Martes, 18 de junio de 2024

Religión en Libertad

Reporteros de «El País», «El Diario» o «Newtral» investigan... y sólo ven jóvenes alegres con fe

La prensa «progre» española lanza su artillería pesada contra Hakuna y Effetá... y no encuentra nada

Hakuna
Utilizando testimonios de anónimos o a un ejército de psicólogos de parte... a estos medios no les ha quedado otra que difundir veladas calumnias y reconocer implícitamente que estas dos realidades sirven de ayuda a muchos jóvenes.

ReL

¿Ir a por lana y salir trasquilados? O, simplemente, sin encontrar nada malo.

En los dos últimos meses varios medios de comunicación de izquierda o izquierda radical han dedicado recursos y periodistas a investigar dos realidades pujantes de jóvenes católicos en España: Hakuna y Effetá.

De la primera, les llamó la atención las multitudes que reúnen en sus conciertos. De la segunda, un vídeo viral de unos jóvenes alegres que cantaban en la explanada del Valle de los Caídos. Ese fue el detonante para empezar a investigar. 

Anónimos... y muchos psicólogos

El País, El Diario, Nius, Newtral, El Plural, La Sexta... son algunos de los medios que llevan desde hace semanas publicando podcasts o extensos reportajes tratando de encontrar "algún punto negro" al que agarrarse en Hakuna o Effetá.

Utilizando testimonios de personas anónimas o a un ejército de psicólogos de parte, no consiguen encontrarles nada malo. Al final, todos admiten que los jóvenes encuentran apoyo y comunidad en la fe que viven en esas iniciativas. Y ¿acaso es eso malo?

Effetá en El País: el "secretismo"

Sobre Effetá, el diario El País publicó recientemente un podcast en el que durante 26 minutos intenta analizar "lo que hay detrás de estos retiros espirituales". El audio empieza hablando del vídeo viral en el Valle de los Caídos y del supuesto "secretismo" de estos retiros. Dos críticas que se repiten constantemente en el resto de medios.

A la periodista le llama mucho la atención la existencia de estos grupos, teniendo en cuenta "los últimos datos sobre práctica religiosa de los jóvenes en España" (puedes leer aquí lo que publicó ReL sobre la manipulación de datos en el último CIS de Tezanos). El podcast presenta a una chica de 20 años que se llama Alicia, que tiene previsto hacer el retiro de Effetá. 

De familia católica, a Alicia le gusta jugar al fútbol y ha encontrado "la tranquilidad en la religión". "Hakuna o Effetá no son solo encuentros religiosos, muchos ven en ellos un lugar donde conectar y hacer nuevas amistades. Incluso hablan de 'Effetinder' (un juego de palabras con la App de citas Tinder), por las posibilidades que surgen de encontrar pareja", dice la periodista.

Effetá es un retiro espiritual católico que nació en Colombia, que llegó a España en 2013, y que se celebra dos fines de semana al año, desde el viernes hasta el domingo, organizado por jóvenes de entre 18 a 30 años para otros jóvenes de ese mismo rango de edad. Cualquiera puede participar, incluso personas ateas o agnósticas.

El País consulta a un psicólogo de la Universidad Complutense de Madrid que asegura que "la falta de referentes, de conexiones significativas... llevan a que pueda haber un enganche mayor con determinadas cuestiones o ámbitos religiosos. Porque la religión les da un sentido. Es una explicación a veces simplista y sencilla pero, entre no tener una explicación, y tenerla, mejor tenerla", reconoce.

Pero, ¿acaso el cristianismo no lleva 2.000 años dando un sentido a muchos millones de personas, de todas las culturas, idiomas, clases sociales y nivel educativo?

Effeta A la periodista le llama mucho la atención la existencia de estos grupos, teniendo en cuenta "los últimos datos sobre práctica religiosa de los jóvenes en España" que ellos manejan.

"Effetá busca sobre todo no perder a los feligreses que ya tenía, a ese grupo de jóvenes católicos desencantados con la Iglesia más clásica: la de parroquia, misa, rezo y confesión. Effetá ofrece un formato más moderno en el que se cantan canciones y se llevan a cabo dinámicas grupales, como en cualquier asociación de tiempo libre", puntualiza la periodista.
 
"Aprovechan momentos de incertidumbre, de vulnerabilidad y de crisis psicológica... utilizan esas crisis de pareja o existenciales para decir: 'ahora vas a ir a un retiro espiritual y te vas a encontrar a ti mismo, vas a mejorar, vas a ser feliz, vas avanzar... y, además, lo vas hacer sin esfuerzo'; cosa que en la psicología sabemos que es imposible. Aquí se promete la felicidad por un camino directo y mágico", comenta otro psicólogo, que no se sabe bien de qué está hablando.
 
Nos presentan a Ana, joven de 21 años, de familia católica, que asegura que no cree. "Ya me puedes vender la moto de que la Iglesia se está modernizando... que no me vas a conseguir reenganchar, porque sigue teniendo la misma visión de hace no sé cuántos años", explica.
 
La joven no ha hecho el retiro de Effetá pero "sabe muy bien en qué consiste". "El problema es que en Effetá se mete la Iglesia, se meten todos los valores, se mete incluso la política, se meten personas que son homófobas o racistas... y tú estás conviviendo con esas personas", explica indignada.
 
Es decir, que la mayor crítica que encuentra El País contra Effetá es una chica que no ha realizado el retiro y que dice, básicamente, que es una cosa de Iglesia. 
 
Sobre que los participantes en el retiro intenten no desvelar la sorpresa a los que puedan hacerlo algún día, El País insiste en elevarlo a categoría de escándalo.
 
"Es una forma de vender la exclusividad... de hacerme sentir alguien excepcional. Es una estrategia de marketing, de ese llamado, también, a lo secreto. Solo nosotros vamos a conectar y yo me tengo que sentir excepcional", dice el psicólogo.
 
Pero la realidad es que para experimentar Effetá, evidentemente, hay que acudir a Effetá. Que es precisamente a lo que Effetá invita.
 

'Pecados' que encuentra El Plural: que van famosos y es fácil apuntarse

El Plural, otro digital de izquierda radical, tampoco sabe qué decir para hablar mal de Effetá. Intentan varias cosas.

Primero señalan que "los que acuden son normalmente personas de un rango socioeconómico alto, aunque ellos mismos lo niegan".

Luego, comentan que a Emaús, los retiros para adultos, han ido algunos famosos, como Tamara Falcó, Isabel Sartorius o Caritina Goyanes, o antiguos políticos o expolíticos del PP, como María San Gil.

Como nada de eso es muy escandaloso, añaden que Effetá 'ha sido tachada de “secta” en numerosas ocasiones', pero no concretan cuándo ni por quién.

Como no parece muy sectario un retiro de un fin de semana que no compromete a nada, El Plural lo compara a 'los hoteles después de haber pasado tus vacaciones que te dicen 'Te esperamos pronto'". Avisan que existen grupos que se juntan una vez por semana "para acompañar y crecer en comunidad". Como mil cosas más en la Iglesia, desde los scouts a la catequesis al Rosario de los jueves.

"ElPlural.com ha accedido al calendario para comprobar lo sencillo que resulta alistarse", añaden, como si el calendario fuera un gran secreto. "Para apuntarse, solo hay que ponerse en contacto con el centro del encuentro en concreto. Todo muy fácil, casi tanto como controvertido", dice el digital de izquierda radical.

¿Qué tendrá de controvertido que sea fácil apuntarse?

"Conciertos y experiencias secretas"
El Diario publicó, hace apenas unos días, un revelador podcast titulado "Catolicismo pop: conciertos y experiencias secretas para una juventud en crisis".
 
"España se queda sin creyentes. La juventud ya no le compra el mensaje a la religión. Y sin embargo, a veces vemos destellos de un nuevo catolicismo que llena conciertos, se viraliza en redes sociales y se mezcla con la extrema derecha", comienza diciendo el periodista.
 
No puede faltar en este medio la mención a la 'extrema derecha', que no se concreta nunca en qué consiste.
 
El narrador primero acusa a los jóvenes de Effetá de pertenecer a la "ultra derecha y al ultra catolicismo" y luego de "bailar sobre la fosa común de miles de represaliados republicanos" (haciendo referencia al vídeo viral del Valle de los Caídos, basílica donde descansan miles de mártires cristianos, incluyendo decenas de beatificados).
 
Lo curioso es que cuando el podcast entrevista a un joven llamado Ángel, que hizo el retiro hace unos años, lo único que obtienen es un bonito testimonio del perdón y del amor de Dios
 
Como no hay mucho que rascar, la periodista desliza entonces que los psicólogos alertan de que "en Effetá se dan relaciones muy fuertes que pueden apartar a la gente de sus familias" o que "en estos retiros se dan conversiones aceleradas, que no se pueden tomar en un fin de semana".
 
También cuestiona "el chute de euforia" que se da en Effetá y que las webs de "estas religiones de Instagram o de Tik Tok" venden merchandising
 
En un reportaje publicado por este mismo medio, se insiste en el mismo puñado de cosas.

"Sales por las nubes, reconocen los participantes de estos retiros. Aunque no todas las experiencias son positivas; también hay quejas por cambios de actitud y de comportamiento. 'Volvió siendo otra persona', recuerda María sobre una amiga de su infancia", dice El Diario.

"De repente empezó a haber una desconexión con el grupo de amigas, porque pasaron a estar mucho más centradas en actividades de la Iglesia y, sobre todo, de Effetá", comenta. "Fue cambiando sus expresiones, su forma de hablar, su sonrisa. Dejó de ser la amiga que conocíamos", añade.

HakunaHakuna es una "familia eucarística" que nace en Río de Janeiro en la JMJ de 2013. "Queremos hacer de la vida una fiesta, y hacer de las fiestas momentos de vida", dicen en su web.

"Te conducen a base de sentimiento... el domingo llegas eufórico a la misa final. Ese ambiente de ánimo y de entusiasmo va creciendo según avanza el retiro", comentan en la noticia. "Es un tipo de cristianismo guay, del que no hace daño o, al menos, no se presenta tan radical como otros grupos tipo HazteOir, y suponen un síntoma de la Iglesia que viene", atribuye el medio a un obispo español.

"Este entorno religioso poco a poco va 'monopolizando más el tiempo' y 'el espacio mental'", dice el podcast. "A los pocos meses de fallecer su madre, su padre se apuntó a uno de estos encuentros. 'Le llevé en coche. Le dejé el viernes y el domingo recogí a una persona totalmente diferente', relata una chica. 'Nos dijo que había sido el día más feliz de su vida. Me pareció insultante'", comenta.

"Yo era incapaz de empatizar con ellos. Veía a gente con problemas gordos –dando su testimonio– y pensaba que esa no era la solución, que esa persona estaba mal y tenía que ir al psiquiatra o al psicólogo", añade.

O dicho de otra forma, la gran acusación que se hace a Effetá es que ¡hace que los jóvenes sean felices con Dios! No hay peor acusación, parece.

Nius, sobre Hakuna: diseño y Tik Tok, dicen

El portal de noticias Nius también publicó hace poco un extenso reportaje sobre Hakuna.

"Hace un par de años eran poco más que 'las juventudes' del Opus Dei (...) De esta comunidad nació el viral Hakuna Music Group, y detrás del fenómeno hay los dos factores clave en las revoluciones del siglo XXI: un líder carismático y una buena estrategia de marketing en redes sociales", comienzan diciendo.

"Hakuna no ha descubierto la sopa de ajo al demostrar que, en estos momentos, no hay mejor publicidad para llegar a un público joven que hacerse viral en TikTok", comentan. "La estética también es importante para Hakuna: entrar en su 'sede' es como entrar en una revista de decoración en que todo está cuidado al más mínimo detalle (...). Todo en Hakuna está pensado para acercar la palabra de Dios a la generación Z", se dice.

Hakuna es una asociación pública de fieles aprobada por la Iglesia, una "familia eucarística" que nace en Río de Janeiro en la JMJ de 2013. "Queremos hacer de la vida una fiesta, y hacer de las fiestas momentos de vida. Nos expresamos habitualmente con música: vivimos lo que cantamos y cantamos lo que vivimos", dicen en su web. Además de la música, Hakuna tiene como pieza central la adoración eucarística.

Newtral intenta agarrarse al precio del retiro

El portal Newtral intenta sacarle punta a la cuestión económica, pero con muy poco éxito.

La web publicó un artículo titulado: "Sin móvil ni reloj: así es Effetá, el retiro espiritual confidencial de jóvenes cristianos y con precios de entre 90 y 140 euros".

"Todas las personas que hacen el retiro tienen que pagarlo, sean caminantes, servidores o coordinadores. No es común que sobre dinero, ya que se usa para cubrir los costes del retiro", se dice.

Puedes escuchar aquí las palabras del obispo Munilla sobre Effetá.

"Aun así, en el caso de que existan remanentes, ese dinero puede usarse para becas de Effetá, es decir, para personas que tengan mucho interés en acudir pero que no pueda pagarse la totalidad del retiro", apuntan.

Cualquiera que haya ido con un par de amigos a un fin de semana de camping o de casa rural en España podrá constatar que no tiene sentido buscar negocio con esas cifras y sus retiros esporádicos.

"Sobre las cuentas de Effetá... no son públicas, pero sí son accesibles a través de la parroquia", añade el digital, insistiendo en hablar de dinero sin tener nada escandaloso que mostrar.

La conclusión es que tras dos meses de investigaciones ni El País, ni El Diario, ni Nius, ni Newtral, ni El Plural ni La Sexta han encontrado nada malo que decir de Hakuna y Effetá, más allá de admitir que cambia a los jóvenes y los llena de fe y alegría.

Que parece que les moleste.

Comentarios
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda