Jueves, 18 de julio de 2024

Religión en Libertad

Blog

Despertar a Cristo, que duerme y espera

Tiempos difíciles y oscuros

Tiempos difíciles y oscuros
Esperanza, Luz, Sagrado

por La divina proporción

No creo que nadie se sorprenda cuando se afirma que vivimos tiempos difíciles, convulsos, contradictorios y profundamente materialistas. Hay dos preguntas que me hago con frecuencia ¿Alguna vez la humanidad ha vivido tiempos de paz y facilidad? La segunda es más complicada de responder ¿Cómo vivir estos tiempos siendo cristianos?

Hay un escrito que me gusta leer de vez en cuando. Sobre todo, cuando siento que la oscuridad empieza nublar mi ánimo. Es la Carta a Diogneto, un escrito de finales del siglo II que relata lo que el cristiano vivía en esos momentos y lo que seguimos viviendo. De los capítulos V y VI, les comparto algunos puntos que son muy interesantes de resaltar:

  • Los cristianos no se distinguen de los demás hombres, ni por el lugar en que viven, ni por su lenguaje, ni por sus costumbres. Ellos, en efecto, no tienen ciudades propias, ni utilizan un hablar insólito, ni llevan un género de vida distinto. Su sistema doctrinal no ha sido inventado gracias al talento y especulación de hombres estudiosos, ni profesan, como otros, una enseñanza basada en autoridad de hombres. (Carta a Diogneto)
  • ...los cristianos son en el mundo lo que el alma es en el cuerpo. El alma, en efecto, se halla esparcida por todos los miembros del cuerpo; así también los cristianos se encuentran dispersos por todas las ciudades del mundo. El alma habita en el cuerpo, pero no procede del cuerpo; los cristianos viven en el mundo, pero no son del mundo. El alma invisible está encerrada en la cárcel del cuerpo visible; los cristianos viven visiblemente en el mundo, pero su religión es invisible. La carne aborrece y combate al alma, sin haber recibido de ella agravio alguno, sólo porque le impide disfrutar de los placeres; también el mundo aborrece a los cristianos, sin haber recibido agravio de ellos, porque se oponen a sus placeres.  (Carta a Diogneto) 
  • El alma ama al cuerpo y a sus miembros, a pesar de que éste la aborrece; también los cristianos aman a los que los odian. El alma está encerrada en el cuerpo, pero es ella la que mantiene unido el cuerpo; también los cristianos se hallan retenidos en el mundo como en una cárcel, pero ellos son los que mantienen la trabazón del mundo. El alma inmortal habita en una tienda mortal; 
  • ... los cristianos viven como peregrinos en moradas corruptibles, mientras esperan la incorrupción celestial. El alma se perfecciona con la mortificación en el comer y beber; también los cristianos, constantemente mortificados, se multiplican más y más. Tan importante es el puesto que Dios les ha asignado, del que no les es lícito desertar.  (Carta a Diogneto)
Resumiendo, los cristianos somos hijos de la época que vivimos. Tenemos los mismos condicionantes que todas las personas que nos rodean. Tenemos una misión, ser el alma que da sentido y vida al cuerpo de la sociedad. Aunque la sociedad nos odie, ignore, rechace, nosotros no podemos dejar de ser el soporte de la Luz que brilla en la oscuridad. Aunque seamos pocos, alejados unos de otros y muchas veces mal vistos, sabemos que sólo Cristo es Camino, Verdad y Vida. ¿Qué dijo San Pablo a Timoteo en su segunda carta?
 
Predica la palabra; insiste a tiempo y fuera de tiempo; replica, reprende, exhorta con mucha paciencia e instrucción. Porque vendrá tiempo cuando no soportarán la sana doctrina, sino que, teniendo comezón de oídos, acumularán para sí maestros conforme a sus propios deseos; y apartarán sus oídos de la verdad, y se volverán a mitos. (2Tm 2-4)
 
Uno de los problemas de nuestra sociedad actual y también de la propia Iglesia, es la tendencia a suplantar lo trascendente por lo inmanente. Es justamente lo que San Pablo denomina "se volverán a mitos" y la acumulación de segundos salvadores: "...acumularán para sí maestros conforme a sus propios deseos". Son parte de los signos de los tiempos que vivimos. Signos que no podemos ignorar, porque están alejando a muchísimas personas de la espiritualidad cristiana. San Agustín también nos habla claramente de esta monición paulina:

Porque el Apóstol lo previó por influjo del Espíritu Santo, aseveró: Habrá, en efecto, un tiempo en que no soportarán la sana doctrina, sino que, al sentir prurito en el oído, según sus deseos amontonarán para sí maestros y de la verdad desviarán ciertamente su oído y, en cambio, se girarán hacia los mitos. En efecto, esa cita del secreto y hurto por la que se dice: «Coged con gusto panes ocultos y la dulzura del agua hurtada» produce prurito en los oídos espiritualmente fornicadores que la oyen, como cierto prurito de la sensualidad corrompe también en la carne la integridad de la castidad. 
(San Agustín. Sermón 97, 4)
 
¿Vivimos tiempos oscuros y difíciles? Claro que los vivimos. Los tiempos de espera de la segunda venida del Señor. Cada época con sus formas, enfrentamientos, dolores y mortificaciones. ¿Sentimos que el alma vive en oscuridad? Claro que lo sentimos todos. Mal iríamos si no lo sintiéramos. Si camináramos por la calle y todos los sonrieran y nos dieran palmaditas en la espalda. Mal camino habríamos tomado si nos ascendieran y nos dieran potestades humanas. La Nueva Evangelización debe partir de donde vivimos la fe, aunque nos parezca un terreno yermo y seco. Los tiempos oscuros y difíciles nos llevan a desesperar y que la Evangelización deje de tener sentido en nuestra vida.
 
Si se pasean por la muchos de los medios de comunicación católicos, verán que rara vez se habla de trascendencia y de esperanza en Cristo. Lo que resaltan son noticias de política y gestión interna. Lo que se promociona es la esperanza en las fuerzas humanas. A muchas personas, este vacío de lo sagrado les termina por hacer sentirse fuera, lejos, ignorados y aparece el dolor y la desesperanza. Pero esto no debe hacernos desesperar. Más bien todo lo contrario. Debemos mirar más allá de lo cotidiano que nos rodea. Debemos mirar el horizonte donde el Sol de Justicia resplandecerá cuando el alba de nuestro espíritu sobre sentido. No cerremos los ojos trascendentes del alma. Si cerramos los ojos a la esperanza, seremos como las vírgenes necias de la parábola. Sin aceite, la lámpara de la esperanza se apaga y el enemigo lo aprovechará. La noche oscura del alma deja de ser tal, si abrimos la puerta de nuestro ser a Cristo.
Comentarios
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda