Miércoles, 29 de septiembre de 2021

Religión en Libertad

García Moreno consagró Ecuador y Quito acogerá el Congreso Eucarístico Internacional para recordarlo

Gabriel García Moreno.
Gabriel García Moreno fue presidente de Ecuador durante diez años en dos periodos. Modernizó económicamente el país e impulsó la educación católica y el Reinado Social de Cristo. Fue asesinado cuando salía de hacer una visita al Santísimo.

La Santa Sede anunció este sábado que Quito será en 2024 la sede del 53º Congreso Eucarístico Internacional. La capital de Ecuador tomará así el relevo a Budapest (Hungría), donde tendrá lugar este evento del 5 al 12 de septiembre de 2021, y cuya misa de clausura oficiará el Papa Francisco, según confirmó esta semana durante su vuelo de regreso desde Irak.

"Este gran encuentro eclesial pondrá de manifiesto la fecundidad de la Eucaristía para la evangelización y la renovación de la fe en el continente latinoamericano", afirma el Comité Pontificio para los Congresos Eucarísticos Internacionales. En su comunicado recuerda que la elección de dicha ciudad se debe al "150º aniversario de la consagración de ese noble país al Sagrado Corazón de Jesús".

Para conservar la fe y promover el progreso

En efecto, el 8 de octubre de 1873 el Congreso y el Senado ecuatorianos, en sesión conjunta, determinaron que correspondía al poder legislativo "coadyuvar, en nombre de la Nación", a la decisión del Tercer Concilio Provincial Quitense de poner Ecuador bajo la "protección y amparo" del Sagrado Corazón de Jesús. Un acto que, "siendo tan conforme a sus sentimientos de eminente catolicismo, es también el medio más eficaz de conservar la Fe y alcanzar el progreso y bienestar temporal del Estado".

"Se consagra la República del Ecuador al Santísimo Corazón de Jesús, declarándolo su Patrón y Protector", estableció en consecuencia el artículo 1 del decreto.

El documento lleva el Ejecútese del gran impulsor de esta iniciativa, el presidente Gabriel García Moreno (1821-1875), quien sería asesinado año y medio después. El 6 de agosto de 1875 fue asesinado a la salida de la catedral por un grupo de sicarios de la masonería.

Muerte en paz

Como se costumbre, se había levantado a las cinco de la mañana para ir a misa de seis, pero no fue entonces cuando le mataron, porque era primer viernes de mes y había muchos fieles, sino más tarde, cuando volvía de una visita al Santísimo. Recibió un machetazo en la cabeza, catorce puñaladas y seis balazos.

Tuvo al menos la dicha de morir habiendo recibido los sacramentos, porque tras ser dispersados los criminales fue introducido en el templo y tumbado junto a la altar de la Virgen de los Dolores. Aprovechó sus últimos minutos de débil conciencia para ser absuelto de sus pecados, perdonar a sus asesinos y recibir la Extremaunción antes de expirar.

Modelo de gobernante católico

García Moreno, el presidente mártir, lo fue entre 1861 y 1865 y posteriormente entre 1869 y 1875, y fue considerado en su tiempo un modelo de gobernante católico: "Este país es incontestablemente el reino de Dios, le pertenece en propiedad, y no ha hecho otra cosa que confiarlo a mi solicitud. Debo, pues, hacer todos los esfuerzos imaginables para que Dios impere en este reino, para que mis mandatos estén subordinados a los suyos, para que mis leyes hagan respetar su ley".

En un mensaje al Congreso en 1873 había expresado con convicción la necesidad de coherencia de los políticos en su actuación pública: "Pues que tenemos la dicha de ser católicos, seámoslo lógica y abiertamente; seámoslo en nuestra vida privada y en nuestra existencia política".

Apertura de la tumba de Gabriel García Moreno.

Apertura de la tumba de Gabriel García Moreno en 1975. Dijo entonces el cardenal Pablo Muñoz Vega, arzobispo de Quito: "Tenga ella [su Patria] la seguridad de que Gabriel García Moreno, desde la piedra de su tumba, velará por su fe católica y por su destino de nación
altamente civilizada, como velan los mártires, en ofrenda inmortal de sí mismos, por la tierra a la que aman". Foto: Instituto Nacional de Patrimonio Cultural.

Ese programa católico marcó su ejecutoria, junto a otras medidas de reforma social que impulsaron el bienestar material de los ecuatorianos. En 1862 firmó un concordato con la Santa Sede, que devolvía a la Iglesia derechos perdidos bajo el liberalismo; en 1869 impulsó una nueva Constitución, que proscribió las logias masónicas; en 1871 protestó formalmente contra la ocupación de los Estados Pontificios por los revolucionarios italianos; y la gota que colmó el vaso del hartazgo de sus enemigos fue la consagración al Sagrado Corazón de Jesús en 1873. 

García Moreno fue el primer gobernante del mundo en dar un paso similar. Y quizá presentía lo que iba a pasar, pues días antes, el 17 de julio, escribió al Papa Pío IX expresándole su determinación: "Ahora que las logias de los países vecinos, instigadas por las de Alemania, vomitan contra mí toda clase de injurias atroces y de calumnias horribles, necesito más que nunca de la protección Divina para vivir y morir en defensa de nuestra Religión santa, y de esta pequeña República, que Dios ha querido que siga yo gobernando".

Impresionante discurso

Cuando fue martirizado, Gabriel García Moreno llevaba consigo un discurso dirigido a los diputados y senadores, que quedó manchado con su sangre. Entre otras cosas, decía: "Desde que, poniendo en Dios toda nuestra esperanza, y apartándonos de la corriente de impiedad y apostasía que arrastra al mundo con esta aciaga época, nos reorganizamos en 1869 como nación realmente católica, todo va cambiando día por día para bien y prosperidad de nuestra querida Patria".

Y apuntaba en particular a la educación católica que había favorecido hasta el extremo, para desesperación de sus enemigos: "Sin la educación cristiana de las generaciones nacientes, la sociedad perecerá ahogada de por barbarie", sentenciaba.

"Todos nuestros pequeños adelantos serían efímeros e infructuosos", concluía, "si no hubiéramos fundado el orden social de nuestra República sobre la roca, siempre combatida y siempre vencedora, de la Iglesia Católica. Su enseñanza divina, que ni los hombres ni las
naciones reniegan sin perderse, es la norma de nuestras instituciones y la ley de nuestras leyes".

De ese bagaje como gobernante presumía, y ciento cincuenta años después será recordada, con este Congreso Eucarístico Internacional, la consagración al Sagrado Corazón de Jesús que le costó la vida.

Pero antes de eso, del 17 al 19 de noviembre de 2021 tendrá lugar en Quito un Congreso Internacional convocado por el Consejo de Estudios Hispánicos Felipe II y en el que una treintena de expertos provenientes de distintos países estudiarán diversas perspectivas de la figura humana, política y religiosa de Gabriel García Moreno.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda