados a las personas que sienten atracción hacia el mismo sexo, a las que se propone una castidad que está muy lejos de cualquier moralismo y auto-castración, sino más bien como ámbito de su plena realización y como consecución de la perfección cristiana. Es decir, la imitación de Cristo, verdadero Dios y verdadero Hombre.

Luca, junto a una estatua del Padre Pío.

El libro es la historia de una búsqueda que se hace dramática y que es, al mismo tiempo, la manifestación de la Gracia, obra del Espíritu, como se decía al principio: las vicisitudes trágicas de compañeros y de amigos cuyas vidas fueron arrasadas por las consecuencias de comportamientos al límite, y la falta de relación con la figura paterna, son sólo el principio de la reflexión que, al inicio, es desorientación y miedo, es desierto, cruz sufrida, no inmediatamente comprendida y aceptada. Y, sin embargo, de este desierto nacerá la conciencia de haber sido engañado, de haberse engañado uno mismo. Es una confesión plena y franca, porque el lector se dará cuenta de que Luca di Tolve no cae en otro engaño, peor, que es el de atribuir las propias atracciones a sus vivencias, a las dificultades familiares y de socialización, a las heridas emotivas y relacionales, para crearse así una justificación y autoabsolverse.

Si lo que ha vivido es una historia de gracia, donde la misericordia de Dios sobreabunda, también es una historia de justicia: el autor ha puesto en juego toda su voluntad y no ha eludido sus opciones pasadas, con un empeño responsable, en el sentido etimológico del latín de dar respuestas, de responder de las propias acciones. El Papa Benedicto XVI ha recordado recientemente que  la fe sin una declinación moral concreta corre el riesgo de convertirse en un pensamiento abstracto.

La historia de Luca Di Tolve es una toma de conciencia de haber sido creado hombre: los capítulos del libro en los que el autor narra cómo, día tras día, con la ayuda de las terapias reparativas, pero, sobre todo, con la recuperación de la fe, encontró su identidad de bautizado son, quizás, los más vibrantes, pero están lejos de entusiasmos pasajeros y efímeros, o de sentimentalismos: la Cruz, primero sufrida e incomprendida se ha convertido en el camino para la resurrección, para la redención en el sentido de recreación. La confesión se convierte en el confiteor in unum baptisma, llega a ser fe totalizante y, como se ha dicho, imitación de Cristo, configuración con Cristo.

Hay que hacer otra consideración: nada más lejos, en la vivencia del autor, que considerar la homosexualidad como algo innato. Este es otro engaño, que se realiza en detrimento de la libertad humana. No existe prueba científica alguna de una homosexualidad genética, y por eso inconsciente u obligada. Aun cuando la ciencia consiguiese demostrar que se nace homosexual, queda el hecho de que eso no puede reducir la libertad del individuo en sus propias opciones y comportamientos. La enseñanza de la Iglesia, experta en humanidad, es clara cuando condena el pecado, es decir, la rebelión consciente y deliberada contra Dios, pero nunca al pecador. No es casualidad que haya llenado el cielo de santas y santos y que nunca haya condenado a nadie al infierno, aun recordando que la perdición es una posibilidad y un peligro.

El libro es también la historia de la vocación a la familia. Resplandece la descripción del encuentro con la mujer que se convertirá en su esposa, que se dio en lugar y circunstancias significativas.

Luca con su esposa Terry, con quien tiene una hija.

Es una historia de perdón y de encuentro o, mejor, de reencuentro con los padres. Es también una historia de misión. De ahí la incansable obra de ayuda al prójimo que Luca di Tolve brinda a través de seminarios y testimonios, el apoyo a quien, sintiendo esta atracción, se plantea las mismas preguntas sobre la propia identidad de hombre creado a imagen y semejanza de Dios, y busca la verdad. La confesión de fe es también caridad.

Como hemos dicho, el libro es una historia de conversión y de compromiso a la santidad, pero también de deseo de la santidad misma: que no puede ser enseñada e indicada a otros hermanos como fin del hombre, sino sólo cuando se es consciente de la necesidad de la propia santificación diaria en el seguimiento de Jesucristo.

Es también una historia del ejercicio de las virtudes humanas, de la sabiduría, de la fortaleza, de la templanza y de la prudencia, pero también de la custodia y la confianza en las teologales: la fe, la esperanza y la caridad.

Pincha aquí para adquirir ahora la versión Kindle de Yo fui gay

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Esta noticia sólo la podemos hacer con tu ayuda

DONA AHORA