Sábado, 29 de enero de 2022

Religión en Libertad

Blog

De Juan Ponce de León, descubridor de la Florida y, por ende, de los Estados Unidos de Norteamérica

por En cuerpo y alma

 
            Ha coincidido la visita del Príncipe Felipe a Estados Unidos con varios de los grandes aniversarios hispanos en un país cuyas dos terceras partes del territorio, como saben bien los lectores de este blog (pinche aquí si desea recordarlo), formó parte un día no tan lejano del de España: el primero de los cuales, -aunque no el único, en próximos días evocaremos otro-, el descubrimiento de la Florida que, acontecido el 2 de abril de 1513, comentamos ya perfectamente puntuales en su día (pinche aquí si desea comprobarlo), lo cual no es óbice para glosemos hoy la figura de quien lo hizo posible y real: D. Juan Ponce de León.
 
 

           Juan Ponce de León nace en 1460, se cree que el 8 de abril, en Santervás de Campos, en la provincia de Valladolid, en una familia de alta alcurnia que tenía entre sus ancestros a la infanta Aldonza, hija ilegítima del rey Alfonso IX de León, de donde la inclusión del leonino toponímico en el apellido. Se educa en Sevilla, en la casa de su pariente Ramiro Núñez; será paje del infante Fernando, el futuro Rey Católico; y combatirá en la conquista de Granada junto a su tío Rodrigo.
 
            El momento en el que Juan llega al Nuevo Mundo es incierto. Pudo haberlo hecho en el segundo viaje de Colón en 1493, o con Nicolás de Ovando en 1502. Como quiera que sea, se establece en la isla de La Española y participa en la campaña contra los indios taínos en la parte oriental de la isla, acción por la que es recompensado con el cargo de primer gobernador de la recién creada provincia de Higüey. En Higüey, levanta una villa a la que llama Salva León, y se trae a su esposa, una indígena de Santo Domingo bautizada como Leonor, y a los hijos que de ella tiene, Juana, Isabel, María y Luis.
 
            A oídos de Juan llegan las riquezas existentes en Borinquén, llamada luego por los españoles isla de San Juan Bautista, la actual Puerto Rico, así que obtenido el permiso para explorarla, parte hacia ella el 12 de agosto de 1508. Bien recibido por el cacique Agüeybaná, controla la isla sin dificultad y es nombrado su gobernador. En 1509, funda el primer asentamiento, Cáparra, la actual San Juan, su capital, a la que trae de nuevo a su familia.
 
            Ponce de León gobierna la isla dos años hasta que en 1511, Diego Colón, el hijo del Almirante, hace valer sus supuestos derechos sobre ella y lo reemplaza. Nuestro conquistador todavía dirigirá exitosamente la campaña contra Agüeybaná II, que tras suceder a su tío se levanta contra los españoles, pero tras la misma, obtiene del Rey Fernando títulos para explorar las tierras que puedan existir al norte de Cuba, concretamente una enigmática tierra llamada Biminí, y abandona San Juan. Acompañado por Juan Bono de Quejo y Antonio de Alaminos, que había participado en el viaje descubridor en 1492, navega con tres naves por las Bahamas y llega a la isla de San Salvador.
 
 
Llegada a la Florida
            El 2 de abril de 1513, mientras hacia el sur otro explorador español está a punto de descubrir nada menos que el océano más grande de la tierra (pinche aquí si desea conocer lo que hacía por entonces Vasco Núñez de Balboa), Ponce de León pone el pie en una tierra a la que dará el precioso nombre de “Florida”, o bien por la espesa vegetación que habría contemplado, o lo que es más probable dado el espíritu que animaba a los forjadores españoles, por haber llegado a ella en Pascua Florida, pues el día en cuestión era Domingo de Resurrección. El desembarco se produce en un punto aún en disputa, que pudo ser o la playa de Ponte Vedra, cerca de Jacksonville y de San Agustín, o la playa de Melbourne, cerca de Cabo Cañaveral, doscientos kilómetros más al sur.
 
            Continúa su navegación todo hacia el sur, notando una corriente que a pesar de tener el viento a favor no le permite avanzar: acaba de descubrir la importantísima Corriente del Golfo que recorre el Caribe hacia el Atlántico, y con ella, una rápida ruta marítima de vuelta a Europa desde América. Al llegar al extremo de la península, remonta la costa occidental hasta el Cabo Romano, inconsciente de estar pisando suelo continental y en la creencia de que explora una isla.
 
            En 1514 vuelve a España para obtener nuevos títulos que le permitan explorar el Caribe, y una vez en posesión de ellos, realiza una expedición en 1515 a Guadalupe, y otra en 1521 a Florida, que para entonces ha recibido ya la visita de muchos otros exploradores españoles: así Hernández de Córdoba, Antón de Alaminos, Juan de Grijalva, Camargo o Álvarez de Pineda.
 
            Aunque según apuntan los cronistas Hernando de Escalante Fontaneda, autor de la “Memoria de las cosas y costa y indios de la Florida” (1575) y Antonio de Herrera y Tordesillas, autor de las “Décadas” (h. 1600), busca la fuente de la eterna juventud, lo cierto es que Ponce de León planea una expedición de abierta colonización, con dos barcos, doscientos hombres con sacerdotes, agricultores y artesanos, caballos y animales domésticos.
 
            Recorre esta vez la costa suroeste, estableciéndose en Bahía Espero, hasta que atacado por los indios calusa, es herido por una flecha posiblemente envenenada. Vuelve a La Habana, donde poco después, morirá algún día del mes de julio de 1521. Tiene sesenta y un años, edad no pequeña para la época y para los peligros a los que en todo momento expuso su vida.
 
Estatua en Viejo San Juan Tumba en la Catedral de Viejo San Juan
 
            Enterrado en la iglesia de San José en San Juan, el 18 de junio de 1907 sus restos se trasladan a la catedral de Viejo San Juan. El Casino Español de San Juan le costea un bonito monumento en San Juan. Otras estatuas perpetúan su memoria en su ciudad natal, Santervás de Campos y en San Agustín, en Estados Unidos.
 
            Se da la divertida circunstancia de que a Ponce de León se le tiene por el descubridor de los Estados Unidos en Florida, pero si un día el que hoy es estado asociado a la Unión, Puerto Rico, se adhiriera de pleno derecho a los Estados Unidos, D. Juan Ponce de León, que también descubre Puerto Rico, seguiría siendo el descubridor de los Estados Unidos, sólo que cinco años antes.
 
 
            ©L.A.
            Si desea suscribirse a esta columna y recibirla en su correo cada día,
                o bien ponerse en contacto con su autor, puede hacerlo en encuerpoyalma@movistar.es
 
 
 
Otros artículos del autor relacionados con el tema
(haga click en el título si desea leerlos)
 
 
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda