Martes, 28 de junio de 2022

Religión en Libertad

«Hablarán las piedras...»

Traslado del Cristo de Leópolis.
El Cristo Salvador de Leópolis (Lviv) fue sacado de la catedral armenia de la ciudad ucraniana para guardarlo en un búnker y evitar que resulte dañado durante los combates.

por Miguel Ángel Velasco

Opinión

La foto está -y está muy bien que esté- en las portadas de todos los periódicos de hoy: una familia escapaba de las bombas, y sus “troley” intactos aparecen junto a los cadáveres de sus dueños, tapados por una manta, en una de las calles de la ciudad ucraniana de Irpin; pero he tenido que ir a periódicos extranjeros, como Il Corriere della Sera, para ver otras dos fotos que nuestros periódicos, quién sabe por qué, no publican: una, de una criatura de dieciocho meses asesinada por las bombas en la ciudad de Mariupol, y otra, la de dos personas que han descolgado de la Cruz a su “Cristo Salvador”, el Cristo de Leoóolis (Lviv), y lo esconden en un búnker para protegerlo de los bombardeos; y no es la primera vez, porque ya ocurrió lo mismo en la Segunda Guerra Mundial. A eso hemos vuelto en esta sociedad del progreso y del bienestar: a la Segunda Guerra Mundial, con imágenes de Cristo escondidas y resguardadas, y criaturas de meses asesinadas en las calles y carreteras salvajemente minadas para que la aterrorizada población civil no pueda escapar. 

La imagen del bebé asesinado y la del Cristo Crucificado en un búnker se me antojan, en su clamoroso silencio, una insuperable radiografía de nuestro tiempo y de nuestro mundo, de nuestra Europa, nuestro Occidente y también nuestra España, donde unos chisgarabís titiriteros de la política dicen que lo de Ucrania se arregla no con armas sino con palabras, pero ni en sueños se les ocurre ir a decirle esas palabras al ambicioso y cuerdísimo loco del Kremlin. 

La vida, al refugio.

Siempre se ha dicho que la primera víctima de la guerra, de cualquier guerra, de todas las guerras, es la verdad; y en esta guerra que destripa y aniquila Ucrania lo estamos comprobando, por desgracia, una vez más, al ver la verdad escarnecida, ocultada, manipulada, escondida, impedida, censurada, refugiada en un búnker... Palabras y más palabras, torrentes de palabrería barata y vacía, condenas y más condenas, pero ni la ONU manda a sus cascos azules como fuerza de interposición, ni al nuevo Stalin le llevan, para que al menos se le atragante el desayuno, la foto de ese niño de dieciocho meses, cuya vida ha sido segada inútil y canallescamente en Mariopul, la ciudad de María, ni el sátrapa Putin se siente amenazado por nadie, como se sentía, en sus cuevas de troglodita, aquel otro asesino llamado Bin Laden.

“¿Se puede ser más explícito en la condena?”, se preguntan preocupadísimos los buenistas apesebrados de todas las latitudes. ¿Qué tal si en vez de tanta condena y tanta palabra fácil, los más altos representantes de la ONU, de la OTAN, de la CEE, de los Gobiernos, de las Iglesias, se presentaran en Kiev y/o en Moscú? Por cierto, ¿han visto ustedes muchas fotos de ataúdes en las portadas de los periódicos, o los ataúdes, tan molestos siempre, se esconden como cuando el virus del covid mataba a miles de seres humanos cada día? Eso sí, cuentan con minucioso detalle los yates de los millonarios comunistas y las andanzas de una tal Alina, por lo visto amante de Putin, que anda con sus hijos por Suiza tan a buen recaudo como los miles de millones del de la KGB. 

Alguien me dirá que este artículo que estoy escribiendo no es otra cosa que palabras y es verdad, sólo que yo lo único que sé usar y lo único que tengo y puedo dar son palabras, y el que da lo que tiene no está obligado a más. Peor, muchísimo peor es callar o hacer el hipócrita paripé, o mirar hacia otro lado, como si lo de Ucrania no fuera conmigo, contigo, con todos ustedes. 

Cuenta San Lucas en su Evangelio que, en aquel tiempo, entraba Jesús triunfalmente en Jerusalén y la multitud le aclamaba con ramos y con gritos que molestaban muchísimo a los buenistas de entonces , y cuenta que éstos le decían a Jesús: “Reprende a todos esos que gritan y alborotan tanto”. Y Jesús replicó: “Os digo que si éstos callan, hablarán las piedras”.

Bueno, pues eso…

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda