Martes, 18 de junio de 2019

Religión en Libertad

Blog

Sobre los Padres de la Iglesia (II)

2) Cristocentrismo absoluto
 
            Destaca poderosamente en los Padres sin excepción el anuncio o predicación de Jesucristo, Señor y Salvador, “mejor del cual nada existe” (S. Ignacio de Antioquía). Para ellos el centro de toda predicación cristiana que se precie es Jesucristo, Hijo de Dios, que verdaderamente se encarnó, nació, murió por nosotros y resucitó según la carne, y es constituido Señor de todo, del cielo y de la tierra. Hablan de Él con pasión, con entusiasmo, con fuerza. Nada puede sustituir en ellos la predicación sobre Cristo, sus misterios y su redención.
 
 
 
            Sería inútil buscar en los Padres otro núcleo de su predicación ni otros centros o ejes de gravedad. Nunca lo sustituirían por una aproximación humana o histórica a “Jesús de Nazaret”, un “creyente”, un “buscador de Dios” o un simple “hombre ejemplar”, que nos llevase “a lo divino”, entendido genéricamente como “trascendencia”. Sería inútil buscar ese lenguaje, que no es cristiano ni eclesial, en los Padres; es más, a quienes lo propusieron –desde el arrianismo o las corrientes gnósticas- la réplica fue brutal y clara. ¡No permitían los Padres que se alterase o que se desfigurase el Misterio de Jesucristo! Era intocable.
 
            Su pasión por Jesucristo los llenaba, y anunciaban a Cristo y defendían la verdad sobre Jesucristo, definida en los dogmas de los diferentes Concilios ecuménicos. Había que mostrar el mismo y único Misterio de Jesucristo a cada generación y no modelar un Jesús al gusto de cada generación o de cada corriente filosófica. Esto lo hicieron muchos herejes en su momento y se construyeron su propio Jesús partiendo de sus propios principios filosóficos o ideológicos, un intento errado de llegar al “Jesús de Nazaret histórico”.
 
            Pero tampoco, en otra dirección, omitirían el anuncio de Jesucristo y su consideración por temas universales que a todos les gustase y fuesen “políticamente correctos”; ellos no hablarán de buscar la paz del Imperio o de las naciones por encima de la verdad y la justicia; tampoco se dedicarán exclusivamente a hablar del cuidado de la tierra y del “ecologismo” o de “la madre tierra”; ni tampoco, por ejemplo, omitirían a Cristo para hablar del “diálogo” o de la “solidaridad” entre todos al margen de la verdad como si la verdad fuese la fuente del conflicto y todo se solucionase con el irenismo. Ellos, decididamente, hablarán de “falsas religiones” o de “falsas filosofías” porque sólo la verdad engendra paz y justicia.
 
            Evidentemente, los Padres chocan con la predicación buenista y ciega de hoy, la predicación secularizada y en gran medida sincretista. ¡Chocarían y hasta se escandalizarían escuchándonos muchas veces!
 
            Confrontando nuestro presente con la Tradición, vemos cuán distinto es el tono hoy, la sustitución cristológica por el buenismo moral y la solidaridad… una pobreza que daña al pueblo santo de Dios. El futuro que hemos de construir nos lo marcan los Padres: anunciar íntegro, y con amor, el misterio de nuestro Salvador Jesucristo.
 
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Esta noticia sólo la podemos hacer con tu ayuda

DONA AHORA