Jueves, 19 de septiembre de 2019

Religión en Libertad

Descansa en la Pasión de Cristo


Él nos ha ama­do has­ta la lo­cu­ra de la Cruz. Mu­rien­do nos ha dado la mis­ma vida de Dios. Re­su­ci­tan­do nos ha he­cho re­su­ci­tar con Él. Y su­bien­do al cie­lo nos ha pre­pa­ra­do un lu­gar jun­to a Él y a to­dos los san­tos. ¿Se pue­de ofre­cer más?

Hoy, do­min­go de Ra­mos, nos aden­tra­mos ya en la gran Se­ma­na San­ta en la que con­tem­pla­re­mos la Pa­sión, Muer­te y Re­su­rrec­ción del Se­ñor.
 
La ver­dad es que nos cues­ta en­ten­der el mis­te­rio de la Cruz, del su­fri­mien­to, del do­lor. Pero es her­mo­so ver a Abrahán con­du­cien­do a su hijo al mon­te Mo­riá, obe­de­cien­do el man­da­to del Se­ñor. Y lo hace por amor a Dios y aman­do en­tra­ña­ble­men­te a su hijo.
 
Cris­to cla­va­do en la Cruz es tam­bién mis­te­rio de amor. Él nos ha ama­do has­ta la lo­cu­ra de la Cruz. Mu­rien­do nos ha dado la mis­ma vida de Dios. Re­su­ci­tan­do nos ha he­cho re­su­ci­tar con Él. Y su­bien­do al cie­lo nos ha pre­pa­ra­do un lu­gar jun­to a Él y a to­dos los san­tos. ¿Se pue­de ofre­cer más? ¡Es im­pre­sio­nan­te el Amor de Dios por no­so­tros, los se­res hu­ma­nos! La ver­dad es que, con nues­tras so­las fuer­zas, nun­ca lle­ga­re­mos a com­pren­der en su ple­ni­tud el mis­te­rio de amor de Dios por to­dos y cada uno de no­so­tros. Y, sin em­bar­go, ese amor es lo úni­co que pue­de dar sen­ti­do al co­ra­zón in­quie­to y con­fu­so del ser hu­mano.
 
La Igle­sia, en es­tos días de Se­ma­na San­ta, nos in­vi­ta de ma­ne­ra es­pe­cial a pro­fun­di­zar en ese amor con­tem­plan­do amo­ro­sa­men­te la Cruz:
 
Por el ca­mino del diá­lo­go con Cris­to cru­ci­fi­ca­do. A mu­chas per­so­nas les re­sul­ta, a pri­me­ra vis­ta, di­fí­cil y cos­to­so ese diá­lo­go con Cris­to. To­más de Kem­pis nos ofre­ce en una re­fle­xión muy ilu­mi­na­do­ra, una ayu­da muy útil. Dice así: «Si no sa­bes me­di­tar en co­sas ele­va­das y ce­les­tia­les, des­can­sa en la pa­sión de Cris­to, y de­ten­te a pen­sar, como mo­ran­do en ellas, en sus sa­gra­das lla­gas. Por­que si te re­fu­gias de­vo­ta­men­te en esas ci­ca­tri­ces y pre­cio­sas lla­gas de Je­sús, sen­ti­rás gran for­ta­le­za en la aflic­ción, no ha­rán me­lla en ti los des­pre­cios de los hom­bres y so­por­ta­rás con fa­ci­li­dad las pa­la­bras de los que mur­mu­ran con­tra ti» (Imitación de Cristo, libro 2, capítulo 1, n. 4).
 
Por el ca­mino de la cruz. ¿Por qué no re­co­rrer, con sen­ci­llez y pro­fun­da ve­ne­ra­ción, las es­ta­cio­nes del Via­cru­cis? El co­ra­zón se irá lle­nan­do de paz, de se­re­ni­dad, de es­pe­ran­za, de amor, de per­dón. Re­co­rrer el Via­cru­cis, me­di­tar la Pa­sión del Se­ñor, exi­ge un poco de tiem­po. ¿No po­dría­mos de­di­car unos mi­nu­tos cada día a ello, a re­co­rrer al me­nos dos es­ta­cio­nes cada día, aun­que com­ple­tar­lo nos lle­ve la se­ma­na en­te­ra? Sólo se ne­ce­si­ta to­mar la de­ci­sión y man­te­ner­la con fir­me­za; se re­quie­re, tal vez, sa­ber apa­gar el te­le­vi­sor opor­tu­na­men­te o no en­tre­te­ner­se en al­gu­nas con­ver­sa­cio­nes para po­der de­di­car así un tiem­po a es­tar a so­las con el Se­ñor.
 
Por el ca­mino del ser­vi­cio a los que su­fren. De esa me­di­ta­ción se­re­na y amo­ro­sa de la Pa­sión bro­ta­rá, es­toy con­ven­ci­do de ello, un de­seo cre­cien­te de ayu­dar al her­mano su­frien­te que está jun­to a no­so­tros. Así lo han vi­vi­do los san­tos. Así lo vi­vió san­ta Ca­ta­li­na de Sie­na, como mues­tra este pre­cio­so tex­to: «Pre­gun­tó Je­sús a Ca­ta­li­na de Sie­na: “Que­ri­da mía, ¿sa­bes por qué te amo?” Ante la res­pues­ta ne­ga­ti­va de Ca­ta­li­na, si­guió Je­sús: “Te lo diré. Si no te amo, tú no se­rás nada, no se­rás ca­paz de nada bueno. Ya ves que ten­go que amar­te.” “Es ver­dad –res­pon­dió Ca­ta­li­na, y de gol­pe dijo–: Que­rría yo amar­te así”. Pero, en cuan­to ha­bló, se dio cuen­ta de que ha­bía di­cho un des­pro­pó­si­to. Je­sús son­rió. En­ton­ces ella aña­dió: “Pero esto no es jus­to. Tú pue­des amar­me con un gran amor y yo sólo pue­do amar­te con un amor pe­que­ño.” En ese mo­men­to in­ter­vino Je­sús y dijo: “He he­cho po­si­ble que me ames con un gran amor”. Ella, sor­pren­di­da, pre­gun­tó in­me­dia­ta­men­te cómo. “He pues­to a tu lado al pró­ji­mo. Todo lo que le ha­gas a él lo to­ma­ré como he­cho a mí.” Ca­ta­li­na, lle­na de ale­gría, co­rrió a cu­rar a los en­fer­mos en el hos­pi­tal: “Aho­ra pue­do amar a Je­sús con gran amor”.»
 
Oja­lá la con­tem­pla­ción de la Pa­sión de Cris­to nos ayu­de a com­pro­me­ter­nos más con los her­ma­nos que su­fren en nues­tro mun­do, y en es­pe­cial jun­to a no­so­tros. Por­que jun­to a no­so­tros, en este lu­gar, en este al­tar, va a ha­cer­se mis­te­rio­sa­men­te pre­sen­te el Cris­to del Ta­bor, de la Pa­sión: su Cuer­po en­tre­ga­do, su san­gre de­rra­ma­da, el Se­ñor Re­su­ci­ta­do.
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Por favor ayúdanos a poder seguir adelante

DONA AHORA