Lunes, 17 de junio de 2024

Religión en Libertad

En el mundo urgen varones que vivan su vocación con valentía

6 reglas esenciales que todo hombre católico debe aplicar en su vida: un vía para ser feliz y santo

La oración es fundamental para la vida del cristiano. El hombre debe saber que solo él no puede / Cathopic
La oración es fundamental para la vida del cristiano. El hombre debe saber que solo él no puede / Cathopic

ReL

La figura masculina está en el punto de mira de las ideologías dominantes. El hombre está siendo atacado y la masculinidad tachada como algo tóxico. Se busca desnaturalizar su función en la familia y en todos los ámbitos de la vida. De ahí, la urgencia de que los varones descubran cuál debe ser su papel, también como hombres de fe.

El mundo necesita hombres íntegros que vivan su vocación con valentía, que sean ejemplos para sus hijos y para todo el mundo. De este modo, en Catholic Gentleman ofrecen seis principios que los varones católicos pueden aplicar a sus vidas, que les harán más santos, felices y gracias a los cuales podrán empezar a cambiar el mundo:

1. “Temeré, amaré y honraré a Dios sobre todos lo demás, incluso a costa de mi propia vida”

La Iglesia primitiva estuvo repleta de mártires. Aquellos cristianos no sólo ofrecieron su vida por Cristo, sino que se enfrentaron con valentía a la muerte, en ocasiones incluso con alegría. Para estos hermanos de los primeros siglos Jesús era tan importante que consideraban el martirio como un precio pequeño para estar con Él.

Seguramente, los varones de hoy, al menos en Occidente, no tengan que morir por su fe, aunque sigue habiendo verdaderos mártires en el siglo XXI. Sin embargo, sí que se puede padecer el llamado “martirio suave”, como puede ser perder amistades o incluso un trabajo por ser fieles a las enseñanzas de la Iglesia. La palabra “mártir” significa “testigo”. Al mantenerse fiel a las enseñanzas de Cristo, se da testimonio de un orden superior de valores.

2. “Honraré las cosas santas y las trataré con respeto”

En el pasado, simplemente las cosas sagradas eran tratadas como sagradas. Ahora vivimos en un mundo que ha perdido el sentido de lo sagrado. Y esto incluso ocurre en el interior de las iglesias, y entre las personas de fe.

Es importante que el hombre no intente rebajar a Dios a su nivel, a su altura. Aunque Cristo bajó y se hizo carne por nosotros, lo hizo para abrirnos las puertas del cielo. Por ello, hay que recordar que Cristo es el Señor, y por eso mismo hay que ser siempre respetuoso y reverente con todo lo sagrado.

3. “Aprenderé a rezar como si de ello dependiera mi salvación eterna”

Dios creó al hombre, pero quiere tener una relación con él. La base de este contacto entre creador y criatura es la oración. ¿Cómo se puede tener una buena relación con alguien con quien no se habla regularmente?

La oración es fundamental para el cristiano. Y es importante hacerse una pregunta relacionada con esto: si uno no quiere pasar tiempo con Dios aquí en la tierra, ¿por qué va a querer pasarlo en la eternidad? Cuanto más se reza, más se fortalece el alma.

4. “Lucharé por la virtud y por superarme, por más difícil que sea el proceso, sin hundirme en la mediocridad y la excusa”

La vida espiritual es difícil. El mismo Cristo dijo: “Toma tu cruz y sígueme”. Por ello, el que quiera tomarse en serio esta vida espiritual sabrá que habrá dolores y dificultades.

Crecer espiritualmente implica morir a ti mismo y a tu amor por el placer, la comodidad y el éxito. No es que esas cosas sean malas en sí mismas, pero no puedes dejar que te dominen. Por eso la penitencia es una parte esencial de la vida espiritual. Tenemos que mortificar nuestros deseos de comida, bebida, sexo y otros placeres para que Cristo pueda reinar en nosotros”, explica el autor del artículo, John Heinen.

5. “Preferiré las bienaventuranzas a los valores del mundo”

El mundo opera por un paradigma muy claro. Es exactamente lo opuesto al orden de Dios. El mundo enfatiza el poder, el placer, el prestigio, la venganza y mirar solo por uno mismo. En las Bienaventuranzas, Cristo da totalmente vuelta a todos esto. Él dice: “Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos”. Promete también el gozo eterno a los perseguidos, a los que sufren y a los olvidados. Esto da esperanza a los que no tienen “éxito en este mundo”, al mismo tiempo que desafía a los que viven solo para esta vida.

Un buen consejo es releer y meditar las Bienaventuranzas con frecuencia. Tienen el poder de transformar la vida.

6. “Trataré a los demás hechos a imagen y semejanza de Dios con dignidad y respeto”

Un cristiano tiene no sólo que ayudar a los pobres, a los débiles y a los rechazados, sino que debe honrarlos y servirlos, tal y como haría el propio Jesús.

Esto se remonta a los dos grandes mandamientos (que en realidad son uno): “Amarás al Señor tu Dios con toda tu alma, mente y fuerzas y amarás a tu prójimo como a ti mismo”.

Cada persona está hecha a imagen y semejanza de Dios. Esto también incluye a los pobres y los que sufren. Los santos que sirvieron a los pobres siempre dijeron que estaban sirviendo a Cristo mismo. “Esfuérzate por amar y servir a los demás, especialmente a aquellos que no pueden dar nada a cambio. De lo contrario, realmente no amas a Dios”, concluye Heinen.

Comentarios
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda