Miércoles, 24 de julio de 2024

Religión en Libertad

Blog

Martín Ibarra Benlloch es historiador y fue director del Archivo de Torreciudad de 1998 a 2021

Martín Ibarra: la fiesta de la Virgen de Torreciudad

por Victor in vínculis

L

[Romería en 1967] 

La fiesta de la Virgen de Torreciudad.

La fiesta de la Virgen se celebró siempre el día de la Asunción de Nuestra Señora, el 15 de agosto. El papa Clemente IX en su breve pontificio de 5 de septiembre de 1667, dice que los cofrades ganarán indulgencia plenaria el día de la Asunción si acuden al santuario desde la víspera hasta la puesta del sol, rezando en él, confesados y comulgados. Es lo que escribe don Saturnino López Novoa en su libro de 1861: «El 15 de agosto se celebra la festividad principal a María santísima»[1].

Lo que se ha vivido desde hace muchos años es la celebración en Torreciudad el domingo posterior a la Asunción de Nuestra Señora, conocido como domingo de san Joaquín. ¿Por qué esta variación de un día a otro?

El P. Juan Croisset en su año cristiano, escribe: «Domingo entre octava de la Asunción de la Santísima Virgen María. En el domingo siguiente a la solemnidad de la Asunción de la santísima Virgen, o sea el que ocurre entre su octava, se celebra la festividad del glorioso patriarca San Joaquín, padre de Nuestra Señora»[2]. Esta obra se tradujo al español en 1863. En la diócesis de Barbastro, las parroquias dedicadas a santa Ana eran las de Bolturina y Ubiergo, Salas altas y Morillo de Tou. Pero no había ninguna dedicada a san Joaquín.

[Secastilla, en cuyo término municipal se halla Torreciudad]

Don Joaquín Soláns, presbítero de Urgel, escribía a finales del siglo XIX: «Las iglesias dedicadas a santa María sin otra denominación, deben celebrar la fiesta de la Asunción de María, según S.R.C. 10-III-1787, Ord. Min. En la dominica infra octavam de la Asunción se celebra la fiesta de san Joaquín, padre de la Santísima Virgen, con rito doble de segunda clase, por disposición de nuestro Santísimo Padre el Papa León XIII, 1 Aug. 1879. Urbis et Orbis.- Así pues, cuando en dicha Dominica ocurre la octava de san Lorenzo, ésta debe simplificarse con conmemoración de la misma en Vísperas, Láudes y Misa, sin nona lección»[3].

Está claro. Desde esta fecha de 1787, no hay duda de cuándo se debía de celebrar esta festividad: el domingo de san Joaquín.

[Pesaje de los niños, rector Mora-Figueroa] 

El ofrecimiento de niños a la Virgen.

El ofrecimiento de los niños a la Virgen forma parte de la historia de san Josemaría y por ello del Opus Dei. No se puede olvidar que san Josemaría fue ofrecido por sus padres, seguramente en la primavera del año 1905, en acción de gracias por su curación. Esa es la razón de que se construyera el nuevo santuario.

Don Javier de Mora, junto con su equipo entre los que cabe recordar al periodista Manuel Garrido, decidieron retomar el tradicional pesaje y ofrecimiento de los niños que se hacía en la antigua ermita. Se puso en marcha en el año 2001, el día de la fiesta de la Virgen de Torreciudad. El rector celebraba la Misa. Al finalizar, todos juntos bajaban rezando el rosario a la ermita, cantaban los gozos y tenía lugar el pesaje. Después, la «caridad», vino y tortas.

Don Javier se expresaba en la homilía con claridad y proximidad: «Venís a ofrecer a la Virgen la vida y el futuro de vuestros hijos», dijo al dar la bienvenida a las familias. En la homilía recordó la peregrinación de acción de gracias de los padres de san Josemaría y destacó que «alabar a una madre es muy humano, por eso a Dios le gusta mucho que alabemos también a su Madre, que es Madre nuestra»[4].

[Pesaje de los niños en 2015, rector Cremades]

[1] S. López Novoa, 1861, tomo II, pp. 240-1.

[2] Juan Croisset, S.I., Año cristiano o ejercicios devotos para todos los días del año. Agosto, traducido por el P. José Francisco de Isla, Barcelona Librería Religiosa-Imprenta de Pablo Riera 1863, p. 271.

[3] Joaquín Soláns, Prontuario litúrgico o sea breves comentarios sobre las rúbricas del breviario romano a tenor del Breve de S.S. el Papa León XIII dado en 28 de julio de 1882, en 28 de septiembre de 1883 y de los novísimos decretos de la Sagrada Congregación de Ritos, Barcelona, Imprenta de Subirana Hermanos 1897, pp. 376-377. El autor es maestro de ceremonias de la catedral de Urgel.

[4] Torreciudad Noticias. Julio-septiembre 2010.

Comentarios
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda