Miércoles, 17 de julio de 2024

Religión en Libertad

Una buena parte de los jóvenes con fe la pierden al dejar de ir a misa... pero puede prevenirse

De «la misa es un rollo» al «ya no voy»: 7 consejos para que tus hijos no dejen de practicar su fe

Niño "celebrando" misa.
Algunos intelectuales han llegado a afirmar que lograr que los hijos vayan a misa es hoy algo "casi heróico": estos consejos pueden ayudarte antes de que la tormenta "esté encima".

José María Carrera

En determinadas edades, no es raro para los padres que sus hijos opongan cierta resistencia para ir a misa los domingos. Los argumentos pueden consistir en que "es aburrido" para los más pequeños o que tienen "otros planes" si son más jóvenes. Lo cierto es que de no poner medidas, la pérdida de la práctica religiosa, de la misma fe y de su influencia en el día a día acaba siendo una realidad.

Aunque no hay muchos datos fiables al respecto, algunas organizaciones como la Fundación Santa María (Fundación SM) elaboran detallados informes y estadísticas que lo confirman.

En 2017, su Informe Jóvenes Españoles recogía que un 13% de los jóvenes va a misa al menos una vez al mes o con más frecuencia. Otro 7% va en festividades como Navidad o Semana Santa y un 78% no van nunca o prácticamente nunca. También elaboraron un estudio sobre los jóvenes colombianos en 2021 y aunque se plasmó una mayor práctica religiosa, se mostraba la misma idea: del 65% de los jóvenes que se declaran católicos, menos de la mitad (el 46%) se define como practicante.

Según estos datos, la fe comienza a perderse a partir de los primeros años de adolescencia y juventud y una de las primeras muestras de ello es la renuncia a la práctica religiosa, concretada en la ausencia en misa.

¿Cómo pueden los padres enfrentar este fenómeno? ¿Basta con obligar a sus hijos a ir a misa o hay otras cosas que pueden hacer para mantener a sus hijos en la fe y "ponérselo fácil"? Recogemos algunos consejos y medidas propuestas por sacerdotes, familias y especialistas en educación religiosa y orientación familiar.

1º "No dejar de sembrar" y rezar por los hijos

Tengan la edad que tengan, el Padre Adolfo, sacerdote e influencer, anima a los padres a meditar en la parábola del reino de los cielos y el sembrador y ponerla en práctica con sus hijos que están dejando de practicar la fe: "Queridos padres, sigan sembrando, no se cansen nunca. Dejen que sea Jesús quien dé el fruto, confíen sus hijos a Dios porque Él es su padre antes que vosotros. No dejen de sembrar, porque son los primeros responsables de la fe, amor y esperanza en sus hijos".

2º La importancia de la coherencia

Silva, Domenech y Bronchalo, los tres curas del programa Red de Redes, han destacado en varias ocasiones que "los hijos tienen dos cámaras que están apuntándonos constantemente" y que por ello, "la coherencia es muy importante". De este modo, Bronchalo advierte de que no sirve de nada estar hablando de caridad todo el día pero luego rechazar a quien te pide un favor, o llevar a los niños a la Iglesia pero luego despotricar de alguien en la mesa.

Domenech explica que no es un proceso drástico, sino que "se empieza por muy poco". "Hay padres que dejan de ir a misa un domingo, y eso le está enseñando a los hijos que ir a misa es relativo; desmonta la escala de valores que están formando", dice. Se trata de un planteamiento que afecta a todo, incluso a los viajes: "¿Irás de vacaciones donde sabes que no podrás ir a misa? ¿O te aseguras de evitar esos sitios? A tus hijos entonces se les queda en la cabeza que la misa es tan importante que incluso justifica no visitar un país", dice.

3º Padres, ¿por qué vais a misa?

El portal Faith, de la diócesis de Lansing, coincide con los sacerdotes en que los padres son los primeros responsables de que sus hijos mantengan la fe como actores directos. Por ello, dirige a las familias una pregunta: "¿Por qué vais a misa?". "Tus hijos te ven como un modelo, ¿vas a misa por obligación o por la relación que tienes con Dios y tu comunidad de fe? Si vuestros hijos ven desde la infancia que la misa trae alegría a felicidad vidas, ese recuerdo perdurará hasta la adolescencia".

4º No todo es diversión... pero siempre ayuda

El mismo portal incide en que esa felicidad no tiene porque ser solo durante o después de la misa. De hecho, recomienda a las familias que pongan en práctica o actualicen algunas tradiciones que recuerden de su infancia en los momentos más felices. Por ejemplo, levantarse temprano para hacer tortitas u otros desayunos divertidos o escuchar -si es tolerable- la música favorita de sus hijos de camino a misa. "Dejarse arrastrar por discusiones a la hora de ir a misa" es algo que no debe ocurrir.

5º "No es negociable"

Pero no todo será siempre un camino de rosas. Consciente de que habrá momentos donde "hacerlo fácil" no valdrá de nada, la especialista en educación la periodista y madre Theresa Civantos Barber explica a su hija pequeña que el ir a misa "no es negociable". Y no tiene por qué ser sinónimo de "severidad".

"Dejar que eligiesen ir o no ir a misa desde pequeños tiene tanto sentido como dejarles elegir ponerse el cinturón, lavarse los dientes o comer verduras. Vamos a misa el domingo. Es lo que hacemos en nuestra familia, y debemos tener la intención de convertirlo en un hábito no negociable de la cultura familiar", explica.

6º Explicar los "porqués"

Que sea algo innegociable tampoco quiere decir que sea irracional. La misma periodista recuerda que en más de una ocasión, su hija le ha dicho que no quiere ir a misa porque "es un rollo". En estas situaciones, enfatiza que también a ella le resultaba aburrido ir a misa de pequeña, pero que ahora se trata de su actividad favorita y que en el futuro también lo será para ella.

Recuerda una conversación concreta, a la que respondió: "Dios nos dio todos los días, horas y minutos de nuestras vidas. Miles de horas para divertirnos, jugar y disfrutar. Él solo nos pide darle una hora a la semana para ir a Misa el domingo. ¿No crees que deberíamos hacer eso?". Minutos después de una buena explicación la madre se sorprendió viendo a su hija de rodillas ante una imagen de la Virgen exclamando: "¡Estoy jugando a que voy a misa mamá".

Otro de sus consejos es tener un lugar de oración en el hogar, mostrando a los hijos que la fe es un pilar en su vida y que "no solo se va a misa porque tengamos que hacerlo, sino porque queremos".

Padre e hija hablando.

Sean pequeños o mayores, los expertos siempre recomiendan responder a las preguntas y a los porqués relativas a la fe y a la misa (Foto: Unsplash /  Juliane Liebermann). 

7º Mejor en misa explicando que en la guardería jugando

Emma Follett, joven madre graduada en Periodismo y Teología, se mostró preocupada cuando la "suerte" era que su hijo se durmiese en misa. La alternativa es la de muchos padres con hijos pequeños, gritos, carreras… Buscando medidas para educar a su hijo en el buen comportamiento en misa, descubrió algunas ideas que no solo pueden mejorar la conducta de los pequeños, sino enseñarles a apreciar y valorar desde niños la importancia de la misa.

Una de ellas es responder a las preguntas de los hijos sobre el sacramento, en las que pensarán, o explicarles las partes más importantes de la misa mientras tiene lugar -del tipo "ahí está Jesús"-, lo que permite hablar de ello una vez concluida.  Se trata de una alternativa positiva a los cuartos de niños traseros de las iglesias, que desaconseja. "Es preferible estar en misa. Y si no es posible, no ponga a los niños a correr o a jugar, pues asociarán su mal comportamiento con una recompensa". También anima a que si se llevan "distracciones", que en lugar de juguetes sean libros relacionados a la misa, como cuentos religiosos, la Biblia para niños o "mi primer misal".

Comentarios
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda