Domingo, 31 de mayo de 2020

Religión en Libertad

El intelectual Fabrice Hadjadj también entra en el debate

Contundente respuesta de una madre al Consejo audiovisual francés que criticó el vídeo proniños down

El Consejo Audiovisual es un instrumento de control de las autoridades políticas francesas.
El Consejo Audiovisual es un instrumento de control de las autoridades políticas francesas.

ReL

 
La polémica está servida en Francia después de lacontrovertida decisión del Consejo Audiovisual francéscriticando un spot provida y a favor de los niños con síndrome de Down y cuya finalidad según sus promotores era “tranquilizar a una mujer embarazada sobre el futuro y la felicidad de su hijo con trisomía 21” luchando así contra la discriminación que sufren. Un spot que además ha tenido más de cinco millones de visionados, levantando el “entusiasmo” a nivel internacional.
 
Pero el ente francés no lo vio así y emitió una más que discutida nota en la que criticaba la “finalidad ambigua” del vídeo ya que no “suscita una adhesión espontánea y consensuada”. En ese sentido, el Consejo Audiovisual insta a las cadenas de televisión a “que en un futuro, vigilen las modalidades de difusión de mensajes susceptibles de crear controversia”.
 
Sin embargo, esta arbitraria decisión del Consejo Audiovisual francés (CSA) ha encontrado contundentes respuestas. Una de ellas ha sido la Veronique de Pracomtal y su hija. En un artículo publicado en La Croix contestan al ente francés:
 
Mi hija de 16 años ha tenido la suerte de participar en el rodaje del cortometraje «Dear future Mom» ("Querida futura Mamá", ndr). Según el Consejo Superior Audiovisual - que habla de “publicidad” - esta breve película no contiene un “mensaje de interés general” y no puede, por lo tanto, “suscitar una adhesión espontánea y consensuada”. Mi deseo no es ofrecer una argumentación en los términos en los que lo hace el CSA, que me parecen suficientemente oscuros como para autoeliminarse.
 
De todas formas, el debate en cuestión a mi hija le es totalmente ajeno.  He intentado explicarle que hay quien creía que la película podía no ser de interés para todo el mundo. Su reacción ha sido la de sus padres, la de muchos otros padres: “Me entristece pensar que hay quien dice que esta película no es interesante: esto significa que no quieren saber de mi porque soy trisómica o que quieren separarme de mi madre”. Y ha seguido: “Y tú mamá, ¿sentiste miedo cuando supiste que yo era trisómica?” Mi respuesta: “Sí, sentí miedo”. Y ella: “¿De qué tuviste miedo? ¿De que no fuera capaz de aprender a leer y escribir?”. “Sí, es verdad, tenía miedo de esto. Pero no duró mucho, y papá y yo supimos al poco poco tiempo que tendrías una vida bonita y que nosotros seriamos felices contigo”.
 
Inés me ha abrazado con ojos llenos de ternura y ha concluido: “Todo esto es un cansancio”. Pero si la polémica iniciada por el CSA se le escapa a mi hija, el mensaje de la película “Dear Future Mom” era para ella perfectamente claro. Se trataba de afirmar su alegría de vivir, su amor por su madre y también de tranquilizar a otra madre que teme que su hijo trisómico no sea feliz y que no la haga feliz a ella. Es sencillo, es verdad, es la vida de todos los días con sus dificultades, ciertamente. A veces, dice uno de los jóvenes, es casi imposible. Pero toda vida es en ciertos momentos imposible, incomprensible, difícil.
 
De este diálogo entre madre e hija sobre un tema que nosotras no habíamos abordado demasiado hasta ahora me quedo con el planteamiento sin rodeos del problema por parte de mi hija, pero también con su sencillez en acoger una respuesta sincera, aunque también dolorosa (la confesión de mi miedo) y su capacidad emotiva de entender el paso realizado por sus padres: «la vida contigo es bella». Como escribe Fabrice Hadjadj en su último artículo en el Echo Magazine (Suiza, agosto de 2014): «Son sencillamente humanos y no tiburones de las finanzas». Humanos como nunca seremos nosotros suficientemente. Como dice también el atleta Ryadh Sallem, «mientras haya trisómicos, seremos todavía seres humanos». A menudo, ante su capacidad de amar, de sorprenderse, de vivir el instante presente yo me hago la misma reflexión… Gracias a las cadenas de televisión que se han dejado tocar por este deseo de aceptación de nuestros hijos.
 
Hadjadj entra en el debate
También el filósofo Fabrice Hadjadj ha querid entrar en el debate y ha escrito un artículo en el semanario Echo Magazine titulado: “Advertencia a los bisómicos”. Esta es la exposición del intelectual francés
 
El gran rabino Abraham Karelitz, cada vez que veía a una persona con trisomía 21, se levantaba y se quitaba el sombrero. ¿Por qué honra a esta persona y no a los grandes de este mundo? le preguntaban. — Porque, respondía él, si Dios no le ha dado una capacidad tan grande de estudiar la Torah, es que ella es más perfecta y estás más avanzada que yo en el camino de la santidad.
 
Hemos olvidado esta lección. Tratamos a los niños con trisomía con la misma bondad con la que tratábamos hace tiempo a los judíos, juzgados como parásitos o unos Untermenschen («subhombre o subhumano», N.d.T.). Los acosamos, los diagnosticamos, los exterminamos. Ahora se ve menos, porque la cámara de la muerte es el vientre de una pobre madre que consiente, reclutada por el culto de la prestación. ¿Qué queréis? Su pequeño sólo habría tenido la alegría de vivir y no el orgullo de llegar. Habría sido solamente humano y no un tiburón de las finanzas. No habría ido a la Haute Ecole de Commerce ni a la Universidad Politécnica; sólo habría reído, llorado, jugado, alterado las conveniencias sociales, saltado a los brazos de los desconocidos, planteado preguntas desconcertantes, metafísicas… Seguramente habría rezado también con un corazón sencillo, lo que es horrible porque hay que tener un corazón duro y pisotear a los competidores.
 
— ¡Vale ya, deje de lado la ironía, habría sido desdichado, habría sufrido!
— ¿Usted cree entonces que habría sufrido más que cualquier otro en buen estado de salud, en un momento u otro y sobre todo hacia el final? ¿Usted piensa que habría sido más desdichado que todos estos tristes amos del mundo que han refinado la mentira, malversan fondos y organizan orgías a base de viagra?— ¡Pero no habría sido un niño como los otros!
— Habría sido un niño más niño que los otros. Porque él lleva en sí la infancia eterna. Sí, eliminar a un pequeño trisómico es ser infanticida dos veces.

Un conmovedor mensaje titulado Dear future mom (5 millones de visitas en Youtube) y difundido en TF1, Canal+, M6, etc. presenta a unos jóvenes trisómicos dirigiéndose a una madre que podría estar embarazada de uno de ellos y le confían que ellos viven una vida verdadera, con sus angustias y sus alegrías… Pero este mensaje no le ha gustado al big boss de Big Brother, llamado Consejo Superior Audiovisual. El 25 de julio ha declarado que para un «mensaje de interés general», éste corría el riesgo de «no suscitar una adhesión espontánea y consensuada». Yo creía que este tipo de adhesión estaba reservada a las bestias, que actúan por instinto. Pero no, debe ser la de los telespectadores bisómicos, que se creen sin embargo superiores a sus hermanos trisómicos.

(Traducciones de Helena Faccia Serrano)

El spot de la polémica

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Sólo con tu ayuda podremos seguir haciendo noticias como esta

DONA AHORA