Domingo, 26 de mayo de 2024

Religión en Libertad

Blog

Cuaresma 2024

Ayunar con discernimiento

Ayunar con discernimiento
Ayunar con discernimiento

por La divina proporción

Ayuno.  ¡Qué palabra tan incomprendida y menospreciada es el ayuno! En el mundo de la aparente abundancia en que vivimos ¿Quién puede desear ayunar? ¿Quién puede necesitar alejarse de sus necesidades y deseos para encontrarse con sí mismo y a Dios? En el milenio de la inmediatez y del hedonismo, no es fácil ayunar y no lo es por tres razones.  

  • Desconocemos realmente los bienes que nos reporta ayunar. Les tememos. Si nos planteamos ayunar, intentamos recrear el ayuno a nuestra medida y conveniencia, para autoengañarnos con sucedáneos.
  • No hemos aprendido a ver más allá de las apariencias del mundo. ¿Sientes algo de apetito? Tenemos cientos de ofertas de bolsitas de golosinas, panes rellenos y miles de opciones para olvidarnos de nuestra debilidad. Preferimos olvidar que nada somos por nosotros mismos. 
  • El ritmo de vida actual nos impone de comer, beber y consumir más allá de las necesidades mínimas. Si una persona rechaza este continuo juego social, se etiqueta de antisocial.

Si ayunamos un día, el rendimiento de nuestro trabajo reduce. Tendremos que estar preparados porque nos sentiremos sin fuerzas y aturdidos. ¿Cómo utilizar ese estado para orar, meditar y acercarnos a Dios, si estamos dentro de las prisas cotidianas? No es sencillo. Viviremos un día contracorriente y muchos sentidos. Esto no conlleva ningún mal, todo lo contrario, nos ofrece una oportunidad única: darnos cuenta de nuestra debilidad humana. En esa debilidad, Dios resplandece con más fuerza. Por eso es tan importante hacer un ayuno lleno de discernimiento. Un ayuno lleno de sentido y esperanza. El Viernes Santo es un regalo para todo ello.

El ayuno llevado con discernimiento es como una gran mansión que acoge todo bien. Porque desde el principio se dio a nuestra naturaleza la orden de ayunar, para no comer el fruto del árbol (Gn 2,17), y es de allí que viene quien nos engaña… Es también por él que comenzó nuestro Salvador, cuando fue revelado al mundo en el Jordán. En efecto, después del bautismo, el Espíritu le condujo al desierto, donde ayunó cuarenta días y cuarenta noches. 

Todos los que desean seguirle hacen lo mismo desde entonces: es sobre este fundamento que comienzan su combate, porque esta arma ha sido forjada por Dios… Y cuando ahora el diablo ve esta arma en la mano del hombre, este adversario y tirano se pone a temblar. Piensa inmediatamente en la derrota que el Salvador le infligió en el desierto, se acuerda de ella, y su poder se siente quebrado. Desde el momento en que ve el arma que nos dio el que nos lleva al combate, se consume. ¿Hay un arma más poderosa que el ayuno y que avive tanto el corazón en la lucha contra los espíritus del mal? (San Isaac el Sirio, Discursos ascéticos, 1ª serie, nº 85)

Comentarios
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda