Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.

Lunes, 23 de octubre de 2017

  Donar HEMEROTECA CONTACTO REGALA REL SUSCRÍBETE
Religión en Libertad
Inicio / Opinión

El separatismo es pecado


Todo lo que hace daño a las conciencias de las gentes y a la sociedad es pecaminoso, todo lo que emponzoña la tolerancia y la buena vecindad no es admisible en buena lógica cristiana.



Vicente Alejandro Guillamón

12 octubre 2017

En 1884, en el tramo final de la Revolución Gloriosa que puso en fuga a la oronda doña Isabel II, el sacerdote sabadellense mosén Félix Sardá y Salvany publicó un folleto bajo el título El liberalismo es pecado. El folleto alcanzó un gran éxito, hasta el punto de ser reeditado varias veces en los años siguientes, y traducido a numerosas lenguas extranjeras. Terminó convirtiéndose en la “biblia” del integrismo político.
 
Posteriormente era de buen tono ridiculizar el librito y mofarse de su autor, sin embargo mosén Sardá no estaba del todo desencaminado teniendo en cuenta la época en que lo publicó. El liberalismo, en sí mismo, desprovisto de adherencias y apropiaciones indebidas, es una filosofía político-económica beneficiosa para los individuos y las sociedades que la tienen como guía, en tanto que defiende la libertad responsable de las personas, la economía libre, la iniciativa económica personal y fundamenta el sistema político democrático al modo occidental. Tuvo como precursores al jesuita talaverano Juan de Mariana (1536-1624), y seguidamente a los teólogos humanistas de la Escuela de Salamanca (siglo XVII, Francisco de Vitoria, Domingo de Soto, Martín de Azpilicueta, Tomás de Mercado, Luis de Molina, Francisco Suárez, etcétera).
 
Pero en la época en que vivió mosen Félix Sardá, las logias masónicas se habían apropiado de las formaciones políticas que se decían liberales. Por consiguiente, en tanto que masónicas, tenían los mismos tics y cojeras conceptuales y prácticas que la masonería: sectarismo, relativismo, laicismo y cristofobia. En este sentido, aquel liberalismo, ciertamente, era pecado.
 
Lo mismo estamos viviendo ahora con el separatismo. Su difusión cada vez más extensa y su imposición a la trágala a toda la sociedad catalana está produciendo males sin cuento a Cataluña y de rebote a toda España. Ha envenenado hasta extremos inauditos las relaciones sociales del antiguo principado, ha dividido en dos a los catalanes en términos próximos a una guerra civil, de momento todavía sin armas, pero con un odio muy peligroso.
 
Desde hace muchos años, muchos, se viene predicando, a partir de la escuela infantil y no pocas parroquias, un odio visceral a España realmente perverso, además con falsedades y mentiras históricas que no podrían mejorar la propaganda de los regímenes totalitarios.
 
La sociedad ha sido dividida y enfrentada en bandos irreconciliables, vecinos y compañeros de trabajo han dejado de hablarse, muchas familias se han roto por motivos políticos, el caínismo parece dominarlo todo. El ambiente se está volviendo irrespirable. El amor fraterno según la doctrina católica ha saltado por los aires. En el plan de los separatistas sólo cabe la sumisión a la república exclusiva y excluyente que propugnan, como ya han hecho con los medios informativos locales.
 
Lo peor de todo, a mi juicio, es el fervor con que defiende este modelo próximo al totalitarismo cierto sector del clero catalán y algún que otro obispo local, sin reparar en que todo lo que hace daño a las conciencias de las gentes y a la sociedad es pecaminoso, todo lo que emponzoña la tolerancia y la buena vecindad no es admisible en buena lógica cristiana.

Además pretenden, falsificando la verdad histórica, restaurar una quimera que no existió nunca. Cataluña, la Cataluña con entidad propia y ajena a la nación española, no existió nunca. Podría encontrarse algunos vestigios de una relativa independencia en los primitivos condados pirenaicos de la Reconquista, finalmente reunidos en el condado de Barcelona que voluntariamente se adhirió al reino de Aragón en tiempos de aquel gran soberano que fue Ramón Berenguer IV el Santo (siglo XII). Desde entonces ha tenido largas épocas de autonomía, como diríamos ahora, pero dentro de las coronas primero de Aragón y luego de España. Y ya no hay más. Lo de ahora, por tanto, es antihistórico, antinatura en un mundo que tiende a las grandes integraciones internacionales y, por añadidura, anticristiano.
Por lo que cuestan dos cervezas al mes ayudas a mantener Religión en Libertad
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
4 COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.

Comentarios

pedro de madrid
14/10/2017
Para un separatista ¿qué es pecado?.
Desafortunadamente, la inmensa mayoría de los españoles ignoran lo que que pecado, y ya no digamos que ese pecado agrada a satanas y a los del NOM y conduce al infierno por tanto, los separatistas y los que les ayudan en el resto de España, por un oido le entra y por otro le sale cuando se habla de él.
Cataluña cuenta con unos medios de comunicación y maestros separatistas, lo que no conocen esos medios adormilados en España y los antagonistas partidos políticos nacionales
jesus lorenzo cuervo
13/10/2017
Buen artículo.
Y Novell, pecador separatista, dando charlas sobre la Nueva Evangelización y no sé cuantas cosas más por España adelante. Una gran promesa del Catolicismo decían los que le oían. Otros no nos creíamos nada. Ahí lo teneis: rendido al racismo, al odio y a la falsedad, en combate frontal a la Constitución y la Ley y al Poder Político Legítimamente constituido. Deja los hábitos Novell y llévate contigo a toda esa caterva de curillas cejijuntos adoradores de la butifarra y de la señera cubanizada.
Almudena Ortíz Ruíz del Castillo
13/10/2017
Hay muchos pecados.
Desde luego que es indiscutible que todos los medios que se están utilizando para lograr el separatismo en Cataluña, son pecado. No se si el separatismo en si lo sea, no lo creo, si los medios para conseguir el fin.
Como dice el autor hay odio, injusticia, mentiras, abusos de poder, tiranía argumentaria, incitación a la violencia, corrupción y robo....
Extraña que católicos de talla justifiquen con su voto los medios utilizados para conseguir su fin.
Rafael de Córdoba
13/10/2017
Encuadre desenfocado.
El encuadre histórico que realiza el Sr. Guillamón está un poco desenfocado. !884 no es el tramo final de la Revolución Gloriosa (1868-1874), sino el tramo final del reinado de Alfonso XII (1875-1885).
Por lo demás, mis felicitaciones (no por habituales menos sinceras) al Sr. Guillamón por su artículo
Rafael de Córdoba
PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS