Lunes, 26 de septiembre de 2022

Religión en Libertad

Ángelus del Papa en la Asunción: «La Virgen nos muestra que el Cielo está al alcance de la mano»

Ángelus del Papa
El Papa rezó este lunes fiesta de la Asunción la oración del Ángelus junto a miles de fieles en la Plaza de San Pedro / Vatican Media

ReL

Bendita eres entre las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre”: este versículo del Evangelio de San Lucas, que narra el diálogo entre María y su prima Isabel, articula la reflexión del Papa antes de orar el Ángelus este lunes 15 de agosto.

En la solemnidad de la Asunción y ante una Plaza de San Pedro repleta de fieles y peregrinos de todo el mundo, el Pontífice recuerda que estas palabras, “llenas de fe, alegría y asombro, se han convertido en parte del Avemaría”.

“Cada vez que rezamos esta oración, tan hermosa y conocida, hacemos como Isabel: saludamos a María y la bendecimos, porque ella nos trae a Jesús”, añade Francisco.

“El canto de la esperanza”

Tal y como recoge Vatican News, María acoge la bendición de Isabel y responde regalando al mundo el Magnificat, explica el obispo de Roma, para quien este se puede considerar "el canto de la esperanza".

El Papa señala también que “es un himno de alabanza y exultación por las grandes cosas que el Señor ha realizado en ella, pero María va más allá: contempla la obra de Dios a lo largo de la historia de su pueblo”

"Dice, por ejemplo -agrega el Santo Padre-, que el Señor 'derribó del trono a los poderosos, enalteció a los humildes, colmó de bienes a los hambrientos y despidió a los ricos con las manos vacías'" (vv. 52-53).

De este modo, Francisco asegura que “al escuchar estas palabras, podríamos preguntarnos: ¿no estará exagerando la Virgen, describiendo un mundo que no existe? De hecho, aquello que dice no parece corresponder a la realidad; mientras ella habla, los poderosos no han sido derrocados: el temible Herodes, por ejemplo, se mantiene firme en su trono. Y los pobres y hambrientos también lo siguen siendo, mientras los ricos siguen prosperando.”

En su reflexión, el Papa se detiene en el sentido del cántico de María y considera: "No busca hacer una crónica del tiempo, sino decirnos algo mucho más importante: que Dios, a través de ella, ha inaugurado un punto de inflexión en la historia, ha establecido definitivamente un nuevo orden de las cosas. Ella, pequeña y humilde, ha sido elevada y -lo celebramos hoy- llevada a la gloria del Cielo, mientras que los poderosos del mundo están destinados a quedarse con las manos vacías".

“La Virgen, en otras palabras, anuncia un cambio radical, una inversión de valores. Al hablar con Isabel, mientras lleva a Jesús en su vientre, anticipa lo que dirá su Hijo, cuando proclame bienaventurados a los pobres y a los humildes y haga una advertencia a los ricos y a los que confían en su propia autosuficiencia. La Virgen, por tanto, profetiza: profetiza que no son el poder, el éxito y el dinero, los que prevalecen, sino el servicio, la humildad y el amor. Mirándola en la gloria, comprendemos que el verdadero poder es el servicio y que reinar significa amar. Y que este es el camino al Cielo”, recalca.

Francisco propone algunas preguntas: "¿Creo que amar es reinar y que servir es poder, que la meta de mi vida es el cielo, el paraíso? ¿O solo me preocupan las cosas terrenales y materiales?".

"Es más, al observar los acontecimientos del mundo, ¿me dejo atrapar por el pesimismo o, como la Virgen, soy capaz de distinguir la obra de Dios que, a través de la mansedumbre y la pequeñez, realiza grandes cosas?", añade también.

 El Santo Padre enfatiza que "Ella es la primera creatura que, con todo su ser, en cuerpo y alma, atraviesa victoriosa la meta del Cielo".

"Ella nos muestra que el Cielo está al alcance de la mano, si también nosotros no cedemos al pecado, alabamos a Dios con humildad y servimos a los demás con generosidad. Ella, nuestra Madre, nos lleva de la mano, nos acompaña a la gloria, nos invita a alegrarnos pensando en el paraíso. Bendigamos a María con nuestra oración y pidámosle una mirada profética, capaz de vislumbrar el Cielo en la tierra", concluye el Pontífice.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda