Jueves, 21 de marzo de 2019

Religión en Libertad

De la conversión a la confesión


Si, tras este re­co­rri­do por nues­tra con­cien­cia, no lle­gá­ra­mos a la con­fe­sión, es que no ha ha­bi­do con­ver­sión; ésta se ha­brá que­da­do, si lle­gó a en­trar en ella, en algo ge­né­ri­co y sin con­cre­ción.

El Papa Fran­cis­co co­mien­za su men­sa­je para la Cua­res­ma re­cor­dan­do que “una vez más, nos sale al en­cuen­tro la Pas­cua del Se­ñor”. La Cua­res­ma es, por tan­to, en­cuen­tro y ca­mino ha­cia la Pas­cua. Des­de el pri­mer día, el mis­mo miér­co­les de ce­ni­za, he­mos de vi­vir in­ten­sa­men­te la ex­pe­rien­cia cua­res­mal sin de­jar de mi­rar ha­cia el en­cuen­tro pas­cual. Con la sa­bia guía de la Igle­sia, los cris­tia­nos he­mos de se­guir un pro­gra­ma de vida, que nos ha de ir si­tuan­do en las me­jo­res con­di­cio­nes po­si­bles para al­can­zar una vida nue­va, en Cris­to Je­sús, nues­tra Pas­cua In­mo­la­da. Ha­re­mos el ca­mino cua­res­mal sos­te­ni­dos con la fuer­za que nos ofre­ce esta con­vic­ción: “El Se­ñor es mi roca, mi al­cá­zar, mi li­ber­ta­dor” (Sal 17,3).
 
1. Sos­te­ni­dos por la ora­ción, la li­mos­na y el ayuno
La ruta cua­res­mal la ha­ce­mos sos­te­ni­dos por la ora­ción, la li­mos­na y el ayuno. Con esas op­cio­nes de vida va­mos dan­do los pa­sos que nos lle­ven a re­cu­pe­rar la sin­to­nía en­tre lo que Dios, en su amor, quie­re para no­so­tros y lo que no­so­tros he­mos de bus­car siem­pre en Dios. Si en­tra­mos con hon­du­ra en los me­dios que la Igle­sia nos va ofre­cien­do, se po­drá pro­du­cir de nue­vo el en­cuen­tro en­tre el amor de Dios y nues­tra bús­que­da fi­lial, y ha­brá Pas­cua para no­so­tros. Sin em­bar­go, en­tre el que­rer amo­ro­so de Dios y lo que no­so­tros que­re­mos, con fre­cuen­cia se pro­du­cen, por nues­tra par­te, des­ajus­tes en esa sin­to­nía, has­ta el pun­to de que los de­seos que mue­ven nues­tra vida se ale­jan cada vez más y se ol­vi­dan de los de Dios. Con el dul­ce re­me­dio de la ora­ción, la li­mos­na y el ayuno sa­na­re­mos los acha­ques y en­fer­me­da­des que nos han ido apa­re­cien­do poco a poco a lo lar­go de la vida; so­bre todo, por­que vi­vi­mos en me­dio de la con­ta­mi­na­ción de este mun­do, que con tan­ta fuer­za es ca­paz de in­fluir en no­so­tros y en nues­tras co­mu­ni­da­des cris­tia­nas, has­ta el pun­to de en­friar­nos en la fi­de­li­dad de nues­tro amor a Je­su­cris­to.
 
Ins­pi­ra­do en el men­sa­je del Papa Fran­cis­co para la Cua­res­ma, re­cuer­do que con la ora­ción bus­ca­re­mos a Dios, lo de­ja­re­mos que en­tre de nue­vo en no­so­tros, para que nos haga des­cu­brir los en­ga­ños en los que vi­vi­mos y es­pe­cial­men­te para que orien­te nues­tra vida en su amor y en su gra­cia sal­va­do­ra y, so­bre todo, para que des­pe­je de nues­tra con­cien­cia y de nues­tros ac­tos to­dos los ído­los, con sus men­ti­ras y se­duc­cio­nes, que nos tie­nen atra­pa­dos. Con la li­mos­na, no sólo sa­na­re­mos el egoís­mo que mue­ve nues­tras vi­das, sino que des­cu­bri­re­mos que el otro es nues­tro her­mano. La li­mos­na del cris­tiano será una opor­tu­ni­dad para co­la­bo­rar en la Pro­vi­den­cia de Dios ha­cia los hi­jos más po­bres y ne­ce­si­ta­dos. El ayuno nos des­po­ja de lo que no ne­ce­si­ta­mos, y eso nos da la oca­sión para cre­cer en ca­ri­dad; ayu­nan­do ex­pe­ri­men­ta­mos cómo es el agui­jón que tie­nen cla­va­do los que ca­re­cen de lo in­dis­pen­sa­ble.
 
2. Un paso fun­da­men­tal y de­ci­si­vo: la con­ver­sión
Pues bien, así como la ora­ción, el ayuno y la li­mos­na son re­me­dios im­pres­cin­di­bles, hay un paso fun­da­men­tal que dar en el ca­mino ha­cia la Pas­cua: se tra­ta de la con­ver­sión. Sin rom­per con el pa­sa­do y sin mi­rar con es­pe­ran­za e ilu­sión ha­cia el fu­tu­ro, que de las dos co­sas se tra­ta, al ca­mino cua­res­mal le fal­ta­rá el im­pu­so esen­cial que ne­ce­si­ta para avan­zar. La Cua­res­ma es el ca­mino para ir pa­san­do de nues­tra si­tua­ción de pe­ca­do has­ta la ilu­sión de una nue­va vida; esa que sólo se al­can­za por la gra­cia de par­ti­ci­par en la muer­te y la re­su­rrec­ción de Je­su­cris­to. De he­cho, quien se ha con­fe­sa­do abre una nue­va pá­gi­na en blan­co en el li­bro de su vida. Te­ne­mos que dar, por tan­to, los pa­sos que nos aden­tren en la gra­cia de una vida nue­va, la de ser y vi­vir sin pe­ca­do; he­mos de sa­lir de la si­tua­ción que nos lle­va­ba a ha­cer el mal que no que­ría­mos y a re­cha­zar el bien que deseá­ba­mos (cf Rm 7,19).
 
La vida del hijo que aban­do­nó la casa pa­ter­na era una des­gra­cia, le fal­ta­ba lo prin­ci­pal, el ca­lor del amor del Pa­dre, por eso la vuel­ta sólo se pro­du­ce cuan­do toma la de­ci­sión fun­da­men­tal de su vida: “Vol­ve­ré jun­to a mi Pa­dre” (Lc 15,18). Sólo con el amor se re­cu­pe­ra la li­ber­tad. El hijo vuel­ve por­que des­cu­bre en su con­cien­cia el mal, des­cu­bre una he­ri­da, la acep­ta y se de­ci­de a de­jar­se sa­nar. Pri­me­ro hay que pa­sar por el or­gu­llo he­ri­do, pero el paso es más fá­cil, por­que en­se­gui­da se des­cu­bren los bra­zos abier­tos de Quien nos es­pe­ra. “Cuan­do es­ta­ba to­da­vía le­jos, el Pa­dre lo vio y, con­mo­vi­do, co­rrió a su en­cuen­tro” (Lc 15,20).
 
3. Hay que pu­lir en la con­cien­cia el sen­ti­do de pe­ca­do
En reali­dad, para que el Sa­cra­men­to de la Re­con­ci­lia­ción sea va­lo­ra­do en to­das sus po­si­bi­li­da­des, he­mos de te­ner una cla­ra y rec­ta for­ma­ción de la con­cien­cia. “¿Te­ne­mos una idea cla­ra de la con­cien­cia? ¿No vive el hom­bre con­tem­po­rá­neo bajo la ame­na­za de un eclip­se de la con­cien­cia, de una de­for­ma­ción de la con­cien­cia, de un en­tor­pe­ci­mien­to o de una “anes­te­sia” de la con­cien­cia?” (Re­con­ci­lia­ción y Pe­ni­ten­cia, 18). He­mos de de­jar que la Igle­sia nos for­me en un sen­ti­do re­li­gio­so del pe­ca­do, que nos ayu­de a des­cu­brir que es una rup­tu­ra cons­cien­te, vo­lun­ta­ria y li­bre de la re­la­ción con Dios, con la Igle­sia, con no­so­tros mis­mos, con los de­más y con la crea­ción. Es rup­tu­ra de la co­mu­nión con Dios, de la co­mu­nión fra­ter­na y de la co­mu­nión con el or­den de la crea­ción. Por nues­tra par­te, he­mos de cul­ti­var el sen­ti­do de la res­pon­sa­bi­li­dad per­so­nal, pues la ver­da­de­ra con­ver­sión re­cla­ma la res­pon­sa­bi­li­dad per­so­nal e in­trans­fe­ri­ble de cada uno. For­mar nues­tra con­cien­cia es de­ci­si­vo para po­der va­lo­rar el Sa­cra­men­to de la Pe­ni­ten­cia; pues la fal­ta de for­ma­ción nos lle­va ne­ce­sa­ria­men­te a una pér­di­da de sen­ti­do del pe­ca­do y, por tan­to, a un aban­dono de la prác­ti­ca del sa­cra­men­to, que nos pue­de si­tuar de nue­vo en un Lau­da­to Si’ en la amis­tad con Dios, en la fra­ter­ni­dad ha­cia to­dos mis her­ma­nos y en el res­pe­to, sin fi­su­ras, a toda eco­lo­gía, em­pe­zan­do por la hu­ma­na.
 
En esa for­ma­ción del sen­ti­do de res­pon­sa­bi­li­dad ante el pe­ca­do, la Igle­sia ha de pre­sen­tar la con­fe­sión como un don de Dios, que nos li­be­ra y nos sal­va. Sólo así el Sa­cra­men­to será com­pren­di­do como una gran ayu­da para la vida y po­drá te­ner un pa­pel fun­da­men­tal en la re­cu­pe­ra­ción de la es­pe­ran­za del hom­bre con­tem­po­rá­neo. De he­cho, este Sa­cra­men­to es un don de Dios, Pa­dre mi­se­ri­cor­dio­so, que per­do­na las in­fi­de­li­da­des de sus hi­jos y re­co­mien­za con ellos una re­la­ción nue­va en el amor. Un sa­bio y exi­to­so modo de afi­nar la con­cien­cia de pe­ca­do nos lo ofre­ce el re­co­rrer cui­da­do­sa­men­te los cin­co pa­sos que he­mos de dar al acer­car­nos al Sa­cra­men­to de la Re­con­ci­lia­ción: exa­men de con­cien­cia, do­lor de co­ra­zón, pro­pó­si­to de en­mien­da, de­cir los pe­ca­dos al con­fe­sor y cum­plir la pe­ni­ten­cia.
 
4. La vuel­ta del hijo a la casa pa­ter­na
Exa­men de con­cien­cia. El pri­mer paso será des­cu­brir todo aque­llo que ha ido, poco a poco, ape­gán­do­se a nues­tra vida; todo lo que, en sen­ti­mien­tos, de­seos, ac­ti­tu­des, obras e in­clu­so omi­sio­nes, nos ha ido des­fi­gu­ran­do, has­ta el pun­to de no re­co­no­cer­nos en la be­lle­za y la ver­dad con que siem­pre he­mos so­ña­do para no­so­tros mis­mos, por­que así nos di­se­ñó el mis­mo Dios y así orien­tó nues­tra vida: “Nos hi­cis­te, Se­ñor, para Ti y nues­tro co­ra­zón está in­quie­ro has­ta que des­can­se en Ti”, como dijo San Agus­tín. El pe­ca­do sólo se re­co­no­ce cuan­do apren­de­mos a pre­gun­tar­nos qué ha po­di­do pa­sar­me para es­tar así; cuan­do re­co­no­ce­mos que algo ha ido cam­bian­do nues­tra vida y, so­bre todo, com­pro­ba­mos que ya no so­mos fe­li­ces; que ya no nos gus­ta­mos como so­mos cuan­do nos mi­ra­mos en el es­pe­jo de Dios. Por eso, lo pri­me­ro ha de ser un sin­ce­ro y a fon­do exa­men de con­cien­cia, que nos lle­ve a des­cu­brir la gra­ve­dad de nues­tros pe­ca­dos y la si­tua­ción en la que nos han de­ja­do.
 
Do­lor del co­ra­zón. Un exa­men de con­cien­cia, si es sin­ce­ro, si es de un ser hu­mano ma­du­ro y cre­yen­te, inevi­ta­ble­men­te ha de pro­du­cir do­lor de co­ra­zón por ver­nos como nos ve­mos y, so­bre todo, por ha­ber aban­do­na­do y ofen­di­do el amor que nos sos­te­nía. So­la­men­te lle­va al arre­pen­ti­mien­to el des­cu­brir la con­tra­dic­ción en­tre el amor de Dios y nues­tros pe­ca­dos. Ne­ce­si­ta­mos ser cons­cien­tes de cómo nos hie­re el pe­ca­do para po­der acu­dir a quien nos ha de cu­rar; ne­ce­si­ta­mos en­con­trar­nos con el amor de Je­sús aban­do­na­do, por­que allí, en su co­ra­zón, está su per­dón y su mi­se­ri­cor­dia. El arre­pen­ti­mien­to nos ha de lle­var al amor de Dios que cura. Sólo se cam­bia cuan­do nos sen­ti­mos per­do­na­dos; sólo el per­dón nos ofre­ce fu­tu­ro; sin per­dón, sin em­bar­go, se va con­ge­lan­do nues­tra vida en el mal.
 
Pro­pó­si­to de en­mien­da. La vuel­ta al amor de Dios en la con­fe­sión se ha de ha­cer con una con­vic­ción: quie­ro vol­ver, por­que quie­ro ser fe­liz al ver­me li­bre de es­tas ata­du­ras que lle­vo en mi con­cien­cia y que en­tris­te­cen mi alma; ne­ce­si­to li­brar­me de lo que aho­ra no me per­mi­te te­ner la vida en la que sue­ño; no quie­ro vol­ver a ser como soy aho­ra, no quie­ro que se ins­ta­le en mí el pe­ca­do. Quie­ro ha­cer ló­gi­co y cier­to este pen­sa­mien­to de San Agus­tín: “Hom­bre y pe­ca­dor son dos co­sas dis­tin­tas; cuan­do oyes, hom­bre, oyes lo que hizo Dios; cuan­do oyes, pe­ca­dor, oyes lo que el mis­mo hom­bre hizo. Des­haz lo que hi­cis­te, para que Dios sal­ve lo que hizo” (San Agus­tín). Un buen pro­pó­si­to de en­mien­da es siem­pre im­pres­cin­di­ble para acer­car­nos has­ta el um­bral de la gra­cia del per­dón; ese que siem­pre hay que tras­pa­sar bus­can­do el en­cuen­tro con la ale­gría de la gra­cia que me li­be­ra del mal. Te­ne­mos que ver el Sa­cra­men­to de la Re­con­ci­lia­ción como el que res­ca­ta, re­di­me, li­be­ra, el que me ha de con­ven­cer de que soy dis­tin­to a como me com­por­to, de que mi vida no es el pe­ca­do, sino la gra­cia.
 
De­cir los pe­ca­dos al con­fe­sor.
 Al Sa­cra­men­to de la Re­con­ci­lia­ción he­mos de ir a abrir el co­ra­zón con la ver­dad de nues­tra vida: con lo que nos pesa, nos due­le y con lo que bus­ca­mos po­ner ante el per­dón de Dios. No va­len cier­tos su­ce­dá­neos de con­fe­sio­nes, en las que, con ge­ne­ra­li­da­des, pro­cu­ra­mos evi­tar de­cir todo lo que ne­ce­si­ta ser sa­na­do por la gra­cia mi­se­ri­cor­dio­sa del Pa­dre. No bas­ta con un ma­qui­lla­je, hay que rom­per con el pa­sa­do para que se pro­duz­ca un cam­bio real en nues­tra vida. Na­die nos pue­de sa­nar de lo que no ma­ni­fes­ta­mos que nos due­le. Es ver­dad que a ve­ces los diag­nós­ti­cos no son fá­ci­les y qui­zás sea la luz de una bue­na aco­gi­da y una me­jor aten­ción la que nos pon­ga en el ca­mino de la ver­dad y de la sa­na­ción. Pero he­mos de pro­cu­rar no sa­lir de la con­fe­sión sin que apa­rez­can, con su nom­bre y sus cir­cuns­tan­cias, los pe­ca­dos. Si no hay ver­dad del co­ra­zón, se­ría pre­fe­ri­ble no acer­car­se al Sa­cra­men­to. La con­fe­sión es pre­sen­tar­se de­lan­te del Se­ñor tal y como so­mos. Sólo con la sin­ce­ri­dad del co­ra­zón se sale del sa­cra­men­to de la Pe­ni­ten­cia con la ale­gría del per­dón. Y esto su­ce­de así por­que Dios bus­ca el bien que hay en no­so­tros para con­ver­tir­lo en ale­gría, aun­que no ig­no­re el mal del que nos li­be­ra.
 
Cum­plir la pe­ni­ten­cia. El pe­ca­do es siem­pre una in­jus­ti­cia co­me­ti­da que ne­ce­si­ta re­pa­ra­ción. Por eso, cuan­do aún está fres­ca en no­so­tros la ale­gría del per­dón, he­mos de ex­pre­sar­nos con obras de mi­se­ri­cor­dia y amor a los de­más. La pe­ni­ten­cia nos ani­ma a em­pe­zar de nue­vo la vida de gra­cia que he­mos re­en­con­tra­do, que sólo se ali­men­ta con obras bue­nas. La ora­ción, la li­mos­na y el ayuno de la Cua­res­ma nos pue­den orien­tar muy bien en el ca­mino pe­ni­ten­cial, que no es re­cor­dar lo malo que he sido, sino re­des­cu­brir lo bueno que pue­do ser. Con la ale­gría de la gra­cia se va re­cons­tru­yen­do, poco a poco, la vida en las vir­tu­des.
 
5. En el cum­pli­mien­to pas­cual
Si, tras este re­co­rri­do por nues­tra con­cien­cia, no lle­gá­ra­mos a la con­fe­sión, es que no ha ha­bi­do con­ver­sión; ésta se ha­brá que­da­do, si lle­gó a en­trar en ella, en algo ge­né­ri­co y sin con­cre­ción. Este re­co­rri­do con­ver­sión-con­fe­sión hay que ha­cer­lo siem­pre, pero so­bre todo se hará en la Cua­res­ma. Por eso, sa­bia­men­te la Igle­sia nos in­vi­ta­ba al cum­pli­mien­to pas­cual, que como to­dos re­cor­da­mos se ha­cía ma­si­va­men­te y tam­bién mu­chos muy sin­ce­ra­men­te. Qui­zás no nos gus­te lo de cum­pli­mien­to, tam­po­co a mí; pero eso no es más que una adul­te­ra­ción de la ver­dad que nos en­se­ña: que sin con­ver­sión a Dios, sin la gra­cia que re­ci­bi­mos en el Sa­cra­men­to de la Re­con­ci­lia­ción, no hay vida pas­cual.
 
Por eso me vais a per­mi­tir que os re­cuer­de, es­pe­cial­men­te en es­tos días cua­res­ma­les, al­gu­nas co­sas que, se­gún pa­re­ce, es ne­ce­sa­rio que se vuel­van a de­cir con in­sis­ten­cia:
 
a ) Vi­vir en gra­cia de Dios tie­ne que con­ver­tir­se de nue­vo en una ne­ce­si­dad hu­ma­na y es­pi­ri­tual para los que cree­mos en Je­su­cris­to; eso sig­ni­fi­ca que no hay que dar­le nin­gu­na tre­gua al pe­ca­do: con­fe­sión cuan­to an­tes, para re­cu­pe­rar pron­to la paz y la ale­gría de la gra­cia.
 
b) El Sa­cra­men­to de Re­con­ci­lia­ción, sa­cra­men­to del per­dón, ha de re­cu­pe­rar el pro­ta­go­nis­mo pas­to­ral que nun­ca de­bió de per­der. Será en la Igle­sia mi­sio­ne­ra el sa­cra­men­to a bus­car y el sa­cra­men­to a Re­cor­de­mos que es un pre­cio­so ob­se­quio del Se­ñor Re­su­ci­ta­do a la Igle­sia na­cien­te, esa que tuvo tan­ta y tan in­ten­sa mi­sión por de­lan­te: “Re­ci­bid el Es­pí­ri­tu San­to, a quie­nes les per­do­néis los pe­ca­dos, les que­dan per­do­na­dos; a quie­nes se los re­ten­gáis, les que­dan re­te­ni­dos” (Jn 20,22-23).
 
c) Sólo tras ha­ber en­con­tra­do el per­dón y la gra­cia sa­cra­men­tal po­de­mos dar nue­vos pa­sos en nues­tra vida cris­tia­na, uno de ellos será la par­ti­ci­pa­ción en la Co­mu­nión eu­ca­rís­ti­ca, a la que no de­be­ría­mos de acer­car­nos si no es­ta­mos en gra­cia de Dios. Al de­seo de re­ci­bir el cuer­po de Cris­to le ha de pre­ce­der el in­ten­so de­seo de pre­pa­rar­nos para po­der co­mul­gar, si lo ne­ce­si­ta­mos.
 
d) Es muy re­co­men­da­ble la con­fe­sión fre­cuen­te: la ne­ce­si­ta­mos para el per­dón y para re­cu­pe­rar el cli­ma de amor de Dios, que si no fre­cuen­ta­mos este sa­cra­men­to va­mos per­dien­do en nues­tra vida. Como nos ha di­cho el Papa Fran­cis­co: “ce­le­brar el Sa­cra­men­to de la Re­con­ci­lia­ción sig­ni­fi­ca es­tar en­vuel­tos en un abra­zo afec­tuo­so: es el abra­zo de la in­fi­ni­ta mi­se­ri­cor­dia del Pa­dre”. La con­fe­sión fo­men­ta una unión más ín­ti­ma con el Se­ñor.
 
e) Es po­si­ble, que haya trans­cu­rri­do mu­cho tiem­po des­de que nos con­fe­sa­mos la úl­ti­ma vez, sin em­bar­go, desea­ría­mos ha­cer­lo. Pues bien, no he­mos de te­ner mie­do de acer­car­nos al Sa­cra­men­to, el sa­cer­do­te está pre­pa­ra­do para aco­ger­nos con amor. No te preo­cu­pes si no sa­bes muy bien cómo con­fe­sar­te, se­gu­ro que te van a ayu­dar; pero lo más im­por­tan­te es que lo que ten­ga­mos que con­fe­sar, ade­más de te­ner ver­da­de­ra sus­tan­cia, lo ex­pon­ga­mos con mu­cha sin­ce­ri­dad. He­mos de preo­cu­par­nos, so­bre todo, de abrir el co­ra­zón para que sal­ga de él todo lo que ha de ser per­do­na­do y sa­na­do.
 
6. La re­con­ci­lia­ción, el sa­cra­men­to a bus­car y a ofre­cer
Hoy son mu­chos los que han aban­do­na­do el sa­cra­men­to de la Re­con­ci­lia­ción y, por su cuen­ta, han de­ci­di­do que en cues­tión de pe­ca­dos se en­tien­den di­rec­ta­men­te con Dios. El pro­ble­ma es que Dios no quie­re en­ten­der­se con ellos sólo así. Su vo­lun­tad es que el per­dón de los pe­ca­dos, ade­más de po­ner nues­tro co­ra­zón ante Él, lo bus­que­mos y en­con­tre­mos por me­dio de la Igle­sia. Dios quie­re que ex­pre­se­mos nues­tros pe­ca­dos cara a cara en la Igle­sia; Él sabe muy bien que nues­tra ten­den­cia na­tu­ral es echar­le tie­rra a cier­tos asun­tos de nues­tra vida sin re­sol­ver­los nun­ca del todo. Por eso, es bueno que ten­ga­mos en cuen­ta que el mie­do o la ver­güen­za que nos pue­da dar el con­fe­sar los pe­ca­dos a un sa­cer­do­te, que por cier­to siem­pre re­pre­sen­ta a Je­sús, que­da com­pen­sa­do por la ale­gría de en­con­trar­nos de pron­to li­bres de car­gas y aco­gi­dos por el amor mi­se­ri­cor­dio­so de Dios que la con­fe­sión de los pe­ca­dos nos ga­ran­ti­za.
 
“Je­sús da a los Após­to­les el po­der de per­do­nar los pe­ca­dos. Es un poco di­fí­cil com­pren­der cómo un hom­bre pue­de per­do­nar los pe­ca­dos, pero Je­sús da este po­der. La Igle­sia es de­po­si­ta­ria del po­der de las lla­ves, de abrir o ce­rrar al per­dón. Dios per­do­na a todo hom­bre en su so­be­ra­na mi­se­ri­cor­dia, pero Él mis­mo qui­so que, quie­nes per­te­ne­cen a Cris­to y a la Igle­sia re­ci­ban el per­dón me­dian­te los mi­nis­tros de la co­mu­ni­dad. A tra­vés del mi­nis­te­rio apos­tó­li­co me al­can­za la mi­se­ri­cor­dia de Dios, mis cul­pas son per­do­na­das y se me dona la ale­gría. De este modo Je­sús nos lla­ma a vi­vir la re­con­ci­lia­ción tam­bién en la di­men­sión ecle­sial, co­mu­ni­ta­ria. Y esto es muy be­llo. La Igle­sia, que es san­ta y a la vez ne­ce­si­ta­da de pe­ni­ten­cia, acom­pa­ña nues­tro ca­mino de con­ver­sión du­ran­te toda la vida. La Igle­sia no es due­ña del po­der de las lla­ves, sino que es sier­va del mi­nis­te­rio de la mi­se­ri­cor­dia y se ale­gra to­das las ve­ces que pue­de ofre­cer este don di­vino” (Papa Fran­cis­co, au­dien­cia ge­ne­ral, 20 de no­viem­bre de 2013). 
 
7. El per­dón se da y se re­ci­be siem­pre en co­mu­ni­dad
Por su par­te la Igle­sia ha de ser di­li­gen­te en ofre­cer el Sa­cra­men­to de la Pe­ni­ten­cia. So­bre todo, por­que ella es pro­ta­go­nis­ta en cada ce­le­bra­ción. Cuan­do el sa­cer­do­te con­fie­sa no re­pre­sen­ta so­la­men­te a Dios, sino a toda la co­mu­ni­dad, que se re­co­no­ce en la fra­gi­li­dad de cada uno, que es­cu­cha con­mo­vi­da su arre­pen­ti­mien­to, que se re­con­ci­lia con él, que lo alien­ta y acom­pa­ña en al ca­mino de con­ver­sión y de ma­du­ra­ción hu­ma­na y cris­tia­na. Por eso, el Sa­cra­men­to de la Re­con­ci­lia­ción de­be­ría de te­ner una pro­gra­ma­ción pú­bli­ca y es­ta­ble, como la tie­ne cual­quier sa­cra­men­to y otros ser­vi­cios de la Igle­sia en nues­tras pa­rro­quias. No bas­ta con que sea una ofer­ta oca­sio­nal y en tiem­pos es­pe­cia­les del año li­túr­gi­co, como Ad­vien­to y Cua­res­ma. Po­der con­fe­sar­se cuan­do se ne­ce­si­te debe ser un ser­vi­cio siem­pre ac­ce­si­ble, más ac­ce­si­ble de lo que hoy es.
 
No obs­tan­te, el te­ner cier­tas di­fi­cul­ta­des para con­fe­sar­nos, no pude ser nin­gu­na dis­cul­pa para no sa­lir del pe­ca­do, para vi­vir tran­qui­la­men­te como si no nos pa­sa­ra nada. Hay que bus­car la con­fe­sión, hay que ir al en­cuen­tro de Cris­to, que me aco­ge en la per­so­na del sa­cer­do­te, en cual­quie­ra de las for­mas con que se ce­le­bre el Sa­cra­men­to de la Pe­ni­ten­cia; siem­pre que es­tas for­mas ga­ran­ti­cen o lle­ven a la con­fe­sión y la ab­so­lu­ción in­di­vi­dual.
 
8. La evan­ge­li­za­ción par­te del con­fe­sio­na­rio
En esta Cua­res­ma no nos ol­vi­de­mos de que, en el ca­mi­nar de nues­tra Igle­sia dio­ce­sa­na ha­cia el sue­ño mi­sio­ne­ro de lle­gar a to­dos, ne­ce­si­ta­mos el aire fres­co de cris­tia­nas y cris­tia­nos re­no­va­dos por la fuer­za, la li­ber­tad, la ale­gría y la es­pe­ran­za que nos da la gra­cia del Sa­cra­men­to de la Re­con­ci­lia­ción. En efec­to, la nue­va evan­ge­li­za­ción saca su vida y su fuer­za de la san­ti­dad de los cris­tia­nos; y la san­ti­dad ne­ce­si­ta de la con­ver­sión, del en­cuen­tro con Cris­to que acon­te­ce en este sa­cra­men­to. Por eso, el cris­tiano debe ob­te­ner de la con­fe­sión una ver­da­de­ra fuer­za evan­ge­li­za­do­ra. “La nue­va evan­ge­li­za­ción par­te tam­bién del con­fe­sio­na­rio. O sea, par­te del mis­te­rio­so en­cuen­tro en­tre el inago­ta­ble in­te­rro­gan­te del hom­bre, signo en él del Mis­te­rio crea­dor, y la mi­se­ri­cor­dia de Dios, úni­ca res­pues­ta ade­cua­da a la ne­ce­si­dad hu­ma­na de in­fi­ni­to”. Hay, por tan­to, una ver­da­de­ra ne­ce­si­dad del en­cuen­tro con Cris­to para po­der par­ti­ci­par en la nue­va evan­ge­li­za­ción. Ade­más, es evi­den­te que el Sa­cra­men­to de la Re­con­ci­lia­ción es la cum­bre de todo pro­ce­so de evan­ge­li­za­ción y de con­ver­sión.
 
Os pro­pon­go con un es­pe­cial in­te­rés el Sa­cra­men­to de la Re­con­ci­lia­ción para el ca­mino de dis­cí­pu­los mi­sio­ne­ros que en es­tos mo­men­tos to­dos es­ta­mos ha­cien­do a la luz de nues­tro Plan de Pas­to­ral. Me apo­yo en la pro­pues­ta que hizo el ma­gis­te­rio de San Juan Pa­blo IIen Novo Mi­llen­nio Ineun­te: “De­seo pe­dir, ade­más, una re­no­va­da va­len­tía pas­to­ral para que la pe­da­go­gía co­ti­dia­na de la co­mu­ni­dad cris­tia­na sepa pro­po­ner de ma­ne­ra con­vin­cen­te y efi­caz la prác­ti­ca del sa­cra­men­to de la Re­con­ci­lia­ción […] ¡No de­be­mos ren­dir­nos, que­ri­dos her­ma­nos sa­cer­do­tes, ante las cri­sis con­tem­po­rá­neas! Los do­nes del Se­ñor – y los sa­cra­men­tos son de los más pre­cio­sos – vie­nen de Aquél que co­no­ce bien el co­ra­zón del hom­bre y es el Se­ñor de la his­to­ria”.
 
9. Dios no se can­sa nun­ca de per­do­nar
Es­pe­ro, y os lo pido de co­ra­zón a to­dos, que no de­je­mos de dar el paso de la con­ver­sión a la con­fe­sión. Por eso me sumo a este pre­cio­so tex­to del Papa Fran­cis­co: “¡Nos hace tan­to bien vol­ver a Él cuan­do nos he­mos per­di­do! In­sis­to una vez más: Dios no se can­sa nun­ca de per­do­nar, so­mos no­so­tros los que nos can­sa­mos de acu­dir a su mi­se­ri­cor­dia. Aquel que nos in­vi­tó a per­do­nar «se­ten­ta ve­ces sie­te» (Mt 18,22) nos da ejem­plo: Él per­do­na se­ten­ta ve­ces sie­te. Nos vuel­ve a car­gar so­bre sus hom­bros una y otra vez. Na­die po­drá qui­tar­nos la dig­ni­dad que nos otor­ga este amor in­fi­ni­to e in­que­bran­ta­ble. Él nos per­mi­te le­van­tar la ca­be­za y vol­ver a em­pe­zar, con una ter­nu­ra que nun­ca nos de­silu­sio­na y que siem­pre pue­de de­vol­ver­nos la ale­gría. No hu­ya­mos de la re­su­rrec­ción de Je­sús, nun­ca nos de­cla­re­mos muer­tos, pase lo que pase. ¡Que nada pue­da más que su vida que nos lan­za ha­cia ade­lan­te!” (EG 3).
 
San­ta Cua­res­ma para una Fe­liz Pas­cua de Re­su­rrec­ción.
 
Con mi afec­to y ben­di­ción.

Monseñor Amadeo Rodríguez Magro es obispo de Jaén.

Otros artículos del autor

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Sólo si tu nos ayudas podremos continuar haciendo noticias como esta

DONA AHORA