Viernes, 19 de abril de 2024

Religión en Libertad

Blog

Domingo I de Cuaresma

por La alegría de la Buena Noticia

Evangelio

Lectura del santo evangelio según san Marcos (1,12-15):

En aquel tiempo, el Espíritu empujó a Jesús al desierto. Se quedó en el desierto cuarenta días, dejándose tentar por Satanás; vivía entre alimañas, y los ángeles le servían. Cuando arrestaron a Juan, Jesús se marchó a Galilea a proclamar el Evangelio de Dios.
Decía: «Se ha cumplido el plazo, está cerca el reino de Dios: convertíos y creed en el Evangelio.»

Palabra del Señor

 

«Se ha cumplido el plazo, está cerca el reino de Dios: convertíos y creed en el Evangelio.»

Queridos hermanos:

Nos encontramos en el primer domingo de Cuaresma, un tiempo de 40 días en el cual el Señor nos invita a luchar y combatir contra nuestro "hombre viejo" que nos conduce a la muerte y nos destruye. A menudo, nos sentimos cómodamente instalados en este estado, pero la primera palabra de este domingo, tomada del libro del Génesis, nos recuerda el pacto que Dios hizo con Noé y sus descendientes. Este pacto se simboliza con un diluvio que destruirá lo que no tiene valor. Este diluvio es una tipología, una imagen del bautismo que Jesús desea realizar en nosotros, destruyendo lo que nos mata y destruye, nuestro "hombre viejo". El arco en el cielo es la señal de este pacto con la tierra.

Respondemos con el Salmo 94, pidiendo al Señor que nos enseñe sus caminos, reconociéndolo como nuestro Dios y Salvador. El camino que nos muestra es para los pecadores y los humildes, quienes son los receptores de esta gran novedad que nos ofrece el Señor. En esta Cuaresma, pidamos al Señor que nos dé la humildad necesaria para beneficiarnos de este camino.

La segunda palabra, de la carta de San Pedro, destaca que el inocente murió por los culpables para conducirnos a Dios. Jesús, el único inocente, asumió nuestros pecados para proporcionarnos la oportunidad de sepultar nuestro "hombre viejo". La imagen del arca en tiempos de Noé nos recuerda que ocho personas se salvaron. Así como en el desierto, Dios nos lleva al desierto para destruir lo que el diablo nos ha atado.

El Evangelio de San Marcos narra cómo el Espíritu Santo llevó a Jesús al desierto durante 40 días, enfrentando las tentaciones de Satanás. Este tiempo en el desierto es un ejemplo de la nueva creación que Dios desea hacer en nosotros. La Cuaresma nos llama a dejar atrás al "hombre viejo" y a convertirnos y creer en el Evangelio.

Que este tiempo de Cuaresma sea un camino hacia la Pascua de resurrección, donde Dios hace al hombre nuevo. Os deseo a todos una bendita Cuaresma, camino hacia la Pascua de resurrección, donde Dios hace al hombre nuevo.

Que la bendición de Dios Todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo, esté con todos vosotros. Amén.

Mons. José Luis del Palacio

Obispo E. del Callao

Comentarios
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda