Viernes, 19 de julio de 2024

Religión en Libertad

Todo lo que debes saber de la importante solemnidad mariana con la que se cierra mayo

¿Qué es la Visitación? ¿Por qué María quiso acudir junto a su prima Isabel? ¿Qué es el Magnificat?

El 31 de mayo la Iglesia recuerda con gran solemnidad el momento en el que la Virgen visitó a su prima Isabel / Fotograma de la película "María de Nazaret"
El 31 de mayo la Iglesia recuerda con gran solemnidad el momento en el que la Virgen visitó a su prima Isabel / Fotograma de la película "María de Nazaret"

J.L.N.

El 31 de mayo la Iglesia celebra una de las grandes y más antiguas solemnidades marianas, la Visitación de María a su prima Isabel, con la que además se pone un gran broche de oro a mayo, el mes de la Virgen.

La fiesta aunque ya se celebraba desde los inicios del cristianismo, en Occidente fue introducida en el calendario romano en el siglo XIV, y cambió a su fecha actual, el 31 de mayo, tras la reforma del calendario después del Vaticano II.

La visitación deja una de las escenas más bellas de las Escrituras, el encuentro entre María e Isabel, pero también entre Jesús y Juan el Bautista, ambos todavía en el seno de sus madres. Además, aquí María pronuncia el Magnificat, una de las oraciones más importantes en la Iglesia y que se reza universalmente a diario en las Vísperas.

Índice sobre la Visitación de María a su prima Isabel

-¿Qué es la Visitación?

-¿Qué recorrido realizó la Virgen para visitar a su prima Isabel?

-¿Quién es Isabel, la pariente de la Virgen?

-¿Desde cuándo se celebra la fiesta de la Visitación de la Virgen?

-¿Qué es el Magnificat?

-¿Cómo recoge la Biblia la Visitación de María a su prima Isabel?

-¿Por qué la Visitación es tan importante?

***

¿Qué es la Visitación?

El primer capítulo del Evangelio de San Lucas recoge cómo el ángel anuncia a la Virgen María, en primer lugar, que iba a concebir a Jesús, y en segundo, que su prima Isabel estaba ya embarazada de seis meses, algo impensable para el matrimonio debido a su avanzada edad y a que era estéril.

Tras el anuncio, la Virgen María decidió inmediatamente partir a casa de su prima Isabel, que vivía en Judea, nada cerca de la región de Galilea. En este encuentro se unen las dos “anunciaciones", la de María y la de Isabel, momento en el cual su hijo, Juan el Bautista, saltó de alegría en su vientre.

La visitación deja una de las escenas más bellas de los Evangelios. Jesús, el Mesías, aún no había nacido, pero estaba ya presente en el vientre de su madre, y se encuentra con Juan, el precursor, el profeta también presente en el vientre de su madre Isabel, y que le preparará el camino, dando para ello su propia vida.

Isabel al encontrarse con su prima le dijo: “Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu seno”. Y añadió más adelante: “¡Feliz la que ha creído que se cumplirían las cosas que le fueron dichas de parte del Señor!”.

Tras estas palabras, María pronunció el que es uno de los cantos y oraciones más bellas que tiene la Iglesia, el Magnificat. Se trata de una alabanza dirigida a Dios por su elección, un reconocimiento de la providencia divina y el cumplimiento de las promesas hechas en el pasado. Por último, el evangelista asegura que la Virgen permaneció con Isabel tres meses antes de regresar a Nazaret.

¿Qué recorrido realizó la Virgen para visitar a su prima Isabel?

Isabel y su esposo Zacarías, padres de Juan el Bautista, vivían en Judea. Tras la Anunciación, el evangelista San Lucas afirma que “María se fue de prisa a un pueblo de la región montañosa de Judea”, que según la Tradición se situaría en Ein Karem, muy cerca de Jerusalén, y hoy parte ya de la ciudad.

No debió ser un viaje físicamente sencillo para María, que acudió a visitar a su pariente ya embarazada. En aquel momento, los judíos evitaban atravesar Samaria, pese a ser la ruta más directa para ir desde Nazaret a Jerusalén, pues los judíos no se trataban con los samaritanos. De este modo, lo más probable es que cruzara el Valle del Jordán y fuera subiendo hasta Jerusalén pasando cerca del Mar Muerto, salvando un importante desnivel en un viaje que superaría los 150 kilómetros.

Visitación, pintado por Rafael en 1517 / Museo Nacional del Prado.

Visitación, pintado por Rafael en 1517 / Museo Nacional del Prado.

¿Quién es Isabel, la pariente de la Virgen?

Isabel, a quien María fue a visitar tras la Anunciación, era según el Evangelio de Lucas descendiente de Aarón. Estaba casada con Zacarias, sacerdote del templo de Jerusalén, y ambos fueron padres de Juan el Bautista. Los dos son definidos en el Evangelio como “justos ante Dios”. Su nombre significa, “consagrada a Dios”, y lo que se sabe de ella en las Escrituras es que era de edad avanzada y que no podía tener hijos.

Quedó encinta antes que la Virgen, y dio a luz al que abrió camino a Jesús. En la Anunciación, el Arcángel Gabriel hablando con María la citó como “tu pariente”. Según la Tradición vivía junto a Jerusalén, en Ein Karem, lugar al que viajaría la Virgen María para visitar a su “pariente”.

¿Desde cuándo se celebra la fiesta de la Visitación de la Virgen?

La festividad de la Visitación de la Virgen tiene una importante tradición histórica en la Iglesia, que conmemora este momento que cita el Evangelio desde hace casi un milenio. Fue introducida en Occidente en 1263 por San Buenaventura, superior de la Orden Franciscana, aunque inicialmente lo hizo para la orden fundada por San Francisco de Asís.

Fue ya el Papa Urbano VI quien en 1389 instituyó esta fiesta para toda la Iglesia introduciéndola en el calendario romano para el 2 de julio. De hecho, en muchos pueblos en los que es la patrona todavía se celebra en este día de julio. También el Papa Bonifacio IX extendió esta devoción por todo el orbe, que ya se celebraba en Oriente.

Fue a partir del Concilio Vaticano II y la reforma del calendario cuando la Visitación fue traslada al 31 de mayo, su fecha presente. De este modo, el momento que conmemora la visita de María a Isabel se celebra entre la Anunciación (25 de marzo) y el nacimiento de Juan el Bautista (24 de junio), lo que cuadraría de manera más lógica con el relato del Evangelio.

Mientras tanto, en el siglo XVII San Francisco de Sales consideraba que la Visitación no se celebraba con la solemnidad de las otras fiestas de la Virgen, y fundó en 1610, junto a Santa Juana Francisca de Chantal, una nueva familia religiosa a la que bautizó con el nombre de “Visitación de Santa María”, porque “era un misterio oculto y..., encontraba en él mil peculiaridades que le daban una luz especial sobre el espíritu que deseaba establecer en su instituto”. En él quería que se celebrara la fiesta con todo esplendor en la liturgia y que cada visitandina se convirtiera en un “Magníficat” viviente.

¿Qué es el Magnificat?

Una de las partes más importantes del relato evangélico de la visitación es el Magnificat, el himno que recoge San Lucas y que pronunció la Virgen María dirigiéndose a Dios mientras estaba frente a su prima Isabel.

Magnificat, palabra en latín que significa “engrandece”, es el nombre de este cántico debido a que es la primera palabra de esta oración mariana: “Magnificat anima mea Dominum" (Engrandece mi alma al Señor). Es una de las más importantes oraciones de la Virgen, y de las más importantes para la Iglesia. De hecho, se reza todos los días en la oración de las Vísperas.

En el breviario, mientras que los cánticos que son tomados del Antiguo Testamento están junto a los salmos y se distribuyen de tal manera que se cantan una única vez a la semana, el Magnificat comparte junto con los otros dos cánticos evangélicos, el Benedictus y el Nunc Dimittis, el privilegio de ser recitado diariamente y en un lugar prominente. Esta oración se reza en vísperas, mientras que el Benedictus se lee en laudes y el Nunc Dimittis, en completas.

Esta es la oración del Magnificat que se recoge del Evangelio de San Lucas:

Proclama mi alma la grandeza del Señor, se alegra mi espíritu en Dios mi Salvador, porque ha mirado la humillación de su esclava.

Desde ahora me felicitarán todas las generaciones porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí. Su nombre es Santo y su misericordia llega a sus fieles de generación en generación.

 Él hace proezas con su brazo, dispersa a los soberbios de corazón. Derriba del trono a los poderosos y enaltece a los humildes. A los hambrientos los colma de bienes y a los ricos despide vacíos.

Auxilia a Israel su siervo, acordándose de su santa alianza según lo había prometido a nuestros padres en favor de Abrahán y su descendencia por siempre.

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo como era en principio ahora y siempre por los siglos de los siglos.

Amen.

¿Cómo recoge la Biblia la Visitación de María a su prima Isabel?

El de San Lucas es el único de los Evangelios que recoge el pasaje de la Visitación, en el que además se recoge una de las oraciones más bellas y utilizadas en la Iglesia. Esto dice la Escritura (Lucas 1, 39-56):

“Por aquellos días, María se encaminó presurosa a un pueblo de las montañas de Judea. Entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel. Y cuando Isabel oyó el saludo de María, el niño saltó en su seno. Entonces Isabel, llena del Espíritu Santo, exclamó a grandes voces: ‘¡Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre! Pero ¿cómo es posible que la madre de mi Señor venga a visitarme? Porque en cuanto oí tu saludo, el niño saltó de alegría en mi seno. ¡Dichosa tú que has creído! Porque lo que te ha dicho el Señor se cumplirá’. Entonces María dijo: ‘Mi alma glorifica al Señor y mi espíritu se llena de júbilo en Dios mi Salvador, porque ha mirado la humildad de su sierva. Desde ahora me llamarán dichosa todas las generaciones, porque ha hecho en mí cosas grandes el Poderoso. Su nombre es santo, y su misericordia es eterna con aquellos que le honran. Actuó con la fuerza de su brazo y dispersó a los de corazón soberbio. Derribó de sus tronos a los poderosos y engrandeció a los humildes. Colmó de bienes a los hambrientos y a los ricos despidió sin nada. Tomó de la mano a Israel, su siervo, acordándose de su misericordia, como lo había prometido a nuestros antepasados, en favor de Abrahán y de sus descendientes para siempre’. María estuvo con Isabel unos tres meses; después regresó a su casa”.

¿Por qué la Visitación es tan importante?

En 1996, durante una audiencia general, el Papa San Juan Pablo II profundizaba en la visitación, mostrando la importancia que hay tras esta fiesta.

“La dirección del viaje de la Virgen santísima es particularmente significativa: será de Galilea a Judea, como el camino misionero de Jesús. En efecto, con su visita a Isabel, María realiza el preludio de la misión de Jesús y, colaborando ya desde el comienzo de su maternidad en la obra redentora del Hijo, se transforma en el modelo de quienes en la Iglesia se ponen en camino para llevar la luz y la alegría de Cristo a los hombres de todos los lugares y de todos los tiempos”, explicaba el Papa.

De este modo, añadía que “el encuentro con Isabel presenta rasgos de un gozoso acontecimiento salvífico, que supera el sentimiento espontáneo de la simpatía familiar. Mientras la turbación por la incredulidad parece reflejarse en el mutismo de Zacarías, María irrumpe con la alegría de su fe pronta y disponible: ‘Entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel’. San Lucas refiere que ‘cuando oyó Isabel el saludo de María, saltó de gozo el niño en su seno’ (Lc 1, 41). El saludo de María suscita en el hijo de Isabel un salto de gozo: la entrada de Jesús en la casa de Isabel, gracias a su Madre, transmite al profeta que nacerá la alegría que el Antiguo Testamento anuncia como signo de la presencia del Mesías”.

Continuaba así: “En virtud de una iluminación superior, comprende la grandeza de María que, más que Yael y Judit, quienes la prefiguraron en el Antiguo Testamento, es bendita entre las mujeres por el fruto de su seno, Jesús, el Mesías

Y San Juan Pablo II concluía de esta manera su catequesis: “Isabel, con su exclamación llena de admiración, nos invita a apreciar todo lo que la presencia de la Virgen trae como don a la vida de cada creyente. En la Visitación, la Virgen lleva a la madre del Bautista el Cristo, que derrama el Espíritu Santo. Las mismas palabras de Isabel expresan bien este papel de mediadora: ‘Porque, apenas llegó a mis oídos la voz de tu saludo saltó de gozo el niño en mi seno’. La intervención de María produce, junto con el don del Espíritu Santo, como un preludio de Pentecostés, confirmando una cooperación que, habiendo empezado con la Encarnación, está destinada a manifestarse en toda la obra de la salvación divina”.

Comentarios
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda