Lunes, 15 de agosto de 2022

Religión en Libertad

Blog

Repensar la sexualidad

por Ideas para revolucionar el mundo

Repensar la sexualidad

Fernando López Luengos, nos ayuda a repensar la sexualidad humana en El problema del amor. Una guía desde la psicología, la neurociencia y la espiritualidad, Ed. Encuentro, 2021, 180 págs.

Fernando López Luengos es profesor de filosofía en la enseñanza media pública desde hace décadas, católico comprometido y padre de familia, que se ha implicado activamente en las movilizaciones sociales en defensa de la familia y la libertad a través de la asociación Educación y Persona que preside. He tenido la satisfacción de compartir con él muchas iniciativas en los últimos años a partir de nuestro encuentro en la defensa de la libertad con motivo de la denuncia social del intento de adoctrinamiento ideológico en la escuela que supuso la creación de Educación para la Ciudadanía en la reforma de la ley de educación de 2006.

Por sus manos como profesor han pasado más de 4.000 alumnos como nos recuerda en el prólogo (pág. 7) de este libro y su connatural preocupación por ellos le ha llevado a profundizar en el sentido de la sexualidad y el amor en la formación de la persona humana. El fruto es esta obra: la reflexión de un filósofo, educador de adolescentes, marido y padre, que intenta -y consigue- hacer luz sobre esa dimensión esencial de lo humano que es nuestra capacidad de amar a partir de nuestra condición sexual. 

Parte nuestro autor de la constatación de que en nuestros días mucha gente no está preparada para amar aunque lo esté para tener relaciones sexuales;  y se propone dar claves para prepararse en el arte de amar que exige teoría y práctica como todo arte (pág. 16). Constata López Luengos que el amor humano es pluridimensional, pues incluye tanto factores puramente químicos y vegetativos como procesos emocionales y cognitivos superiores y específicamente humanos (pág 18). En los primeros capítulos analiza el autor los factores comunes a nuestros ancestros que explican nuestra sexualidad y fundamentan nuestra afectividad, para profundizar en los siguientes en los específicamente humanos que permiten entender esa maravilla singular que es el amor humano. 

De la mano de López Luengos podemos conocer lo que la biología evolutiva nos enseña sobre los factores puramente hormonales y endocrinos que determinan nuestra sexualidad y los cognitivos que son específicos de nuestra especie y que son los relevantes para construir un amor humano y constituyen nuestra tarea para aprender el arte del amor y ser felices exitosamente amando.

El autor articula su análisis a través del estudio de tres situaciones vitales o dramas que permiten entender las características esenciales del amor humano: la elección de pareja, la crisis afectiva y la muerte del amado; y resalta cómo para la correcta elección de pareja es imprescindible la previa madurez emocional de la persona, pues de lo contrario la satisfacción sexual puede ser expresión de una afectividad mal construida y lastrar toda la relación; ante las crisis afectivas, pone de manifiesto López Luengos cómo habitualmente son fruto de afectividades dañadas o inmaduras y la solución no está en cambiar de pareja sino en cambiarse a uno mismo; por último, la muerte del amado es la prueba definitiva de si se trata de un amor posesivo y egocéntrico o si la esperanza propia del amor es capaz de vencer la tentación de la desesperanza ante la muerte del amado.

Me han parecido especialmente sugerentes los análisis del autor sobre los sustratos animales de la afectividad y racionalidad del amor humano (capítulos II y III) y de la especificidad humana a la luz de la sicología cognitiva que es objeto de estudio en los capítulos siguientes. He incorporado a mis charlas sobre sexualidad esta perspectiva que Fernández Luengos nos muestra y compruebo que es muy pedagógica y ayuda a entender muchas cosas. Lo digo aquí, porque en mis charlas no cito autores –todo lo que digo lo he aprendido de otros- y me parece de justicia dejar constancia de mis fuentes.

La tesis central de esta obra me parece muy acertada: el ser humano debe prepararse para amar madurando en sus capacidades cognitivas, sin adelantar la satisfacción sexual a momentos previos en que solo están maduros los factores hormonales y genitales de su capacidad de sexo; pues en ese caso su sexualidad corre el riesgo de ser poco humana y frustrar su potencial para amar con todo el potencial humano de satisfacción y compromiso. Por lo mismo, ante las crisis hay que buscar la solución en el cambio personal y no en el cambio de pareja ... para repetir con otro los mismos errores.

También está presente en esta obra la dimensión trascendente de la capacidad humana para el amor que se sugiere a través de las frecuentes citas de la obra de San Juan de la Cruz y en el análisis de las consecuencias para el amante de la muerte del amado, cuestión en que López Luengos profundiza de la mano de la obra de Gabriel Marcel (a la que dedicó su tesis doctoral).

Este libro puede ser muy útil para padres y otros responsables de la educación afectiva y sexual de los más jóvenes y para el análisis personal –que todos necesitamos- sobre nuestros amores. 

Benigno Blanco

 

 

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda