Martes, 29 de septiembre de 2020

Religión en Libertad

«La Iglesia está abierta a todos, Dios quiere que todos conozcan la verdad»: Ángelus del Papa

El Papa analizó en el Ángelus el evangelio de la mujer cananea o siro-fenicia
El Papa analizó en el Ángelus el evangelio de la mujer cananea o siro-fenicia

ReL

El papa Francisco ha improvisado la mayor parte de su alocución en el rezo del Ángelus de este domingo 16 de agosto, desarrollando la universalidad de la misión de la Iglesia a partir del evangelio de la mujer cananea o siria que se acercó a Jesús mientras él visitaba la región extranjera, no judía, de Tiro y Sidón.

"Si nos presentamos al Señor en nuestra pobreza, con una existencia marcada por lágrimas y cansancios pero con la confianza tenaz de la mujer cananea, entonces el Señor no podrá no acoger con ojos y corazón paternos nuestra oración", exhortó el Pontífice.

La mujer cananea era una madre preocupada por su hijo, y como madre insistió ante Jesús, aunque ella no pertenecía al pueblo de Israel.

"La salvación de Dios comenzaba a extenderse más allá de los confines de Israel y podía alcanzar a cualquier ser humano", explicó el Pontífice.

Esa mujer llevó "su dolor delante del mismo Dios, para tocar la ternura de Jesús", porque "el corazón de Jesús es compasivo, lleva delante de nosotros nuestros pecados, nos ama como somos, sin maquillajes".

También nosotros podemos llevar nuestro dolor a Dios, confiando en que Él escucha y actúa. También vale la pena, dijo el Papa, llevar con nosotros un ejemplar pequeño de los Evangelios y leerlo con frecuencia: "ahí encontraréis a Jesús que nos ama, que nos quiere tantísimo".

El Papa destacó también que en este evangelio "hoy Jesús nos hace entender que no hay barreras para una fe humilde e incondicional: Dios quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad". Por ello, "el horizonte universal de la misión de la Iglesia. Es católica: no concierne solo a algunos, no tiene preclusiones, sino que es enviada a todo hombre y mujer, a toda la familia humana".

"La Iglesia está abierta a todos, sin distinciones; abraza la gran variedad de pueblos y de culturas que profesan la misma fe en Cristo Hijo de Dios", insistió el Papa Francisco.

Bielorrusia y Líbano

Después del rezo, el Papa explicó su inquietud por la situación en "la querida Bielorrusia. Sigo con atención la situación postelectoral en ese país, y hago un llamamiento al diálogo, al rechazo de la violencia y al respeto de la justicia y el derecho”.

El Papa Francisco volvió a recordar la situación en la antigua república soviética en su Angelus de hoy, en el que también rezó por el Líbano y las víctimas del coronavirus. “Sigo rezando por el Líbano, y por las otras situaciones dramáticas en el mundo, que causan sufrimiento a las gentes”, dijo el Papa tras el rezo, añadiendo su recuerdo a los que sufren por “la Covid en todo el mundo, en familias que han pedido su trabajo y no tienen nada de comer. Que nuestra pausa veraniega sirva para que tengamos cercanía a todo el que lo necesita”, culminó.


Discurso del Papa previsto para el Ángelus (aunque casi no lo utilizó)

El Evangelio de este domingo (cfr Mt 15, 21-28) describe el encuentro entre Jesús y una mujer cananea. Jesús está al norte de Galilea, en territorio extranjero, para estar con sus discípulos un poco alejado de las multitudes, que lo buscan cada vez más numerosos. Y entonces se acerca una mujer que implora ayuda para la hija enferma: «¡Ten piedad de mí, Señor!» (v. 22).

Es el grito que nace de una vida marcada por el sufrimiento, por el sentido de impotencia de una madre que ve a la hija atormentada por el mal. Jesús al principio la ignora, pero esta madre insiste, insiste, también cuando el Maestro dice a los discípulos que su misión está dirigida solamente a las «ovejas perdidas de la casa de Israel» (v. 24).

Ella le sigue suplicando, y Él, a este punto, la pone a prueba citando un proverbio: «No está bien tomar el pan de los hijos y echárselo a los perritos» (v. 26). Y la mujer responde enseguida: «Sí, Señor, pero también los perritos comen de las migajas que caen de la mesa de sus amos» (v. 27).

Con estas palabras esa madre demuestra haber intuido la bondad del Dios Altísimo, presente en Jesús, está abierta a toda necesidad de sus criaturas. Esta sabiduría plena de confianza toca el corazón del Maestro y le arrebata palabras de admiración: «Mujer, grande es tu fe; que te suceda como deseas» (v.28).

¿Cuál es la fe grande? La fe grande es aquella que lleva la propia historia, marcada también por las heridas, a los pies del Señor pidiéndole que la sane, que le dé sentido. La mujer no tiene dudas, está segura de que Dios no quiere la muerte de su criatura. Y el evangelista Mateo cierra la historia diciendo: «Y desde aquel momento quedó curada su hija» (v. 28).

Esta es la esperanza que se abre delante de nosotros hoy: si nos presentamos al Señor en nuestra pobreza, con una existencia marcada por lágrimas y cansancios pero con la confianza tenaz de la mujer cananea, entonces el Señor no podrá no acoger con ojos y corazón paternos nuestra oración.

Frente a esta escena, los discípulos de Jesús han podido constatar que, a pesar de los límites que Él se había impuesto en su evangelización, la salvación de Dios comenzaba a extenderse más allá de los confines de Israel y podía alcanzar a cualquier ser humano. La condición esencial para recibirla era solo una: creer en el poder del Salvador divino y fiarse sin reservas de su bondad misericordiosa.

También hoy Jesús nos hace entender que no hay barreras para una fe humilde e incondicional: Dios quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad (cfr 1Tm 2,4). De aquí deriva el horizonte universal de la misión de la Iglesia. Es católica: no concierne solo a algunos, no tiene preclusiones, sino que es enviada a todo hombre y mujer, a toda la familia humana.

La Iglesia está abierta a todos, sin distinciones; abraza la gran variedad de pueblos y de culturas que profesan la misma fe en Cristo Hijo de Dios.

La Virgen María interceda con su oración, para que crezca en cada bautizado la alegría de la fe y el deseo de comunicarla con el testimonio de una vida coherente, para que Dios sea amado y alabado por todos por sus obras de misericordia y de salvación.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Noticias como ésta sólo las podremos seguir haciendo SI TU NOS AYUDAS

DONA AHORA