Jueves, 18 de julio de 2024

Religión en Libertad

¿Cómo acompañar a las esposas? ¿Cómo usar tiempo y dinero? ¿Qué pasa con los hijos rebeldes?

El clero casado en el catolicismo oriental: muchas preguntas y retos sin solucionar en siglos

Sacerdotes grecocatólicos de Odesa, de retiro en Zarvanitsia en junio de 2023, con sus esposas
Sacerdotes grecocatólicos de Odesa, de retiro en Zarvanitsia en junio de 2023, con sus esposas

Pablo J. Ginés

En Europa, las Iglesias grecocatólicas (católicos de rito griego en plena comunión con el Romano Pontífice) tienen clero casado desde tiempos inmemoriales. Los obispos siempre se eligen entre el clero célibe (a menudo, pero no siempre, monjes). Hay que recordar que la Iglesia ordena a hombres ya casados, pero no deja casarse a hombres ya ordenados (ni siquiera tras enviudar). No hay "curas que se casan", hay "casados a los que ordenan como sacerdotes".

En Ucrania, Hungría, Eslovaquia, Rumanía, Bulgaria... la situación de estas iglesias puede ser muy distinta. La mayor, con mucho, es la ucraniana. Pero hay zonas en Europa Central donde la mayoría o buena parte de los fieles son de tradición griega. Casi todos han sufrido la persecución comunista, desde la absoluta clandestinidad, y al caer las dictaduras comunistas han tenido que reinventar su "estilo" de hacer las cosas.

Y luego les ha golpeado la postmodernidad, que en su caso suele ser la tentación de consumismo, más pantallas y mundanización. Muchas normas clásicas para el cura casado se mantienen, pero hay nuevos desafíos por afrontar.

Temas de siempre, nunca del todo resueltos

De hecho, hay temas clásicos, de siempre, que parece que no están del todo resueltos aún: por ejemplo, el deber del obispo de mantener al sacerdote casado y su familia, o el del protopresbítero (equivalente a vicario de zona, o arcipreste) de acompañar de forma cercana y solícita al clero casado y sus familias. Son cosas que están en el Derecho Canónico oriental, pero que no siempre la jerarquía, que es célibe, lo implementa en serio.

Del 18 al 21 de septiembre se reunieron en Atenas los obispos católicos orientales de toda Europa, precisamente para tratar el tema de las familias en el catolicismo de rito oriental. Es una reunión que realizan cada año y en esta ocasión acudieron más de 60 obispos o sacerdotes en representación de sus obispos.

El anfitrión, como obispo de los grecocatólicos en Grecia, era el benedictino Manuel Nin i Güell, un monje catalán, del Vendrell, que fue muchos años monje en Montserrat, especialista en cristianismo oriental, desde 1999 lo fue en Tierra Santa y desde 2016 es obispo de la pequeña comunidad católico-bizantina en Grecia, donde ahora acogen a bastantes católicos orientales de tradición caldea, huidos de Irak, y de tradición bizantina, escapando de la guerra de Ucrania.

Un círculo de obispos católicos de rito oriental debate en Atenas en su encuentro de septiembre de 2023

Un círculo de obispos católicos de rito oriental debate en Atenas en su encuentro de septiembre de 2023; los círculos pequeños debatían ideas más prácticas y aplicables.

El eslovaco Milan Lach, obispo auxiliar de la Eparquía de Bratislava, dijo con claridad a los obispos que las familias, en general (no solo las de los clérigos, ni los cristianos) viven bajo "una presión inimaginable" y la Iglesia debe ayudarlas, como prioridad.

Habló de "una familia unida, en la que todos se reservan tiempo para los demás, vive en diálogo y permite a sus miembros afrontar las múltiples situaciones de crisis". Propuso comunidades parroquiales para familias jóvenes, "que no se encuentren solas tras el matrimonio al afrontar los retos de la vida de pareja".

Las preguntas de un diácono con 5 hijos

El diácono János Nyirán, de la arquidiócesis de Hajdudorog (Hungría), planteó toda una batería de temas a la reflexión de los obispos.

De 46 años, casado, padre de cinco hijos, profesor, János Nyirán explicó a ReL que su ponencia buscaba "presentar los problemas y retos del clero casado que los obispos necesitan tener en cuenta para ayudar a sus sacerdotes casados que se encuentran en situaciones difíciles". Nyirán detalla que no son argumentos a favor ni en contra del clero casado en la Iglesia de otros ritos.

El diácono húngaro Janos Nyiran con su esposa y sus 5 hijos

El diácono húngaro Janos Nyiran presentó esta foto de su familia a los obispos europeos, con su esposa y sus 5 hijos.

Nyirán recordó el canon 192 del Derecho Canónico Oriental: "el obispo seguirá con solicitud a los presbíteros, alimentará su vida espiritual e intelectual...", "el obispo proveerá el sostenimiento, la seguridad social, la asistencia sanitaria de los clérigos Y DE SUS FAMILIAS SI ESTÁN CASADOS").

El hecho de que Nyiran tenga que recordarlo ante 60 obispos y delegados parece indicar que algunos de ellos no lo tienen en mente.

Sustento conveniente: ¿paga el obispo o la esposa?

El canon 390 añade que los clérigos tienen derecho a "un sustento conveniente y recibir una justa remuneración de acuerdo al oficio y encargo, remuneración que si se trata de clérigos casados debe proveer también al sustento de su familia, a menos que ya esté suficientemente sostenida de otro modo".

Este "otro modo" a menudo ha sido que el clérigo aceptara un trabajo civil razonablemente bien pagado (de profesor, por ejemplo) pero también a veces se ha aludido a que el trabajo fuera de casa de la esposa ya permitía mantener la familia, aunque con frecuencia en condiciones muy humildes. (Téngase en cuenta la situación económica de cada país en Europa Oriental).

El canon 278 detalla que "compete al obispo una provisión adecuada de seguridad social, seguros, asistencia sanitaria" de sus clérigos. Y detalla el papel del arcipreste o vicario de zona, que en el lenguaje oriental es el "protopresbítero": "Cuando el protopresbítero sepa que un párroco o su familia, si está casado, tienen graves enfermedades, procure que no le falte ayuda espiritual y material y que, en caso de fallecimiento, se celebren dignas exequias". También se espera que este protopresbítero aporte "supervisión": que sepa lo que pasa con los clérigos que tiene a cargo y sus familias.

Ni afán de dinero ni vivir en miseria... y hay hijos

El tema del dinero cuando hay esposa e hijos por medio se presta a una casuística grande. Por un lado, el diácono húngaro recuerda los consejos del Eclesiastés o Qohelet contra el afán del dinero (Eclesiastés 5, 9-12; "el que ama el dinero nunca tiene suficiente; si se acrecienta la riqueza, se multiplican los que se la comen").

Y el Derecho Canónico pide "espíritu de pobreza de Cristo", "simplicidad de vida", "uso recto de los bienes", "digno sustento", "empeño en obras de caridad y apostolado".

Pero el deber de un padre clérigo con sus hijos no es solo alimentarles y transmitirles la fe, también debe educarles y formarles en un mundo cada vez más competitivo. Incluso con "simplicidad de vida" los hijos implican un gasto.

Un clérigo casado, y un clérigo no casado

¿Trabajo de 8 horas? Pero sin festivos

Lo que observa el diácono Nyirán en Hungría entre los clérigos grecocatólicos casados es que trabajan al menos de 52 a 57 horas a la semana. Son 8 horas al día, pero, atención, todos los días, también sábados y domingos y cada puente y cada festivo. Se espera de ellos que impartan catequesis, participen en Cáritas o apostolados sociales, atiendan en la parroquia, ejerzan la liturgia y oficios (que en rito oriental es abundante y larga), confiesen, casen, entierren y acompañen a los fieles.

¿Cómo puede un cura predicar que hay que dedicar tiempo a la propia familia si él no lo hace? Y ¿cuándo tomarse unos días libres, a ser posible con la esposa e hijos? No hay soluciones fáciles, todas son prudenciales: pero requieren que el obispo se pare a pensar en el asunto y la diócesis se organice. No se "arregla solo".

Nyiran menciona algunos retos de siempre. Por ejemplo, cuando el clérigo cae en adicciones como el alcohol, las drogas, o la ludopatía (que puede ser peor porque es la que se tarda más en detectar y gasta recursos de la parroquia y arruina familias). O retos específicos del clero casado: el adulterio o el divorcio (civil, se entiende). Y el nuevo esfuerzo de la Iglesia por detectar y combatir los abusos a menores. Al respecto, recuerda los 21 puntos que en febrero de 2019 el Papa hizo difundir, entre ellas:

- protocolos específicos en las acusaciones contra obispos;
- formar a clérigos y obispos sobre el tema de abusos;
- cuidar pastoralmente a las víctimas;
- crear itinerarios penitenciales para recuperar a los infractores;
- introducir normas y formación para candidatos al sacerdocio; trabajar la madurez humana y psicosexual;
- que expertos hagan valoración psicológica de los candidatos al clero;
- establecer normas claras sobre el traspaso de seminaristas y aspirante de un centro a otro.

Muchos de estas normas, ¿no se aplican también al clero casado y ayudan a prevenir otros problemas, no sólo sexuales?

Y más preguntas que se plantearon en el mismo encuentro:

- ¿Qué nivel de vida puede permitirse un sacerdote casado?;
- ¿Cuánto tiempo debería pasar un sacerdote casado con su familia?;
- ¿Cómo ayudar a la familia de un clérigo en dificultad?;
- ¿Qué hacer cuando el clérigo y su esposa afrontan una crisis matrimonial grave?

sacerdotes_familias_ucrania_retiro_1200

Sacerdotes grecocatólicos de Odesa, de retiro con sus esposas e hijos en el santuario de Zarvanitsia en Ucrania, en junio de 2023.

¿Qué hacer con las esposas?

El diácono Nyiran propuso también prestar más atención y acompañamiento a las esposas de los clérigos. Entre las ideas que lanzó:

- retiros espirituales para ellas;
- grupos pequeños de esposas de clérigos, que se conozcan y apoyen;
- que puedan tener amigas con las que compartir retiros, encuentros, actividades de fe (sin ser ellas esposas de clérigos);
- que los retiros no los impartan solo sacerdotes.
- que tengan acceso a psicólogos o psicólogas que las acompañen y ayuden.

En algunos países hay suficientes esposas de clérigos (más en las iglesias ortodoxas) como para crear foros en Internet (ahora también en whatsapp) en las que comentan dudas del día a día entre ellas. Las que ya son abuelas y las recién casadas intercambian sus experiencias, las veteranas dan sus consejos, pero a veces tienen que ver con realidades muy distintas a las de las chicas de hoy, aunque sean devotas.

También hay que tener en cuenta un factor peculiar: las esposas de clérigos a menudo son hijas e incluso nietas de clérigos. Admiraban a sus padres (a su padre y a su madre) y buscan replicarlo en sus vidas. Hay todo un 'ecosistema' de relaciones para ello. Pero las chicas que llegan de otras familias, a veces incluso conversas, pueden tener una experiencia muy distinta. No faltan las cristianas de ciudad que de repente se encuentran como 'matushka' (esposa de párroco) en algún pueblo remoto, donde la pueden mirar mal por llevar pantalones.

Cuando los hijos del cura se portan mal

También está el reto de los hijos de clérigos: tanto los padres como los hijos se espera que sean "ejemplares" para la comunidad cristiana.

El canon 375 de la legislación oriental dice: "Los clérigos casados ofrecen un luminoso ejemplo a los otros fieles al conducir la vida familiar y educación de niños". Pero ni los padres ni los hijos reciben una especial ayuda, formación ni acompañamiento para ello. El "luminoso ejemplo" se les supone.

Cuando un adolescente hijo de clérigo, chico o chica, se comporta mal, o muy mal, el desprestigio salpica y molesta a toda la parroquia.

El diácono Nyiran propone multiplicar los encuentros entre jóvenes cristianos, hacer buenos cursos de preparación al matrimonio y medir bien las exigencias que los clérigos pueden reclamar a sus propios hijos.

Luego hay retos específicos: cuando los chicos se enamoran, cuando se van a vivir con una pareja sin casarse (grave pecado y malísimo ejemplo), el tema de la anticoncepción...

Este último va ligado a algo más amplio: la generosidad en la apertura a la vida. Si un clérigo casado tiene pocos hijos, le acusarán de ser poco abierto a la vida, poco generoso, y probablemente no se atreverá a predicar un evangelio de apertura generosa a tener hijos, a menos que explique razones de salud claras.

Pero si tiene muchos hijos lo acusarán de gastar recursos de la iglesia, o si vive muy humildemente, de ser irresponsable por tener hijos en circunstancias de casi pobreza. La proximidad a sus parroquianos, cierta transparencia, puede desactivar muchos de estos chismorreos, pero eso mismo los puede activar cuando algún hijo del clérigo se porte mal y todos lo sepan y vean.

Explorar nuevas respuestas

Las Iglesias Ortodoxas y los católicos de rito griego hace siglos que cuentan con clero casado y un "ecosistema" propio para sostenerlo y defenderlo, pero eso no les ha dado respuestas a todos los retos, y menos a los retos nuevos de nuestra época de increencia, consumismo y móviles y pantallas.

Si cualquier familia cristiana afronta situaciones complicadas en nuestras sociedades, bastante hostiles a la fe y a la familia misma, en el caso del clero casado, la complejidad es mayor. Al final, unas y otras (con clérigos o no) se apoyarán en el Señor y la vida cristiana.

Comentarios
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda