Sábado, 21 de mayo de 2022

Religión en Libertad

Blog

Discurso de Vendée - Alexander Solzhenitsyn

Y qué diría Solzhenitsyn, si estuviera vivo...

por Victor in vínculis

Primero, quién es Aleksandr Isáyevich Solzhenitsyn (1918-2008) fue un escritor e historiador ruso, Premio Nobel de Literatura en 1970. Crítico del socialismo soviético, contribuyó a dar a conocer el Gulag, el sistema de campos de trabajos forzados de la Unión Soviética en el que él estuvo preso desde 1945 hasta 1956. Gran parte de sus trabajos fueron censurados por el aparato estatal soviético, pero su obra alcanzó un volumen notable, sobre todo Archipiélago Gulag, Un día en la vida de Iván Denísovich, Agosto de 1914 y Pabellón del cáncer. Solzhenitsyn fue galardonado con el Premio Nobel de Literatura en 1970 «por la fuerza ética con la que ha continuado las tradiciones indispensables de la literatura rusa».​ En 1974 fue expulsado de la Unión Soviética y se le retiró la ciudadanía; la cual le fue restituida en 1990, 16 años después. Tras la disolución de la Unión Soviética en 1994, regresó a Rusia donde permaneció hasta su muerte en 2008.

Alexandre Soljenitsyne [el segundo por la izquierda], discurso pronunciado con motivo de la inauguración del Vendée Memorial, en Lucs-sur-Boulogne, 25 de septiembre de 1993. A la derecha del foto, el primero, Philippe de Villiers.

El mundo al revés. Los sindicatos exigen el cambio de nombre del Colegio "Solzhenitsyn", demasiado cercano a Putin. En el contexto de la invasión de Ucrania, el consejo departamental y el rectorado de Vendée recibieron una carta criticando las posiciones pasadas del Premio Nobel de Literatura y su “patriotismo ciego”. Sabrán ellos...

2022: En Vendée : changer le nom du collège Soljénitsyne, demandé par les syndicats de gauche parce que Soljénitsyne était russe
 
1990: La question ukrainienne vue par Soljénitsyne
 
1993: discours de Soljénitzyne en Vendée lors inauguration du mémorial aux Lucs sur Boulogne
 

Discours de Vendée - Alexandre Soljenitsyne — Libertas

Señor presidente del Consejo General de Vendée, queridos vendeanos,

Hace dos tercios de siglo, el niño que yo era ya leía con admiración en los libros las historias que evocaban la sublevación de la Vendée, tan valiente, tan desesperada. Pero nunca podría haber imaginado, ni siquiera en un sueño, que, en mi vejez, tendría el honor de inaugurar el monumento en honor a los héroes de las víctimas de este levantamiento.

Han pasado veinte décadas desde entonces: varias décadas según los distintos países. Y no solo en Francia, sino también en otros lugares, el levantamiento de Vendée y su sangrienta represión recibieron una visión constantemente renovada. Pues los acontecimientos históricos nunca se comprenden del todo en la incandescencia de las pasiones que los acompañan, sino a buena distancia, una vez enfriados por el tiempo.

Durante mucho tiempo nos negamos a escuchar y aceptar lo que gritaba la boca de los que perecieron, de los que fueron quemados vivos, de los campesinos de un país trabajador para el que parecía haberse hecho la Revolución y que esa misma revolución oprimida y humillada hasta el último extremo.

Pues sí, estos campesinos se rebelaron contra la Revolución. Es que toda revolución desata en los hombres los instintos de la barbarie más elemental, las fuerzas opacas de la envidia, la rapacidad y el odio, eso, los contemporáneos lo habían percibido demasiado bien. Pagaron un alto precio por la psicosis general cuando el hecho de comportarse como un hombre políticamente moderado -o incluso sólo de aparentarlo- ya era considerado un delito.

Fue el siglo XX el que empañaba considerablemente, a los ojos de la humanidad, el halo romántico que envolvía a la revolución del siglo XVIII. De medio siglo a siglos, los hombres han acabado convenciéndose, por su propia desgracia, de que las revoluciones destruyen el carácter orgánico de la sociedad, que arruinan el curso natural de la vida, que aniquilan a los mejores elementos de la población, dando rienda suelta a la peor. Ninguna revolución puede enriquecer a un país, sólo unos pocos ingeniosos sin escrúpulos provocan innumerables muertes, un empobrecimiento generalizado y, en los casos más graves, una degradación duradera de la población.

La propia palabra revolución, del latín revolvere, significa retroceder, volver, experimentar de nuevo, volver a encender. En el mejor de los casos, darle la vuelta. En definitiva, un sinfín de significados poco envidiables. Hoy en día, si en todo el mundo le ponemos el epíteto de “grande” a la palabra revolución, sólo lo hacemos con circunspección y, muchas veces, con mucha amargura.

Ahora comprendemos cada vez más que el efecto social que deseamos tan ardientemente puede lograrse mediante un desarrollo evolutivo normal, con una pérdida infinitamente menor, sin un salvajismo generalizado. Hay que saber mejorar con paciencia lo que cada día nos ofrece. Sería vano esperar que la revolución pueda regenerar la naturaleza humana. Esto es lo que tanto esperaba vuestra revolución, y especialmente la nuestra, la revolución rusa.

La Revolución Francesa se desarrolló en nombre de un lema intrínsecamente contradictorio e irrealizable: libertad, igualdad, fraternidad. ¡Pero en la vida social, la libertad y la igualdad tienden a excluirse, son antagónicas! La libertad destruye la igualdad social -este es incluso uno de los roles de la libertad- mientras que la igualdad restringe la libertad, porque de otra manera no se puede lograr. En cuanto a la fraternidad, no es de su familia. Es solo una adición aventurera al eslogan y no son los arreglos sociales los que pueden hacer una verdadera hermandad. La fraternidad es de orden espiritual

Además, a este eslogan ternario se le añadió en tono amenazante: “o la muerte”, que destruyó todo su sentido. Nunca, a ningún país, podría desear una gran revolución. Si la revolución del siglo XVIII no condujo a la ruina de Francia es sólo porque se produjo el Termidor [n.d.r. se refiere al golpe de estado del 27 de julio de 1794 que derroca a Robespierre].

La revolución rusa no conoció un termidor que supiera detenerla. Ella arrastró a nuestro pueblo al final, al abismo, al abismo de la perdición. Lamento que no haya aquí ponentes que puedan añadir lo que les ha enseñado la experiencia en lo más profundo de China, Camboya, Vietnam, que nos cuenten qué precio pagaron por la revolución. La experiencia de la Revolución Francesa debería haber sido suficiente para que nuestros organizadores racionalistas de la felicidad del pueblo aprendieran de ella. ¡Pero no! En Rusia, todo sucedió aún peor y en una escala incomparable.

Muchos procedimientos crueles de la Revolución Francesa fueron aplicados obedientemente en Rusia por los comunistas leninistas y por los socialistas internacionales. Sólo su grado de organización y su carácter sistemático excedieron con mucho a los de los jacobinos. No teníamos un Termidor, pero, y podemos estar orgullosos de eso, en nuestra alma y conciencia, teníamos nuestra Vendée. E incluso más de uno. Estos son los grandes levantamientos campesinos de 1920-21. Sólo mencionaré un episodio bien conocido: estas multitudes de campesinos, armados con palos y horcas, que marcharon sobre Tambov, al son de las campanas de las iglesias vecinas, para ser segados por ametralladoras.

El levantamiento de Tambov duró once meses, aunque los comunistas, para reprimirlo, utilizaron tanques, trenes blindados, aviones, tomaron como rehenes a las familias de los alzados y estuvieron a punto de utilizar gases tóxicos. También experimentamos una feroz resistencia al bolchevismo entre los cosacos de los Urales y el Don, sofocados en torrentes de sangre. Un verdadero genocidio.

Al inaugurar hoy el memorial de vuestra heroica Vendée, mi visión se duplica. Veo en mi mente los monumentos que levantarán un día en Rusia, testigos de nuestra resistencia rusa a las oleadas de la horda comunista. Hemos cruzado junto a vosotros el siglo XX. Por medio un siglo de terror, terrible coronamiento de este progreso con el que tanto habíamos soñado en el siglo XVIII. Hoy, creo, los franceses serán cada vez más numerosos para comprender mejor, estimar mejor, guardar con orgullo en su memoria la resistencia y el sacrificio de la Vendée.

Memorial de la Vendee, Les Lucs-sur-Boulogne (vendee-guide.co.uk)

Archipiélago vendeano: cuando Soljenitsyne visitó la Vendée (infocatolica.com)

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda