Jueves, 23 de mayo de 2024

Religión en Libertad

Blog

Domingo VI del Tiempo Ordinario

por La alegría de la Buena Noticia

«Si quieres, puedes limpiarme.» «Quiero: queda limpio.»

Queridos hermanos:

Estamos ante el VI Domingo del Tiempo Ordinario, y la primera palabra que nos ofrece la Iglesia proviene del libro de Levítico. Dice así: «Cuando alguno tenga una inflamación, una erupción o una mancha en la piel, y se le produzca la lepra, será llevado ante Aarón, el sacerdote, o cualquiera de sus hijos sacerdotes. Se trata de un hombre con lepra: es impuro. Mientras le dure la afección, seguirá impuro; vivirá solo y tendrá su morada fuera del campamento.» El concepto de lepra en la Torá y los profetas del Antiguo Testamento simboliza la corrupción de la sangre, que es el signo de la vida. Por eso, los israelitas y los musulmanes no pueden comer sangre, ya que representa la vida que se está yendo. Dios cura estas enfermedades, y estaba profetizado que vendría el Mesías como el último, ante quien no se miraría el rostro porque estaba corrompido. Jesús de Nazaret, quien asumió el pecado por nosotros, viene a curarnos, a los leprosos.

Respondemos con el Salmo 31: "Tú eres mi refugio, Señor, me rodeas con cantos de liberación". En el bautismo, la Iglesia canta que la vida en Cristo es una fiesta, porque ha perdonado nuestros pecados y culpas.

La segunda Palabra que nos ofrece la Iglesia, tomada de San Pablo a los Corintios, nos insta a seguir el ejemplo de Cristo. Seguir a Cristo es ser como Cristo, ser una misma persona con él.

Este llamado a seguir a Cristo se refleja también en el Evangelio de San Marcos, donde se acerca un leproso a Jesús, suplicándole de rodillas: "Si quieres, puedes limpiarme". Es importante entender que este leproso representa a todos nosotros, impuros y necesitados de Jesús. Este gesto de arrodillarnos ante Jesús, reconociéndonos como leprosos, es esencial.

Jesús, al sanar al leproso, le pide que no divulgue el milagro, evitando la aclamación populista y la exaltación fanática. Jesús prefería quedarse en las afueras, donde acudían los pobres. Dios nos está visitando a cada uno de nosotros, que somos leprosos en algún sentido. Podemos acudir a Jesús, como el leproso, con humildad y pedirle: "Si quieres, puedes limpiarme". Hagamos la prueba en lo escondido, donde nadie nos ve, y Dios, que ve en lo escondido, nos hablará y nos limpiará.

Que esta experiencia con Jesucristo, que nos sana y limpia, sea una realidad en nuestras vidas. En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Mons. José Luis del Palacio

Obispo E. del Callao

Comentarios
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda