Jueves, 02 de abril de 2020

Religión en Libertad

Blog

¿ Cuanto vale una vida?

por Cuestión de vida

No me parece casualidad que esta tremenda crisis que estamos viviendo haya coincidido con la Jornada por la Vida y con la aprobación en España de la ley de la Eutanasia que nos han introducido a marchas forzadas nada más empezar esta legislatura, marcada por un innegable sesgo ideológico y dictatorial.

 

La crisis en torno a la vida es muy profunda, y tiene su raíz en el propio concepto del ser humano, en quien es y en que valor tiene su vida y en su dignidad intrínseca, es esto lo que esta en juego.

 

Las decisiones en torno a la vida, quien vive y quien muere, quien tiene o no derecho a vivir son siempre decisiones que tiene que ver con la dignidad, si cada vida vale lo mismo o hay una serie de criterios que están por encima de esta dignidad : ¿Vale más o menos la vida de un bebé por nacer por el hecho de que sea deseado o no deseado? ¿vale más o menos la vida de un bebe por el hecho de que sea o no discapacitado o enfermo?

 

Parece que este envite contra el no nacido que muchos ya consideran una batalla perdida, esta dando paso a un nuevo envite, la ancianidad y la enfermedad. Esta crisis esta siendo sin duda especialmente la de los ancianos.

 

Se esta marginando y abandonando a su suerte a los ancianos y a los discapacitados. Pongamos tres ejemplos

 

  • Según los datos del Ministerio de Sanidad del día 22 de marzo los pacientes de más de 80 años, que son el 25% de los hospitalizados, sólo son el 7% de los derivados a las UCI y son más del 67% de los fallecidos.

 

  • La semana pasada, la Dirección General de Coordinación Sociosanitaria de Madrid envió a las residencias de mayores un documento con el protocolo, dictado por la Consejería de Sanidad, a seguir en cuanto al Covid-19. En ese documento, se indican los pasos a seguir por parte de los centros geriátricos en caso de que acumulen positivos. Este protocolo considera que no se debe mandar al hospitala aquellas personas que, aunque tengan infección respiratoria, no puedan ser independientes en sus movimientos o tengan alguna discapacidad intelectual.

 

  • Este miércoles ha habido un intento de agresión a un autobús procedente de Alcalá del Valle, donde viajaba un grupo de ancianos de la residencia donde se había producido un foco de coronavirus, con destino a la residencia Tiempo Libre de La Línea.

 

No soy médico para juzgar cómo se gestiona un hospital, pero me pregunto quién es el que decide quien vive y quien muere y en función de que criterios se toma esta decisión:

  • La edad parece ser uno de ellos puesto que mueren los ancianos y mueren los bebes no nacidos, porque parece ser que los abortorios siguen abiertos, debe de ser que es una necesidad prioritaria para el país seguir matando gente. Y por supuesto ellos no carecen de material sanitario.
  • La discapacidad física o intelectual y la enfermedad también debe de ser uno de ellos puesto que a cualquier edad son discriminados
  • No debe de ser criterio que a alguien le importe esa vida o no, puesto que no quiero ni imaginar el sufrimiento de los hijos viendo cómo a sus familiares se les sin atención médica para atender a otros

 

Me pregunto en que momento empezaremos cualquiera de nosotros a ser una vida de segunda categoría en función de cualquier otro criterio que se decida.

 

Se me ha venido a la cabeza la película sobre el Titanic, no sé que hasta que punto fiel a los hechos o no, pero el criterio fue “las mujeres y los niños primero”.

 

Me llama la atención que en la supuesta sociedad “heteropatriarcal” se salvaran primero las mujeres, y esto era porque el valor de la mujer como santuario donde se gesta la vida era innegable, mientras nacieran niños había esperanza, la supervivencia de la especie humana estaba asegurada. Ya no es así, la dignidad de las mujeres ha sido degradada hasta extremos inimaginables por el feminismo marxista y la supervivencia de la especie ya no está asegurada porque en los países occidentales hay más defunciones que nacimientos.

 

También en el Titanic se salvaron muchas menos personas de las que pudieron por aplicar criterios económicos: primero el no tener botes para todos para ahorrarse costes y segundo porque se priorizaba a los pasajeros de primera clase y hubo botes que salieron a medio llenar. Todo esto suena muy actual ¿verdad?

 

El meollo de la cuestión es si una vida tiene un valor intrínseco e infinito por el hecho de ser vida humana, porque si es así, no es aplicable ningún otro criterio que la haga de mayor o menor valor según las circunstancias cambiantes.

 

El valor de una vida, de una sola vida es infinito, su valor es el de la sangre de Cristo, así de sencillo. El universo entero no puede contener al Creador y una persona humana si, con 3 días de concebido o con 90 años, con una enfermedad o sano, productivo económicamente o dependiente.

 

Y el valor de la vida, no lo trae la democracia, la democracia es una forma de organización del Estado, sin duda de momento la mejor que hemos encontrado hasta la fecha, pero no es la fuente de los valores y cada vez es más evidente que el hecho de votar cada 4 años no implica que la sociedad tenga más valores ni que seamos más libres.

 

Los valores sobre los que se asienta la cultura occidental son los valores cristianos. Cuando desechamos estos valores en pro de los “nuevos derechos” que no son más que imposición de los deseos de unos pocos sobre los verdaderos derechos de todos, caemos en el abismo de la destrucción.

 

Como explica Antonio Socci en su libro “El genocidio censurado”, el valor de la persona no la ha traído la declaración de los derechos humanos, ni la revolución francesa, ni muchísimo menos las supuestas ideologías liberadoras del siglo XX, el convencimiento de que todo ser humano es intocable y que nadie puede disponer de su vida y de su dignidad es algo que nos trajo Jesús de Nazaret y que solo El puede restaurar.

 

En todas las civilizaciones precristianas ser un humano no era suficiente para tener derecho a la vida, no había respeto para la vida de los esclavos, ni extranjeros, ni neonatos, y de repente ocurrió algo, un cambio radical e impensable, la difusión de que todo ser humano es sagrado.

 

Evidentemente, cuando la sociedad se descristianiza, cuando se intenta erradicar de las democracias modernas su raíz cristiana se vuelve a los dioses paganos, todo el edificio de la libertad y de la dignidad humana cruje y se precipita hacia la barbarie.

 

Tenemos un mensaje que transmitir al mundo, un mensaje de Esperanza, la buena noticia del Evangelio de la Vida, que toda vida es sagrada y toda vida tiene un valor infinito, y que ningún criterio ni económico ni de ningún otro tipo puede decidir que una vida valga más que otra.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Sólo si tu nos ayudas podremos continuar haciendo noticias como esta

DONA AHORA