Jueves, 09 de abril de 2020

Religión en Libertad

Es el superior de los franciscanos en Siria y confirma que la Iglesia nunca a abandonó a los sirios

Fray Firas: «Reconstruir Siria no nace de los ladrillos sino de reconstruir al hombre»

Fray Firas con niños de Alepo
Fray Firas con niños de Alepo

ReL

El Padre Firas Lutfi es un franciscano sirio de Tierra Santa, ministro de la Región de San Pablo, que incluye Siria, Líbano y Jordania. A pesar de la guerra, permaneció en Siria con su gente. A la periodista Silvonei Protz, de Vatican News, relata nueve años de violencia, destrucción y muerte. Y cómo hoy la Custodia de Tierra Santa ayuda a los niños a reencontrar la sonrisa. Cuando se le pregunta a Fray Firas por qué se quedó en Siria, responde: "Porque sí, porque soy franciscano, creyente y cuando el Señor me creó allí, fue para una misión, para ser su rostro, sus brazos, sus piernas que llevan el anuncio, la ternura y la misericordia de Dios”.

Viendo la televisión, escuchando la radio o leyendo los periódicos, parece que la guerra ha terminado en Siria. Los medios de comunicación ya no hablan de ella, o casi. Esto lamenta al Padre Firas Lutfi, un franciscano de Tierra Santa, pero sobre todo un sirio en Siria. Le importa mucho, porque se quedó en su país durante todos los años de la guerra. "Es cierto que en algunas zonas los combates han cesado -dice- pero hay que tener en cuenta una realidad: la guerra duró nueve años. Ha habido destrucción masiva, casas demolidas, barrios en ruinas, iglesias que necesitan reconstrucción... La mitad de la población, hablamos de 23 millones antes de la guerra, no está más, entre muertos, refugiados y desplazados”.

Así es como el Padre Firas describe la situación actual de su país, donde la vida es muy difícil. Demografía y economía de rodillas. Los jóvenes se han ido. Los niños y las mujeres, tanto los que se han quedado como los que ahora viven en campamentos de refugiados, sufren un profundo trauma psicológico. Las sanciones económicas, el embargo "que Occidente, desgraciadamente, sigue renovando contra Siria, pensando en golpear a los responsables de la guerra", afectan en realidad a la población normal, a los inocentes, los niños y los más pobres. Así que actualmente es una lucha por la supervivencia, contra la pobreza.

El Padre Firas ve a su alrededor una gran desolación, aunque gran parte del territorio haya sido liberado de los yihadistas "que vinieron de todas partes del mundo, de más de 60 naciones". Los últimos fundamentalistas se han reagrupado en el área de Idlib, la última fortaleza. "Son extranjeros no deseados en sus países de origen que ya no quieren dejarlos volver a entrar”.

El análisis del franciscano deja helado: "La guerra en Siria se ha convertido desgraciadamente en objeto de demasiados intereses internacionales. Ya no es una lucha contra un régimen, ya no es una lucha por la democracia, por la libertad de expresión, de conciencia, sino una guerra internacional en la que participan los rusos, los americanos, los europeos y también Irán, Turquía y los países del Golfo, cada uno con sus propios aliados". Esta guerra, el Padre Firas la llama también "tsunami", porque lo ha barrido todo. "Siria sigue sangrando", declara con los ojos lúcidos. Espera la salvación, es decir, la intervención de personas sabias que se pongan a programar la paz. Recientemente, un joven le dijo que ya no tenía fuerzas para combatir, para luchar. Que no vivía, sino sobrevivía sin siquiera atreverse a mirar hacia el horizonte.

Padre Firas Lufti con los niños entre las ruinas de Alepo

En búsqueda de soluciones

Como iglesia, como franciscano, el Padre Firas nunca se resignó. Por supuesto, a momentos parecía que todo se derrumbaba y que no había nada que hacer. Pero un corazón franciscano no puede abandonar. Así comenzó a buscar posibles soluciones. "¿Cómo puedo ayudar a mi gente?", se preguntó muchas veces. La comunidad franciscana mundial ya estaba haciendo mucho. Gracias a la solidaridad, gracias también a tantos benefactores, fue posible distribuir paquetes de alimentos y agua potable, porque en la guerra a menudo es lo primero que cruelmente falta. Pero también se distribuyó dinero para financiar microproyectos, para ayudar a los jóvenes recién casados a dar sus primeros pasos y construir una familia. "Estos proyectos son testimonios que el Señor da y sigue dando.

Junto a este drama, a esta tragedia, el Padre Firas tocó con sus propias manos la presencia de Dios de una manera magnífica, y la Iglesia siempre ha estado al lado del pueblo que sufre. Algunos pastores, bajo la presión constante de la guerra tuvieron que irse, pero la mayoría, los obispos, sacerdotes y muchas órdenes religiosas decidieron quedarse en Siria. Y cita como ejemplo a dos de sus compañeros franciscanos que hoy viven en el norte, en la zona cercana a la frontera con Turquía, a pocos pasos de Antioquía, la famosa e histórica Antioquía: "Viven bajo el control no del régimen de Assad sino de los yihadistas. ¿Y qué hacen allí? Custodian el pequeño rebaño de los cristianos que quedan". Con los dos religiosos, hay unos 200 cristianos que no sólo llevan el cristianismo en su ADN, sino que también soportan los sufrimientos para llevar a cabo una presencia concreta e histórica, de todo el patrimonio cristiano, de 2000 años de historia en Antioquía donde, por primera vez, los cristianos tomaron el nombre digno de "seguidores de Cristo".

Hoy, a pesar de las muchas dificultades, siguen allí, junto a estos dos frailes franciscanos de la Custodia de Tierra Santa, para seguir dando testimonio del amor de Cristo, tierno, misericordioso, misericordioso, piadoso hacia este pequeño rebaño.

Padre Lufti con los niños del proyecto Arte Terapéutica

Volver a ver una sonrisa en los rostros de los niños

Se están llevando a cabo dos proyectos para niños en Siria. Uno, en la ciudad de Alepo, donde vivió el Padre Firas durante la guerra. El proyecto se llama "arte terapéutico". Detrás de este nombre hay todo un equipo de personas y especialistas que hacen todo lo posible para ayudar a los niños y niñas a recuperarse de ese trauma psicológico que les ha afectado profundamente. Así lo dice el franciscano: "Es un gran centro donde hay música, deporte, natación, hemos puesto a su disposición una hermosa piscina porque durante la guerra no podían jugar, salir de casa, estudiar, por miedo a ser asesinados".

Durante el verano, mil niños asistieron al centro. A todos ellos, el personal del centro y los psicólogos trataron de ayudar a encontrar un sentido profundo para sus vidas y su existencia.

También hay otro proyecto muy interesante. "En Alepo Este sólo los musulmanes vivían y siguen viviendo". Así comienza la descripción del Padre Firas. "Durante la guerra, sus tierras fueron ocupadas por yihadistas, por lo que los maltrataron, violaron a mujeres, masacraron a niños...". Los niños vieron todas las escenas dramáticas de las gargantas cortadas y de los maltratos por parte de los fanáticos. Sucesivamente, nos habla de los matrimonios más o menos forzados de los yihadistas con mujeres sirias y de los hijos nacidos de estas uniones, cuya existencia no es oficial. No hay inscripción en el Registro Civil. Están allí, físicamente vivos, pero legalmente inexistentes. Cuando los yihadistas dejaron Alepo en 2017, la situación encontrada por el Padre Firas era aterradora: "Niños de 4 o 5 años que viven con su madre o a veces con su abuela porque sus padres ya no están allí. Algunos son abandonados a sí mismos y a su suerte, nunca han asistido a la escuela. Por no mencionar el drama psicológico y la acumulación de miedos, de terror, que sufrieron durante los combates".

Padre Lufti

Se han creado dos centros que albergan a 500 niños y niñas de 3, 4 y hasta de 16 años. Y el programa que ya estaba en marcha en su convento, el colegio "Terre Sainte" de Alepo, se ha ampliado. El sacerdote franciscano subraya que los dos centros nacieron de la amistad con el mundo musulmán: "El Muftí de Alepo es un amigo muy querido -explica- y junto con el Vicario Obispo Apostólico de los Latinos, de la comunidad latina de Siria, nació una gran amistad antes, pero especialmente durante la guerra. Así que el primer fruto fue una estrecha colaboración para salvar la inocencia de estos niños".

Este proyecto, esta colaboración con los musulmanes, tiene un fuerte significado para el Padre Firas. Demuestra la posibilidad de dar sentido a la vida, un sentido profundo, un sentido a la existencia y que nunca es demasiado tarde para actuar y hacer el bien. Y añade: "El diálogo no sólo se hace alrededor de una mesa, sino que se hace trabajando juntos, mano a mano, corazón con corazón. Y allí nace la verdadera reconstrucción de Siria que llegará con el tiempo, puede que tarde 30, 50 años, pero la verdadera reconstrucción no nace de los ladrillos sino de la reconstrucción del hombre, del ser humano dentro de nosotros”.

Siria como misión

Cuando se le pregunta al Padre Firas por qué se quedó en Siria, responde así: "Porque sí, porque soy franciscano, creyente y cuando el Señor me creó allí, fue para una misión, para ser su rostro, sus brazos, sus piernas que llevan el anuncio, la ternura y la misericordia de Dios.

Fue "llamado", Padre Firas, por Dios a vivir la realidad, también dramática, de "su" Siria. Su "sí" a la existencia es un "sí" motivado y convencido que le ayuda a superar las dificultades. En Siria, todos los días se sufre y se muere. Y así concluye: "Es exactamente como el grano de trigo: si no muere, queda solo; si muere, produce mucho fruto, como dice Jesús en el Evangelio".

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Sin tu ayuda, seguramente mañana no podremos hacer noticias como esta

DONA AHORA