Martes, 25 de febrero de 2020

Religión en Libertad

Semanal o quincenal, de 4 o 12 páginas, llega a muchos y los acerca a Dios y a la parroquia

10 ideas para un boletín parroquial que se lea bien: que no sea como un baúl lleno de trastos

No hace falta un diseñador hipster para hacer un boletín parroquial, pero sí tener claras algunas ideas y lograr que sea ágil, legible y bien jerarquizado
No hace falta un diseñador hipster para hacer un boletín parroquial, pero sí tener claras algunas ideas y lograr que sea ágil, legible y bien jerarquizado

ReL

El boletín parroquial de papel: sea mensual, quincenal, semanal o ocasional, está allí, a la entrada de la parroquia, lo tomamos, lo llevamos a casa y da vueltas por la mesa de la cocina o de la sala de estar durante varios días. Da datos prácticos, como los horarios de misa (un lío, porque cambian en verano y en invierno, en Navidad y en Semana Santa), teléfonos y horas de despacho parroquial, algunas webs, algunas personas de contacto...

Avisa de retiros, grupos de oración y adoración, talleres, actividades mil. Y por lo general incluye algún texto formativo o devocional. A veces, incluye chistes y pasatiempos para los niños. Sea de 4, 8 o 12 páginas, cumple una función importante y acerca la gente a la vida parroquial y a Dios. Y es físico, de papel, más concreto que los wasaps y tuits fugaces.

El punto más débil del boletín (después del hecho de que hay que pagar las fotocopias y que alguien se ha de dedicar a doblarlo) es el diseño. La revista America, de los jesuitas de EEUU ha recopilado 10 ideas que ayudan a hacer que los boletines parroquiales sean más legibles y útiles. Su redactor, Angelo Jesus Canta, ha leído los boletines parroquiales de docenas de parroquias y ha hablado con diseñadores. Y estas son sus propuestas.

1. Asegúrate que el boletín es legible

"La mayoría de los boletines que he visto son, simplemente, muy difíciles de leer. Texto desorganizado, contenido demasiado apretado, información importante que se pierde con facilidad. Pregunta a algunas personas de confianza: '¿es esto claro? ¿Puedes leerlo con sencillez?'"

2. Que esté organizado

Muchas veces el boletín parroquial se parece al baúl de los trastos: hay de todo metido de cualquier forma. Es muy importante organizarlo en bloques. Todos los anuncios parroquiales, en un punto. Los horarios de misas y confesión, en su sitio. Lo que se repita en cada número, siempre en el mismo lugar. Pero el diseño debe evitar el uso de cajas, y más aún las que intentan ser creativas o divertidas. "Esos adornos están pasados de moda y expresan poca profesionalidad".

boletines_parroquiales_color

Boletines y folletos parroquiales a todo color; salen caros a menos que sean folletos para reutilizar cada año, o bien para repartir por las calles

3. Diseño consistente, que no cambie.

Igual que las revistas de National Geographic siempre usarán el color amarillo, también el boletín parroquial ha de elegir un tipo de portada, de letra, etc, y adherirse a él de forma estable. La gente debería reconocer por el diseño de una página suelta de un ejemplar de hace 2 años que se trata del boletín parroquial.

4. Apuesta por la simplicidad

La mayoría de los boletines parroquiales tienden a estar atiborrados, demasiado llenos de cosas. Muchas de ellas son innecesarias, incluyendo fotos o dibujos de relleno y cuadros con márgenes. Muchas cosas (por ejemplo, listados de gente que casi nadie contacta) quizá no deberían estar en el boletín de papel, sino en la web. En el boletín se pueden indicar direcciones de Internet, pero sin el "http://www", que ya no es necesario. Muchas fotos (de panes y vinos, por ejemplo) tampoco son necesarias.

5. Jerarquiza: que quede claro lo más importante

Los horarios de misas, despachos y confesiones interesan a casi todo el mundo, y deben ser bien visibles. El organigrama interno de la parroquia interesa a poca gente, debe tener menos espacio y menos relevante. Los lectores leen más las páginas de la derecha y lo que se marca con letra grande.

6. Sé sencillo en la tipografía

En los boletines parroquiales se ven todo tipo de horrores tipográficos: una página alinea las columnas a la izquierda, otra al centro, el tipo de letra cambia continuamente... Todo eso es un desastre. Hay que limitarse a sólo 2 tipos de letra en el boletín, y evitar todas los diseños fantasiosos, incluso para la página infantil. Tampoco hay que usar dibujitos de WordArt. Hay webs que ayudan con ideas de diseño como Fontpair.

7. Usa pocas imágenes: atraen casi toda la atención

Incluso una foto pequeña, irrelevante, llena de desconocidos y poco comprensible de un picnic parroquial tenderá a llamar la atención del lector sobre cualquier otra cosa en esa página. Las fotos deben aportar información útil de verdad, y ser muy escasas. Si de verdad son importantes, merecen ir en buen tamaño. No se deben usar dibujitos de clip art simplemente porque queremos aligerar el texto.

boletin_parroquial

8. Deja respirar las páginas: los blancos no están mal

Los espacios en blanco, buenos márgenes de página, espacios entre sección y sección, ayudan a jerarquizar y clasificar las áreas del boletín y permiten una lectura más cómoda.

9. La sección de anuncios, algunas ideas...

Algunos boletines tienen una página de anuncios. Muchos se limitan a incrustar el anuncio formato tarjeta o banner que les envían los anunciantes. Eso es un caos para el diseño. Además, en algunos boletines se incrustan aquí bastantes esquelas (y casi nunca bautizos ni bodas): da la sensación de que la parroquia está compuesta de gente que se muere (lo cual es cierto, todos nos morimos, pero no da buena imagen ni eleva el ánimo). Quizá se puede reducir espacio publicando una lista de empresas o entidades patrocinadoras de la parroquia y sus servicios (floristas, fotógrafos, etc...), con sus datos de contacto.

10. El boletín sirve a la parroquia y a la fe: ha de estar bien

Gracias al boletín, un nuevo parroquiano puede conocer los servicios que se ofrecen. Alguien que no vaya mucho a la iglesia, puede llevarse un ejemplar y encontrar algo que le haga pensar, llevarse una primera sensación. El boletín parroquial llega a mucha gente del barrio y merece un buen diseño. Forma parte de la evangelización y la pastoral. Si no es posible conseguir un diseñador profesional para elaborarlo (al menos la maqueta base) vale la pena dedicar tiempo a pensar como mejorarlo y ayudarse con tutoriales de diseño de YouTube o Skillshare.

El autor del artículo de America pone como ejemplo de boletín bien diseñado el de la parroquia de Santa Teresa de Ávila en Chicago (12 páginas, incluye un par de columnas en español). Un ejemplo, aquí en PDF.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Por favor ayúdanos a promover noticias como ésta

DONA AHORA