Jueves, 22 de octubre de 2020

Religión en Libertad

«El pesebre, Evangelio vivo, nos recuerda que Dios se ha hecho hombre, es hermoso pararse ante él»

ReL

El Papa Francisco con un grupo folclórico vestido de pastores en esta audiencia de finales de Adviento
El Papa Francisco con un grupo folclórico vestido de pastores en esta audiencia de finales de Adviento
En un mundo frenético y lleno de violencia e individualismo, el belén es una imagen artesana que comunica paz: es hermoso pararse ante él. El Papa Francisco dedicó su catequesis de este miércoles desde el Aula Pablo VI a proponer el pesebre y su mensaje transformador y hermoso. 
 

El 1 de diciembre el Papa difundió su Carta Apostólica "Admirabile Signum" sobre el belén, y está dedicando sus alocuciones navideñas a promover este "Evangelio vivo" en todo tipo de ambientes, "en las casas, en las escuelas, en los lugares de trabajo y de encuentro, en los hospitales, en las cárceles y en las plazas".

El Adviento implicar preparar la Navidad, y poner el belén es una forma de hacer esa preparación. Francisco explicó que él también este año “ha seguido este camino”, visitando la ciudad de Greccio, donde San Francisco realizó el primer belén.

Hacer el pesebre es celebrar la cercanía de Dios

Hacer el pesebre, dijo, “es celebrar la cercanía de Dios”, que se hizo hombre, “un niño”,  que “siempre ha estado cerca de su pueblo”: “El pesebre es un Evangelio vivo, no lo olvidemos, que nos recuerda que Dios se ha hecho hombre. Es bonito detenerse delante del nacimiento y confiar al Señor las personas, las situaciones, las preocupaciones que llevamos dentro.

papa_francisco_belen_vaticano

Jesús, alimento para nuestra existencia

A continuación Francisco describe el Belén, en donde vemos junto a Jesús, a María y José: “podemos imaginar los pensamientos y los sentimientos que tenían mientras el Niño nacía en la pobreza: alegría y consternación”, precisa.

Y exhorta a invitar a la Sagrada Familia “a nuestra casa”: “El belén es además un Evangelio doméstico: El pesebre es donde comen los animales; y Belén significa ‘casa del pan’. Pesebre y casa del pan, estas dos palabras nos evocan que Jesús es el alimento para nuestra existencia; es el pan de vida. Es él que alimenta nuestro amor, es El que dona a nuestras familias la fuerza de seguir adelante y perdonarnos.”

El pesebre invita a la contemplación

Con una mirada hacia la vida actual marcada por ritmos frenéticos, el Papa asegura que el pesebre ofrece otra enseñanza de vida, una “invitación a la contemplación”, nos recuerda "la importancia de detenernos": “Ante una sociedad frenética, el belén nos hace dirigir nuestra mirada a Dios, que es pobre de cosas, pero rico de amor, nos invita a invertir en lo importante, no en la cantidad de bienes, sino en la calidad de los afectos.”

El pesebre, ternura de la familia

Ayer, recuerda el Santo Padre, me regalaron una estatuilla de un pesebre especial, pequeñito, que se llamaba: “Dejen descansar a mamá”. Estaba la Virgen adormecida y José con el Niño allí, que lo hacía dormir. Cuántos de ustedes deben dividir la noche entre marido y mujer por el niño o la niña que llora, llora, llora. “Dejen descansar a mamá”: es la ternura de una familia, de un matrimonio”.

El pesebre, evangelio vivo

“El pesebre es más que nunca actual – añade el Papa – mientras cada día se fabrican armas y tantas imágenes violentas,  que entran en los ojos y en el corazón”. “Es un Evangelio vivo”. Y en español, dice: “El belén es una imagen artesanal de la paz ante tanta violencia e individualismo que nos rodea. En el pesebre todos convergen en Jesús, quién es el Príncipe de la paz y donde está Jesús hay armonía, y nos dice que no estamos solos, porque Él está con nosotros, dándonos una vida nueva.”

Con Jesús ya nos estamos solos

Finalmente, del pesebre podemos recibir una “enseñanza sobre el sentido de la vida”. En el pesebre  - agrega Francisco – se ven escenas cotidianas: los pastores con las ovejas, herreros que trabajan el hierro, molineros,  que indican que Dios viene "en nuestra vidas concreta". Por eso es importante “hacer un pequeño belén en casa, siempre,  porque es el recuerdo de que Dios vino entre nosotros, nació de nosotros, nos acompaña en la vida, es hombre como nosotros, se hizo hombre como nosotros”  y por tanto "en la vida cotidiana, ya no estamos solos".

No cambia mágicamente las cosas, pero si lo acogemos, cada cosa puede cambiar. Espero entonces que hacer el pesebre sea una oportunidad para invitar a Jesús en la vida. Cuando hacemos el pesebre en casa, es como abrir la puerta y decir: "¡Entra, Jesús!". Es hacer concreta esta cercanía, esta invitación a Jesús para que entre en nuestras vidas. Porque si Él vive en nuestras vidas, la vida renace. Y si la vida renace, realmente es Navidad.”

El saludo a los peregrinos

En el curso de la audiencia, el Papa saludó en diversos idiomas a los fieles presentes en el Aula Nervi procedentes de varios países. A los peregrinos de lengua española, reiteró su invitación: "Los invito a preparar el belén en sus hogares y a detenerse para contemplarlo, para que el nacimiento de Jesús los llene de alegría y les conceda la paz. Les deseo a todos Feliz Navidad".

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Miles de personas se perderán esta noticia si tu no nos ayudas

DONA AHORA