Lunes, 03 de octubre de 2022

Religión en Libertad

Blog

Me esperaba el de física

Me esperaba el de física

por Una fe con chispa

ME ESPERABA EL DE FÍSICA 

Lo que más admiro en los demás es la ironía,
la capacidad de verse desde lejos
y no tomarse en serio.
-Jorge Luis Borges-

          En el rico anecdotario de Camilo José Cela, se cuenta que nada más conocerse que le habían concedido el premio Nobel de literatura, un periodista le preguntó: 

         —¿Le ha sorprendido ganar el premio Nobel de Literatura?
         —Muchísimo, sobre todo porque me esperaba el de Física. 

         La ironía es algo que dice lo contrario de lo que se quiere decir o lo que se piensa y que lleva a entender lo contrario de lo que se dice. La ironía es el arte de burlarse de alguien, de denunciar, de criticar o de censurar algo. La ironía valoriza algo, cuando realmente se quiere devaluar, y también se puede utilizar un timbre de voz y una postura diferentes para caracterizar mejor el acto. 

          El término ironía viene del griego eirōneía, que significa disimulo o ignorancia fingida, y este proviene de eiron, el pícaro o simulador, que finge ignorar aquello que conoce. La ironía también se entiende como una burla disimulada.

         Aunque no siempre la ironía está destinada a la burla del prójimo ni resulta agresiva. Una persona que debe ir al hospital a visitar a un pariente enfermo puede comentar, irónicamente a modo de lamento: «Tengo un plan muy entretenido para esta tarde». Algo similar ocurre cuando dos compañeros de clase se juntan a estudiar y uno afirma: «No sabes cuánto nos vamos a divertir con estos libros».

         La ironía cómica suele estar presente en las obras de carácter burlesco, en las que el autor presenta una crítica a la sociedad con tintes graciosos y bufones. Quevedo era un maestro en este tipo de ironía; encontramos muchísimos ejemplos de este uso en sus obras.

         La ironía así utilizada, sirve para mostrar una incongruencia entre las expectativas que tiene el lector/oyente y lo que al final ocurre. Normalmente suscita una sonrisa y no hiere.

         La ironía más cruel y violenta se conoce como sarcasmo: «No, no estás gorda, es que todas las demás están muy flacas». Este tipo de expresiones supone una agresión que intenta discriminar y herir a la destinataria. No busca construir nada; más bien aniquilar.

         El término sarcasmo es una palabra procedente del latín sarcasmus, y esta proviene del griego sarkasmós, que significa literalmente mordedura de labios, indicando burla, desprecio, crítica, pulla, ironía mordaz e insulto.

         Pero de este, del sarcasmo, hablaremos otro día.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda