Lunes, 21 de junio de 2021

Religión en Libertad

Esta devoción al alza tras años de cierto olvido tiene mucho que ofrecer

Dos formas con las que la Eucaristía te puede guiar hacia el Sagrado Corazón en este mes de junio

Adoración eucarística

ReL

El mes de junio está tradicionalmente dedicado al Sagrado Corazón de Jesús, 30 días en los que los católicos pueden profundizar en esta centenaria devoción que permite experimentar el infinito amor de Cristo por la humanidad.

Esta devoción al Corazón de Jesús tal y como la conocemos comenzaron con las revelaciones que recibió Santa Margarita María de Alacoque en el siglo XVII, donde el propio Jesús le explicó esta devoción al Sagrado Corazón y cómo quería que las personas la practicaran.

Sin embargo, cuando la Iglesia reconoció la devoción al Sagrado Corazón no lo hizo meramente por las visiones de esta santa francesa sino por todo lo que significaba en sí misma. Se honra el Corazón de Jesús no solo porque cada gota de la sangre de Cristo pasó a través de su corazón durante los treinta y tres años de su vida en la tierra, sino por su íntima unión con du divinidad. Solo hay una persona en Jesús, y esa persona era al mismo tiempo Dios y hombre. Por tanto, cada parte de su cuerpo era humana y divina. Su Corazón también es divino, es el Corazón de Dios.

La devoción al Corazón de Jesús por sí sola, como una parte de su sagrado cuerpo, no sería devoción al Sagrado Corazón como lo entiende y aprueba la Iglesia. Hay dos cosas que siempre deben encontrarse juntas en la devoción al Sagrado Corazón: el Corazón de carne de Cristo y el amor de Cristo por el hombre. La verdadera devoción al Sagrado Corazón significa devoción al divino Corazón de Cristo en la medida en que este Corazón representa y recuerda Su amor por nosotros. Significa devoción al amor de Jesucristo por nosotros en la medida en que este amor nos es recordado y representado por Su Corazón de carne. Esto es lo que explicaba el fallecido padre Lawrence G. Lovasik en The Basic Book of the Eucharist (El libro básico sobre la Eucaristía) donde profundizaba en la relación entre la devoción al Sagrado Corazón y la Eucaristía y que recoge en un reportaje Catholic Exchange.

Tal y como señalaba este sacerdote, la devoción al Sagrado Corazón en la Eucaristía consiste en dos hechos esenciales: el amor y la expiación.

Monumento al Sagrado Corazón en Ocaña (Toledo)La devoción al Sagrado Corazón está ampliamente extendida por todo el mundo, como se puede ver en el monumento en su honor en Ocaña (Toledo)

De este modo, el amor sería el primero y más importante de estos deberes. El amor es el primer y más grande mandamiento del Señor, el vínculo de la perfección. Dios pide al hombre que le ame porque quiere ser Dios y Amo de su corazón por medio del amor. El sacrificio no es más que un medio para demostrar el amor y lealtad de los hombres.  Cristo amó con un amor infinito, hasta la muerte, y todavía ama sin límites. Y por ello quiere ser amado por los hombres.

Santa Margarita María escribe: “Me hizo ver que era el gran deseo que tenía de ser amado por los hombres y de apartarlos del camino de la perdición lo que lo indujo a concebir este plan de dar a conocer Su Corazón a los hombres, con todos los tesoros del amor, de la misericordia, de la gracia, de la santificación y de la salvación, para que los que deseen rendirle y procurarle todo el honor, la gloria y el amor de que son capaces, sean abundantes y profundos enriquecido con los tesoros del Corazón de Dios”.

En otra carta, escribía: “Amemos al único amor de nuestras almas, ya que Él nos ha amado primero y nos ama todavía tan ardientemente que arde continuamente de amor por nosotros en el Santísimo Sacramento. Para ser santos, basta amar este Lugar Santísimo. ¿Qué nos estorbará? Tenemos corazones para amar y un cuerpo para sufrir… Solo su santo amor puede hacernos hacer su voluntad; solo este amor perfecto puede hacer que lo hagamos a su manera; y solo este amor perfecto puede hacer que lo hagamos en su propio tiempo aceptable".

La expiación a través de la Eucaristía

El segundo acto esencial de devoción al Sagrado Corazón es la expiación. El padre Lawrence G. Lovasik explicaba en su libro que el amor de Jesús es deshonrado por la ingratitud de los hombres. El mismo Cristo lo dejó claro en la tercera gran aparición a Santa Margarita María: “He aquí este Corazón que ha amado tanto a los hombres que no ha escatimado en nada, ni siquiera para agotarse y consumirse, para dar testimonio de su amor. A cambio, recibo de la mayor parte sólo ingratitud, por su irreverencia y sacrilegios, y por la frialdad y desprecio que me tienen en este Sacramento de Amor”.

Luego pidió a la santa que expiara estas ingratitudes con el ardor de su propio amor: “Hija mía, entro en el corazón que te he dado para que, con tu fervor, puedas expiar las ofensas que he recibido de tibios y perezosos corazones que me deshonran en el Santísimo Sacramento”.

Por ello, el sacerdote autor del libro veía claro que esta devoción al Sagrado Corazón debe convertirse también en un acto de reparación y expiación por la propia ingratitud de uno mismo y la de todos los hombres ante el amor que Él ofrece, sobre todo en el Santísimo Sacramento.

El Papa Francisco y una imagen del Sagrado Corazón

Es por este motivo que la devoción al Sagrado Corazón va estrechamente unida a comunión frecuente, especialmente los primeros viernes de nueve meses consecutivos, así como la importancia de pasar algún tiempo ante el Santísimo Sacramento y realizar pequeñas penitencias para reparar su Corazón.

El padre Lovasik explicaba que la comunión frecuente, junto con la Misa, es, con mucho, la forma más fácil y perfecta de reparación que se puede ofrecer a Dios.

“Cuando recibes la Sagrada Comunión haces un acto de fe porque la presencia en la Mesa del Señor es prueba de la creencia de que Jesús está verdaderamente presente en el Santísimo Sacramento. Haces un acto de esperanza porque crees en las promesas de nuestro Señor y esperas las gracias asociadas al recibir la Sagrada Comunión. Haces un acto de amor porque al recibir la Sagrada Comunión estás agradando a Jesús que ha instituido este gran Sacramento del Amor para nosotros. Haces un acto de humildad porque reconoces tu necesidad y dependencia de Dios y la fuerza espiritual recibida a través de la Eucaristía. Ofreces a Dios un sacrificio puro y santo muy agradable a Su divina majestad”, recoge Catholic Exchange de lo expuesto por este sacerdote.

De este modo, llega a la conclusión de que la Santa Misa y la Comunión son las armas espirituales más grandes que Dios ha puesto a disposición de sus hijos para ayudar a lograr la paz. Son mucho más poderosas que todas las bombas atómicas y de hidrógeno, misiles guiados, cañones, aviones o tanques.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda