Viernes, 23 de octubre de 2020

Religión en Libertad

Blog

Sínodo de la Familia

por Creo, Señor, aumenta mi fe

En el blog anterior comenté los dos primeros apartados de al homilía del papa en la inauguración del Sínodo. La tercera parte tiene particular importancia. Inicia el papa su exposición con el texto del de San Marcos 10, 9: “Pues lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre”. “Es una exhortación a los creyentes para superar toda forma de individualismo y de legalismo, que esconde el mezquino egoísmo y el miedo de aceptar el significado auténtico de la pareja  y de la sexualidad humana en el plan de Dios. De hecho, solo a la luz de la locura de la gratuidad del amor pascual de Jesús será comprensible la locura de la gratuidad de un amor conyugal único y usque ad mortem. Para Dios, el matrimonio no es una aventura de adolescente, sino un sueño sin el cual su creatura estará destinada a la soledad. En efecto el miedo de unirse a este proyecto paraliza el amor humano”.
   Se puede, a veces ridiculizar este plan de Dios, pero en el fondo toda desea un amor auténtico, sólido, fecundo, fiel y perpetuo; aunque se sienta atraído por placeres de la carne, desea una entrega total. Unas frases del papa  Benedicto XVI nos lo aclaran perfectamente: “En efecto, ahora que hemos probado plenamente las promesas de la libertad ilimitada, empezamos a entender, de nuevo la expresión tristeza de este mundo. Los placeres prohibidos perdieron su atractivo cuando ha dejado de ser prohibidos. Aunque tiendan a lo extremo y se renueven a lo infinito, resultan insípidos porque son cosas finitas., y nosotros, en cambio, teneos sed de infinito”.
   En este contexto la Iglesia debe vivir su misión:
   “Vive su misión en la fidelidad a su Maestro como voz que grita en el desierto, para defender el amor fiel y animar a las numerosas familias que viven su matrimonio  como un espacio en el cual se manifiesta el amor divino; para defender la sacralidad de la vida; para defender la unidad y la indisolubilidad del vínculo conyugal como signo de la gracia de Dios y de la capacidad del hombre de amar en serio”.
   Vivir su misión en la caridad que no cambia según las modas pasajeras o las opiniones dominantes. La verdad que protege al hombre y a la humanidad de las tentaciones  de autoreferencialidad y de transformar el amor fecundo en egoísmo estéril, la unión fiel en vínculo temporal. <>. Benedicto XVI.
   Vivir su misión en caridad que no señala con el dedo para juzgar a los demás, sino que- fiel a su naturaleza como madre- se siente en el deber de buscar y curar a las parejas heridas con el aceite de la acogida y de la misericordia; de ser <> con las puertas abiertas para acogeré a quien llama pidiendo ayuda y apoyo; de salir del propio recinto hacia los demás con amor verdadero, para caminar con la humanidad herida, para incluirla y conducirla  a la fuente de la salvación… Una Iglesia que educa en el amor auténtico, capaz de alejar la soledad, sin olvidar su misión de buen samaritano de la humanidad herida”.
   Termina el papa con una invocación a la Virgen. Antes tiene estas hermosas palabras: “Recuerdo a San Juan Pablo II cuando decía: El error y mal deben ser condenados y combatidos constantemente; pero el hombre que cae o se equivoca debe ser comprendido y amado… Nosotros debemos amar nuestro tiempo y ayudar al hombre de nuestro tiempo. Y la Iglesia debe buscarlo, acogerlo y acompañarlo, porque una Iglesia con las puestas cerradas se traiciona así misma y a su misión, y, en vez de ser puente se convierte en barrera: El santificador y los santificados proceden todos del mismo. Por eso no se avergüenza de llamarlos hermanos”.
 
 
 
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Necesitamos tu ayuda económica para seguir haciendo noticias como esta

DONA AHORA