Viernes, 23 de febrero de 2024

Religión en Libertad

Blog

Tu piensas como los hombres, no como Dios

por Angel David Martín Rubio

Jesucristo con su persona, con su enseñanza y su vida ha traído un cambio al mundo del hombre. De este cambio nos hablan las lecturas de la Misa del Domingo XXIV del Tiempo Ordinario y de manera especial el Evangelio ( Mc 8, 27-35). Con ocasión de las preguntas que Jesús hace a los apóstoles (“¿Quién dice la gente que soy yo?” — “Y vosotros ¿quién decís que soy yo?”) San Pedro confiesa su fe en que Él es el Mesías, el Salvador que Dios anunció en la aurora de la Historia de la Salvación y cuya esperanza alentó por los Profetas.

Pero aunque los contemporáneos de Jesús lo habían olvidado, también los Profetas anunciaron que la Salvación pasa por el sufrimiento y la muerte. En efecto, Jesucristo «comenzó a enseñarles que el Hijo del hombre debía sufrir mucho» (Mc 8,31). Y más tarde, les dirá a los de Emaus: «“¡Oh insensatos y tardos de corazón para creer todo lo que dijeron los profetas!¿No era necesario que el Cristo padeciera eso para entrar así en su gloria?”. Y, empezando por Moisés y continuando por todos los profetas, les explicó lo que había sobre él en todas las Escrituras» (Lc 24, 25-27).

He aquí, pues, el camino para seguir a Cristo: «Si alguno quiere venir en pos de mí (…) tome su cruz y sígame» (Mc 8,34). Por eso, los discípulos de Jesús necesitan un cambio ante las enseñanzas de su Maestro.

1.- Cambiar la mentalidad. A los discípulos de Jesús no les entra en la cabeza el que su Maestro tenga que pasar por el sufrimiento. Pero si quieren ser discípulos de Cristo tienen que cambiar. Han de aceptar que el sufrimiento es camino de redención para Jesucristo y lo sigue siendo para los cristianos.

También nosotros tenemos que cambiar de mentalidad, de criterios. Sorprende el éxito que tienen entre muchos que se llaman cristianos ideologías en contradicción con el Evangelio y reiteradamente condenadas por el Magisterio de la Iglesia como el liberalismo y el marxismo. Vale la pena también pararse en la frase de Jesús: «Tu piensas como los hombres, no como Dios» (Mc 8,33) que nos debería llevar a revisar criterios de vida, maneras de hacer y de plantear las cosas y ver si pensamos al modo divino.

2.- Cambiar de vida. Si cambiar el modo de pensar es difícil, mucho más lo es el cambio de vida. El Bautismo y la Eucaristía infunden un nuevo modo de ser y un principio nuevo de actuación. En ello está la base del cambio de vida, pero este cambio requiere gracia de Dios, y trabajo humano para que incida de manera real sobre nuestro comportamiento.

Ante nosotros se nos abren dos caminos, dos formas de enfocar la vida... La de Cristo y la del mundo. Sería bueno pensar ahora de forma breve y en silencio por donde camina mi vida, y por donde quiero que camine. Y hagamos el firme propósito de hacer los cambios que sean necesarios para pensar y vivir de acuerdo con nuestra condición de cristianos.

Comentarios
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda