Sábado, 23 de octubre de 2021

Religión en Libertad

Es fundamental estar atento y vigilante, pues destruye a la persona

Diez consejos para no sucumbir y vencer el peligroso pecado capital de la envidia

Imagen gráfica de la envidia
La envidia es un pecado capital, muy frecuente y que puede destruir a la persona.

ReL

La envidia es uno de los siete pecados capitales y puede destruir a la persona y a todos aquellos que están a su alrededor. Como todo pecado provoca división y separación, y sobre todo aleja de Dios.

El padre Ed Broom, oblato de María Inmaculada y experto en evangelización digital recuerda que es importante reconocer este pecado en nuestro interior, rechazarlo y pedir la gracia de Dios para expulsarlo de nuestras vidas.

Para ello, este sacerdote ofrece en Catholic Exchange diez sencillos consejos que podemos aplicar en nuestras vidas para vencer el pecado de la envidia:

1. Ser honestos en admitirlo

Si no admitimos y no aceptamos la realidad de la envidia en nuestros corazones, nunca seremos capaces de vencerla. ¡La ceguera a los defectos no los vence sino que los agrava!

Hay una expresión en español que lo resume perfectamente: “No hay peor ciego que quien no quiere ver”.

Sacerdote confesando a un joven

2. Confesión.

Ceder voluntariamente a la envidia es un pecado. Por lo tanto, llevar este pecado al sacramento de la Confesión se convierte en curación. Eso es porque la gracia sacramental específica de la Confesión es la curación para nuestra alma de la enfermedad moral del pecado.

3. El “Agere Contra” ignaciano

Esta es una expresión de San Ignacio de Loyola que significa: “hacer lo totalmente contrario”. En lugar de herir a la persona que envidias, hazle bien, ya sea con oración o con acción.

4. Reza por quien envidias

Una vez que las malas tendencias, especialmente las de la envidia, se llevan a la oración, Dios puede hacer milagros. Puede mover las montañas más altas de nuestro orgullo, ira y envidia.  Por nosotros mismos solo somos la esencia de la debilidad y la miseria. Sin embargo, Dios es Omnipotente. "¡Todo es posible con Dios!".

Una chica rezando

5. Felicitaciones y elogios

Cuando la envidia echa raíces en el corazón la tendencia, con respecto al habla, es criticar, denigrar y degradar a la persona. ¡Vence a la envidia elogiándolo o felicitándolo por sus buenas cualidades! ¡Haz esto en la presencia de Dios o en presencia de otros!

6. Da gracias a Dios

Agradece a Dios desde el fondo tu corazón los maravillosos talentos que le ha dado a todas las personas en este mundo, pero especialmente a la persona que más envidia.

Lo que envidiamos es simplemente un talento que Dios ha dado que ha sido reconocido y cultivado. ¿Por qué envidiar los dones de Dios?

7. Cultivar un espíritu de equipo

En un juego de equipo si un jugador logra el punto definitivo, no es un solo jugador quien gana el partido, sino todo el equipo.

Cuando rezamos el Padre Nuestro reconocemos que Dios es el Padre de toda la humanidad y de todos y cada uno de nosotros en particular. Eso significa que todos somos hermanos y hermanas del mismo Padre Celestial. Por tanto, tu victoria es mi victoria; tu derrota es mi derrota

Recuerde las palabras del Apóstol San Pablo al respecto: “¡Alégrate con los que se alegran; llora con los que lloran!”. Santa Teresa de Lisieux dijo que cuando se hace el mal, el mundo entero desciende. Sin embargo, cuando se hace el bien, el mundo entero se eleva más cerca del cielo. ¿Por qué no regocijarse por las victorias espirituales de los demás? ¡La Tierra se ha elevado más cerca del cielo!

8. Autoconocimiento de nuestros talentos

Una parábola muy reveladora se encuentra en el capítulo 25 del Evangelio de San Mateo. A tres hombres se les dan talentos. Dos de ellos duplican los talentos con trabajo duro. El último, por miedo y pereza, cava un hoyo y entierra el talento bajo tierra.

Al regresar, el Maestro hace una interpretación de los frutos conseguidos. Los dos primeros servidores fieles y trabajadores son elogiados y premiados por su dedicación. Sin embargo, el sirviente perezoso que escondía su talento debajo del suelo fue castigado.

¡Todos tenemos talentos! Arte, música, deportes, estudio, comunicación, pintura, escritura, cocina, oración, espiritualidad, todos estos son talentos dados por Dios. Pueden cultivarse y prosperar y ser útiles para cultivar la “Civilización del Amor” o pueden dejarse en barbecho, oxidarse y deteriorarse. De hecho, incumbe a todos que descubramos nuestros talentos específicos y luego los cultivemos al máximo. Al hacer esto, no nos centraremos en los talentos y el éxito de nuestro "rival" y no permitiremos que la envidia nos posea y conquiste.

San Juan Berchmans

9. Lista de Acción de Gracias

En la vida del joven jesuita San Juan Berchmans John se produjo un incidente, pertinente a la hora de conquistar y aplastar la cabeza del diablo de la envidia.

Juan vivía en una comunidad tanto con hermanos como con sacerdotes. Imbuido de un auténtico espíritu de caridad, Berchmans era muy consciente de los talentos y dones que Dios había otorgado a cada uno de los miembros. Por lo tanto, este santo escribió una lista de todos los miembros de la comunidad jesuita. Luego, junto a todos y cada uno de los miembros, escribió una virtud o atributo positivo y luego compuso una letanía de acción de gracias a Dios por esa virtud.

¿Por qué no enumerar a los miembros de su familia y al lado de cada uno escribir un atributo positivo y agradecer a Dios por ese regalo? ¡Una excelente manera de vencer la envidia!

10. Magnificat de María

Acude a María y reza a ella cuando te sientas tentado a caer en la envidia. ¡Di un rápido Ave María cuando tengas la tentación de estar celoso! Sé agradecido y alaba a Dios con el himno de alabanza de María: "Proclama mi alma la grandeza del Señor, se alegra mi espíritu en Dios mi salvador…”.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda