Miércoles, 27 de octubre de 2021

Religión en Libertad

Samuel, de la comunidad Ain Karem, habla con pasión de esta misión evangelizadora

La frescura de anunciar a Cristo sobre una silla en la calle: «Si tengo un tesoro ¿debo esconderlo?»

Samuel Pruvot anunciando el Evangelio
Samuel Pruvot lleva casi tres décadas anunciando el Evangelio por las calles de Francia con Ain Karem

J.Lozano / ReL

Samuel Pruvot es uno de los organizadores del Congreso Misión que centrado en la nueva evangelización se lleva celebrando en Francia desde hace años. Este padre de familia numerosa y redactor jefe del semanario Famille Chretienne es además un destacado miembro de la comunidad Ain Karem, que tiene como centro la evangelización y además directa, ya sea en las calles, en las plazas o puerta a puerta.

Pruvot lleva más de veinticinco años anunciando así a Cristo, subiéndose en un taburete en cualquier lugar concurrido de París u otra ciudad francesa anunciando el Kerigma, que Cristo ha muerto y ha resucitado. Los frutos les avalan y de cara a este congreso de la Misión contaba un ejemplo muy concreto de cómo un transeúnte que pasaba por la calle y le escuchó se echó a llorar cuando le citó a Jesús.

“Si tengo un tesoro, ¿debería esconderlo?”, gritaba desde lo alto de un taburete en la Plaza Stalingrado de París en una de las numerosas misiones callejeras en las que ha participado en estos años. Captaba así la atención de las personas que estaban en la plaza. “Tengo que compartirlo contigo”, afirmaba después, tal y como recogía Anuncioblog.

Todo comenzó para Samuel cuando conoció a la que sería su esposa, que era feligresa de una parroquia donde había numerosos proyectos de evangelización. Un día acompañó a un grupo de estos jóvenes que se dirigía a una plaza. Quedó boquiabierto cuando observó a uno de ellos anunciar así a Cristo: “¿Qué es esta fe desbordante que rompe la rutina diaria del mundo?”, se preguntó.

Misionero de Ain Karem

Para él su labor tiene una explicación muy sencilla: la evangelización es simplemente poner a alguien en una relación con Jesucristo”.

“Si hablamos con alguien de Jesús es para que lo conozcan. No es necesario ser santo para testificar: al contrario, ¡Soy un pecador que se ha encontrado con un salvador! La acción misionera no nos pide que lo sepamos todo y que seamos buenos en todos los niveles, sino que no engañemos al testimonio de Aquel que nos salva. Ser un pecador al anunciar un salvador quita mucho miedo y respeto humanos. Cuando hablamos con alguien, no estamos arriba, estamos en el mismo plano: la luz brilla para todos y los cristianos no somos mejores que los demás. Es posible que simplemente hayamos visto esta luz antes que otros”, insistía este evangelizador en un testimonio.

Eso sí, Pruvot recordaba que “para evangelizar en la calle primero tratamos de hacer crecer en nosotros el amor de Dios y el amor de nuestros hermanos. Y para ello se van turnando para hacer Adoración ante el Santísimo en la iglesia más cercana.

En estas misiones participan no sólo laicos, sacerdotes o religiosas sino también obispos. Monseñor Aillet, obispo de Bayona, quiso también anunciar el Evangelio con Ain Karem en las calles de Biarritz en 2019

“Como en las obras de caridad, es acercándonos a Dios que terminamos acercándonos a nuestros hermanos. Por eso pedimos la gracia de amarlo mejor, porque es entonces cuando amaremos mejor a quienes nos vamos a encontrar. Lo más hermoso que podemos dar a nuestros hermanos, por amor a ellos, es permitirles que entren en contacto con Cristo. Si un hombre es alcohólico, la terapia seguramente lo ayudará; pero si tiene la gracia de percibir el misterio de un Dios que nos ama y que nos ha salvado, entonces será más fácil de curar. La loca esperanza que nos impulsa no es que la persona esté de acuerdo con nosotros -hay activismo político para eso- sino que nuestro interlocutor empiece a volverse hacia Dios, como nos gustaría poner en marcha un viejo motor de los años cincuenta con arranque de manivela…”, agregaba este periodista francés.

Para explicar esta misión callejera de anuncio en las plazas, Samuel Pruvot pone un ejemplo: “Cuando evangelizas en la calle, intentas arrancar un motor que se ha encontrado frente a ti y que no tiene fe. No eres tú quien tiene la capacidad para hacer funcionar este motor, pero estás tratando de darle el ímpetu necesario para que arranque y dé toda su potencia, todo su potencial para el amor. Por eso sugiero a los transeúntes que intenten poner en marcha su motor para hacerlos correr a 300 km/h, la velocidad mínima de nuestra vocación principal, ¡que a veces no tenemos ni idea! También implica creer en uno mismo y en sus propias capacidades, porque para algunos, el amor de Dios es como contarles sobre un viaje a las Seychelles: “lo siento, pero para mí, ¡es imposible ir!’”.

Misioneros de Ain Karem

Mientras uno de los miembros de Ain Karem anuncia la Buena Nueva otros hablan con los transeúntes o les resuelven sus dudas

Para Samuel, evangelizar en las calles es mucho más fácil de lo que la gente imagina. Alrededor de la vieja caja de madera o el taburete que utilizan se sitúan los misioneros que responden a las preguntas de los transeúntes. Esta escena es un enigma para las personas que pasan. Y ocurre de todo, personas que escuchan y se conmueven, pero también quien increpa, insulta o mira con incredulidad. No faltan quienes preguntan ni quienes arrojan contra la Iglesia pecados del pasado. “Pero todo esto no desanima a nuestros misioneros de la calle, al contrario: les revela las preguntas de los que están lejos de Dios y les invita a encontrar respuestas… muchas veces para la próxima vez”, añadía.

Sin embargo, él mismo confiesa que no siempre es sencillo acudir y que la tentación aparece constantemente. Lo explicaba así: “Siempre tengo diez mil buenas razones para no ir, convencido en primer lugar de que no sirve de nada, que no necesito hacer esto para ser un buen católico. Por lo tanto, la tentación es hacer una lista de todas estas buenas razones, incluido el riesgo de recibir una paliza, ¡lo que nunca me ha sucedido! Pero recordemos las palabras de Cristo con Pedro, que no puede pescar: sugiere que arrojó sus redes en el lugar equivocado en el momento equivocado, lo que a primera vista parece completamente condenado al fracaso. Pero por un acto de fe loco, Pedro le obedeció y finalmente las redes estaban llenas a reventar, nunca habían recogido tantos peces... Es todo lo contrario a decirse a uno mismo ‘esto va a ser genial, lo puedo sentir, ‘¡Sabré exactamente qué decir y funcionará!’. Lo principal es ser auténticos con el Señor: ‘Señor, tú lo sabes todo, no quiero ir, no estoy a la altura, pero voy allí con Tu palabra’. Es como si el Señor te pidiera que te lanzaras al agua: ¿te va a dejar que te ahogues?”.

Misionera de Ain Karem

“Sembramos mucho”, contaba Samuel, “pero lo que vemos no se corresponde con lo que está sucediendo en la realidad. Y de todos modos, no estamos tratando de contar la gracia: ‘¡Hablé durante tres horas, lo que me da X conversiones!’ No, Dios no lo ve así. Sin embargo, puedo dar algunos ejemplos entre otros: un día, una joven pianista que venía de Marruecos pasaba por la plaza. Ella se detuvo y comenzó a llorar. Vino a tomar un tentempié con nosotros y le preguntamos qué le pasó: ‘Pasaba por allí, pero al escuchar el nombre de Jesús me puse a llorar’, dijo. No sabemos qué le pasó después, lo que sea, seguramente siguió su camino. En otra ocasión, un abogado egipcio que paseaba por París se detuvo en seco... tocado por la gracia y pedirá el bautismo.

Pero esta evangelización es más que una ayuda para otros. Es muy importante para alimentar su propia fe: “En el fondo, no sé si ayuda a otros, ¡pero es un tremendo motor de mi fe! Para mí el apostolado es como pasar por la lavadora, la secadora y la plancha: salgo mucho más sereno, más tranquilo, con la alegría inmensa de haber ayudado quizás a algunas personas a encontrarse con Dios. No hay nada más hermoso que ver a alguien nacido de Dios, como una flor abriéndose o una mariposa emergiendo de su crisálida. "

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda