Viernes, 23 de octubre de 2020

Religión en Libertad

Blog

Centenario de Fátima (3)

DOS MADRES. DOS HOGARESCRISTIANOS
   En el caserío de Ajustrel tenían sus hogares los pastorcitos. Cuñados entre sí, pertenecían a Antonio dos Santos, esposa de María Rosa de Jesús y Manuel Pedro Marto, esposo de Olimpia, hermana de Antonio dos Santos y viuda de José fernández Rosa.
   Lucía había nacido el 22-III de 1907. Vivía con sus padres Antonio dos Santos y María Rosa de Jesús, tres hermanas y un hermano. Francisco, nacido el11-VI-de 1908 y Jacinta, el10-III de 1910, son pequeños de una familia numerosa. Vivían los dos hijos del primer matrimonio junto con los ocho supervivientes  del segundo.
   Nos puede extrañar hoy; entonces, en aquella montaña, no todos los hijos podían asistir a la escuela. Era suficiente que dos o tres en cada hogar supieran leer y escribir. Ante todo, era necesario que supieran ganarse la vida. Cuando cumplían trece o catorce años iban con las personas mayores al trabajo del campo. Mientras, los pequeños cuidaban del rebaño. Así se explica que Lucía, Jacinta y Francisco fueran pastores con  siete y ocho años de edad.
   Jacinta, la pequeña de la casa, fue muy mimada por sus hermanos. De Olimpia, su madre, aprendió las primeras nociones del catecismo y el conocimiento y amor a Jesucristo y a la Virgen Madre. Lucía, su prima, también recibió una educación cristiana estupenda de su madre María Rosa. Era más tosca que su cuñada pero cuidaba con esmero que sus hijos vivieran como bautizados.  Su marido no era especialmente devoto. Los domingos, después de la Misa, permanecía en taberna hasta entrada la noche. Rosa quería que sus hijas  fueran modestas y valientes. Sus hijas mayores enseñaban el catecismo a los pequeños en la Iglesia.
   Lucía, por haber aprovechado las instrucciones de su madre, mereció recibir la Comunión sin haber cumplido los siete años. En la preparación respondía mejor que la mayoría de los niños. A pesar de ello, el Párroco la rechazó por demasiado pequeña. Lucía lloraba ante la Virgen del Rosario, cuando entró el Misionero Cruz, muy conocido en todo Portugal. Intervino ante el Párroco. Examinada de nuevo, el Sr. Cruz descubrió en aquella niña un alma de admirables disposiciones religiosas. Le dijo: Sé fiel a Dios, pues eres un alma protegida por Él.
   Esta frase, cuando llegaron las persecuciones y las dificultades fue un gran sostén, para permanecer fiel. En esta anécdota vemos sobresalir la inteligencia de esta niña; también la dedicación amorosa de su madre con una niña que no sabía leer. La casa de Rosa era una escuela de cristianismo y de patriotismo. Allí se aprendía la fe y las viejas historias patrias. Junto con ello, no faltaban hermosas canciones y relatos asombrosos de hermosas princesas. Lo más esperado por Lucía eran los relatos de la Sagrada Escritura y especialmente de la Pasión del Señor.
   La amistad de Francisco y Jacinta con Lucía arrancan de estos catecismos familiares a los que algunas veces eran admitidos. También acudían otros niños del pueblo. Llegó a oídos de María Rosa que algunos de ellos había dicho palabras inconvenientes: <>. La madre de Jacinta y Francisco le prohibió juntarse con chicos mal educados. De esta manera los tres primos iniciaron una amistad sincera y fuerte. Lucía retenía con facilidad cualquier historia que escuchaba. Luego hacía las delicias de sus primos al contárselas a ellos. Cada vez que les contaba las escenas de la Pasión, Jacinta lloraba.
   La hermana mayor de Lucía, cada vez que había comunión de niños en su Asociación del Corazón d Jesús llevaba a su hermana para que comulgase. Francisco y Jacinta no podían. Jacinta no olvidaba al Jesús oculto. Se acostumbró a llamarle: <>.
   María de los Ángeles, un año vistió a su prima de ángel para echar flores al Santísimo durante la Procesión. Lucía siempre era fija. Aquel año la acompañó Jacinta. La instruyeron bien para lanza las flores. <<¿Veremos a Jesús? Sí, la dijo María. Lo lleva el Sr. Párroco.
   Llegado el día señalado, Jacinta no perdía de vista al Párroco. No echaba ni una flor. Lucía le hacía señas desesperada. Después de la ceremonia, María le pregunta: << ¿Por qué no ha echado flores a Jesús? ¡Porque no lo he visto!>>
   Los dos primos pidieron a Lucía que les preparara para recibir la primera Comunión. Escuchaban con fervor extraordinario.
  
 
 
 
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Por favor ayúdanos a poder seguir adelante

DONA AHORA