Jueves, 23 de septiembre de 2021

Religión en Libertad

El Papa recorta sueldos: un 10% a los cardenales, un 8% a superiores, un 3% a otros clérigos

El Papa en su encuentro con los trabajadores vaticanos de diciembre de 2020
El Papa en su encuentro con los trabajadores vaticanos de diciembre de 2020

ReL

La Santa Sede calcula que en 2021 va a ingresar un 30% menos que antes de la pandemia, y el Papa ha decidido afrontarlo rebajando el sueldo a los clérigos sin, por el momento, tocar los sueldos de los trabajadores laicos, en su mayoría padres o madres de familia.

El Pontífice ha proclamado un decreto 'motu proprio' anunciando que desde el 1 de abril se recorta un 10% el sueldo de todos los cardenales, un 8% el sueldo de los superiores de órdenes religiosas y un 3% a los clérigos y miembros de los institutos de vida consagrada o sociedades de vida apostólica.

Aproximadamente el 50% del presupuesto vaticano son gastos de personal: el Papa espera que recortando entre los clérigos y consagrados alcance para pagar a los padres de familia.

Estas reducciones no se aplicarán a los clérigos o cardenales que acreditan que les es imposible hacer frente a los gastos fijos relacionados con su propia salud o la de sus familiares hasta el segundo grado.

Otro recorte tiene que ver con la antigüedad: entre el 1 de abril de 2021 y el 31 de marzo de 2023 se suspenden los incrementos por antigüedad.

El jesuita español Juan Antonio Guerrero intenta cuadrar los presupuestos del Vaticano en plena crisis

El jesuita español Juan Antonio Guerrero intenta cuadrar los presupuestos del Vaticano en plena crisis

Actualmente está al frente de la Secretaría de Economía vaticana el jesuita español Juan Antonio Guerrero, quien ya tomó medidas de austeridad a lo largo de 2020:

- reducir costes de consultoría
- cancelar todos los eventos programados para 2020 (ahorrando en visitas ad limina, asambleas plenarias, conferencias, congresos y eventos similares)
- limitar todos los viajes
- renunciar a comprar el mobiliario previsto
- aplazar obras y rehabilitaciones de edificios

El discurso a los trabajadores en Navidad

Según datos de VaticanNews de 2019, en la Santa Sede y en la Ciudad del Vaticano estaban empleadas 4.618 personas, de las cuales el 22% (1.016) eran mujeres.

El 21 de diciembre el Papa recibió a los trabajadores vaticanos en la habitual cita navideña y habló de las dificultades económicas explicando su voluntad de mantener los sueldos de los asalariados.

"Vosotros, que trabajáis en la Santa Sede, sois lo más importante: nadie debe quedarse fuera, nadie debe perder el trabajo; los superiores de la Gobernación y también de la Secretaría de Estado, todos, buscan la manera de no disminuir vuestros ingresos y de no disminuir nada, nada en este momento tan malo, para el fruto de vuestro trabajo. Se buscan muchas maneras, pero los principios son los mismos: no dejar el trabajo; no se despide a nadie, nadie debe sufrir la fea repercusión económica de esta pandemia. Pero todos juntos tenemos que trabajar más para ayudarnos a resolver este problema que no es fácil, porque ya sabéis: aquí, tanto en la Gobernación como en la Secretaría de Estado, no está Mandrake,... no hay varita mágica, y debemos buscar formas de resolver esto y con buena voluntad, todos juntos, lo resolveremos. Ayudadme a hacerlo y yo os ayudo y todos juntos saldremos adelante como de la misma familia. Gracias".

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda