Viernes, 22 de marzo de 2019

Religión en Libertad

Blog

Salvación por su santísima Humanidad

Al hombre caído, desordenado todo su interior por la concupiscencia, que busca y no halla, que ve el bien y no lo hace y acaba haciendo el mal que quería evitar; al hombre necesitado de redención, que experimenta la debilidad de su voluntad y de su afecto... al hombre pecador, el Señor lo redime.
 
 
El camino de la redención fue la santísima Humanidad de Jesucristo. El Verbo se encarna, asume una carne como la nuestra y experimenta y comprende todas nuestras debilidades, y asumiendo la carne la redime por su cruz y su resurrección, permitiendo una vida plena, santa, feliz.
 
El Señor ha renovado la humanidad entera con su resurrección; todo lo hace nuevo para pasar al hombre viejo a la novedad de la vida y la salvación. La misma teología de los Padres ha visto una relación esencial entre la "novedad" del Señor en la resurrección y la novedad del don del Espíritu. Recordemos que San Ireneo afirma que el Espíritu renueva a los hombres "a partir de la vez para novedad de Cristo".
 
Cristo por su resurrección es el verdadero Hombre nuevo, y con esa novedad, renueva y santifica al hombre viejo, a la humanidad vieja por el pecado, otorgándole esta novedad por el Espíritu Santo.
 
La Humanidad del Señor ha sido resucitada y glorificada por la acción del Espíritu; el Cuerpo de Cristo desde entonces es la fuente plena del Espíritu, es el Señor del Espíritu. Su carne glorificada derrama el Espíritu Santo haciendo nuevas todas las cosas. Esta Humanidad del Señor está peentrada por el Espíritu, y a partir de ella y por medio de ella, llega a todos los hombres la acción, el influjo, la presencia del Espíritu Santo como Espíritu del Resucitado.
 
La salvación integral del hombre, en su cuerpo y en su alma, se nos ofrece por la Humanidad glorificada de Jesús en su santa Pascua. Posee el Espíritu Santo, lo derrama sin medida.
 
"El Espíritu nos es comunicado como don de Cristo resucitado. Por ello es llamado el Espíritu de Cristo, de Jesús, de Jesucristo...
 
Brota de su humanidad glorificada. El Nuevo Testamento no conoce una donación del Espíritu Santo que no esté ligada a la resurrección de Jesús y que no esté orientada a la consumación de su obra salvadora.
 
El Espíritu universaliza, interioriza y actualiza la obra de Cristo.
 
Su acción no se coloca fuera, o como alternativa a la de Cristo. No hay más que una economía de la salvación, que tiene su origen en la iniciativa del Padre, que tiene su centro en los misterios de la vida, muerte y resurrección de Cristo, cuyos efectos llegan a todos los confines de la tierra gracias a la acción del Espíritu, don a la vez del Padre y de Jesucristo resucitado. La humanidad glorificada de Cristo llena el universo" (LADARIA, L. F., Jesucristo, salvación de todos, Madrid 2007, p. 141).
 
La santísima Humanidad de Jesucristo resucitado es la fuente perenne de nuestra salvación. Tocando su Cuerpo -en la Iglesia, en los sacramentos- recibimos la comunicación de su Espíritu Santo que nos renueva.
 
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Para continuar haciendo noticias como esta necesitamos tu ayuda

DONA AHORA