Lunes, 24 de enero de 2022

Religión en Libertad

Entrevista a Jaume Vives, autor de «Los demonios del Padre Joan» (LibrosLibres)

«El poder quiere hombres débiles para someterlos, por eso la Iglesia es el enemigo a eliminar»

Jaume Vives.
Jaume Vives hace una atractiva incursión en el 'thriller' con «Los demonios del Padre Joan», pero en la novela están presentes muchas de las inquietudes que ha plasmado en sus anteriores libros de ensayo. Foto: Mater Mundi TV.

Álex Rosal / ReL

En un puente de la ciudad de Barcelona suceden cosas muy extrañas. La policía tiene algunas pistas pero parece estar cada vez más lejos de resolver los espeluznantes crímenes que allí se están perpetrando. Nada es lo que parece. En medio de tanta truculencia, aparece un sacerdote. Unos creen que es la víctima, blanco de los ataques. Otros creen que es culpable y los ataques, el castigo merecido. La polémica está servida.

La ciudad, conmocionada. La virulencia de las agresiones va en aumento. Nadie sospecha los motivos ni sabe cómo frenar tanto mal. Pero si alguien consigue resolver el misterio quizá logre cambiar el futuro de la Iglesia y de la Humanidad.

Los demonios del Padre Joan es mucho más que una novela de misterio: es una fotografía de los problemas del mundo de hoy. Y, Jaume Vives (1992), además de periodista y escritor de cinco ensayos, se ha convertido en un novelista que está levantando mucha expectación en círculos literarios. Con él hemos charlado sobre esta entretenida novela.

-Jaume, has escrito sobre cristianos perseguidos, sobre el Estado Islámico, los pobres o Tabarnia. ¿Por qué ahora una novela de intriga?

-La verdad es que no ha sido una decisión muy meditada. Te diría que la novela ha salido por generación espontánea. Todo comenzó leyendo La restauración de la cultura cristiana (Homo Legens), de John Senior. Ese libro consiguió despertarme de nuevo el gusto por la lectura.

»Por las noches, para descansar un poco las neuronas de todos los libros que estaba leyendo, empecé a leerme una novela de ChestertonLa sagacidad del padre Brown (Alianza Editorial). Ya la había leído hacía quince años, cuando era pequeño. En mi cabeza volví a recrear la escena del crimen y toda la historia del mismo modo que quince años atrás. Los mismos colores, los mismos materiales, la misma distribución y los mismos detalles encima del escritorio. Todo era igual en mi cabeza más de una década después.

»Imagino que esa noche que empecé a leer al padre Brown se activó algo en mi cerebro que llevaba años dormido. De pequeño me apasionaba escribir cuentos. Tenía libretas con decenas de páginas escritas. Alguna vez incluso había ganado algún concurso en el colegio por Sant Jordi.

»A la una de la madrugada cerré el libro de Chesterton y abrí el bloc de notas del móvil. Empecé a escribir el comienzo de una historia. No había preparado nada, brotaba de un modo espontáneo. Al día siguiente recordé que la noche anterior había estado escribiendo y quise pasarlo en un Word para leerlo con más calma. Había escrito diez páginas y la historia parecía emocionante. Al cabo de dos semanas la novela estaba escrita.

»Por eso te decía que la novela ha salido prácticamente por generación espontánea. El principal mérito es de una novelilla de Chesterton que activó una parte de mi cerebro que ya daba por perdida.

Portada de 'Los demonios del Padre Joan'.

Los demonios del Padre Joan: un "thriller" apasionante que envuelve muchas respuestas a los interrogantes sobre lo que está pasando en el mundo.

-Esta es una novela dónde hay asesinatos. Un thriller de vértigo, pero el protagonista es un sacerdote. ¿Por qué has querido centrar la novela en una cura y en una parroquia?

-Como te decía, la novela ha salido por generación espontánea. En cualquier caso, no quería que fuese una novela de misterio sin más. A medida que la iba escribiendo me daba cuenta de que para mí el misterio era la excusa para hablar de otros asuntos que me interesan mucho más. Hacer que la novela girase entorno a un sacerdote, su parroquia y sus feligreses me permitía hablar de todos los temas que quería tocar.

-Dices que “esta novela ayuda a entender los problemas del mundo actual”…

-Esta novela es un thriller, pero en ella el lector se podrá detener y profundizar en muchas cuestiones que tienen que ver con el mundo actual. Se trata la relación del hombre moderno con el dinero, el trabajo, el sexo, los animales, la familia… Es una novela que habla de la belleza, de la arquitectura, de lo antiguo, de lo actual. Y por supuesto de la Iglesia. Creo que ningún tema se queda en el tintero.

-Citas en la novela a Chesterton, Belloc, Lewis, Newman, Juan Manuel de Prada…  son quizás estos escritores los que mejor pueden responder a los desafíos del católico de hoy…

-No me cabe ninguna duda. Aunque sea algo para lamentarse, para entender los desafíos del católico de hoy, salvando honrosas excepciones, uno tiene que echar la mirada atrás. A veces demasiado. Pero también hay motivos para la esperanza. Esas honrosas excepciones cada vez son más y más jóvenes.

-Los demonios del Padre Joan, ¿es una reivindicación de la figura del párroco?

-No es mentira lo que dice la contraportada del libro: “Si alguien consigue resolver el misterio, quizá logre cambiar el futuro de la Iglesia y la Humanidad”. Más que una reivindicación de la figura del párroco es una reivindicación de la importancia de que el párroco sepa cuál es su papel. La novela, que es para todos los públicos, tiene un mensaje muy potente para todos los sacerdotes.

-Y pones de manifiesto también como la soledad del sacerdote le puede llevar también a una crisis existencial…

-Quizá ese sea uno de los principales problemas que tienen hoy los sacerdotes. Aunque atiendan una parroquia de treinta mil fieles, muchas veces están muy solos. Rara es la ocasión en la que algún feligrés les invita a comer o a cenar. Tampoco es común que viva con otros hermanos en el sacerdocio para poder compartir penas y glorias. Y la soledad suele destruir al hombre. Por lo menos al que no tiene vocación de ermitaño.

-¿Los poderes ocultos de los que hablas en la novela siguen queriendo destruir la Iglesia y la civilización cristiana?

-La Iglesia es el último dique de contención que hay que romper para conseguir por completo el corazón del hombre. Los hombres que viven enamorados del Señor y dispuestos a morir por Él tienen una libertad muy rara e incómoda para el poder. No es fácil acongojarles con paparruchas de cualquier tipo. Tampoco es fácil someterles a la tiranía de sus sentimientos. Y el poder quiere hombres con miedo y débiles para manejarlos, modelarlos y someterlos a su antojo. Por eso la Iglesia es el enemigo a eliminar. Porque mientras el demonio hace esclavos, la Iglesia hace hijos.

Próximas presentaciones de Los demonios del Padre Joan (LibrosLibres):

-Madrid: martes, 14 de diciembre, 19:30 h, salón de actos del Colegio Mayor San Pablo (Isaac Peral, 58)

-Barcelona: miércoles, 15 de diciembre, 20:45 h, parroquia de Santa Maria del Remei (locales carrer Cabestany).

Pincha aquí para adquirir ahora "Los demonios del Padre Joan".

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda