Viernes, 23 de octubre de 2020

Religión en Libertad

Blog

Centenario de Fátima (4)

PASTORES DE FÁTIMA
   Sin duda, Francisco, Jacinta y Lucía eran unos privilegiados en su formación religiosa. Al comenzar el pastoreo, a la formación materna se unió la obra del Creador en la naturaleza y la vida pacífica y serena del pastor que propicia el silencio y la profundidad interior.
   Lucía, cuando su hermana Carolina cumplió los trece años, la suplió como pastora. Fue a comunicárselo a sus primos, ya no podrían jugar juntos. Estos hicieron lo imposible para que, su madre, Olimpia, les dejara acompañarla. Imposible. Cuando Lucía regresaba cada tarde,la esperaban el camino y  luego jugaban en el aprisco. Como Olimpia no cedía, Francisco y Jacinta propusieron a su madre guardar su propio rebaño, sustituyendo a su hermano Juan. Al final, la madre aceptó. Desde entonces fueron juntos con las ovejas. Se aguardaban cerca de la laguna de Gradal. Desde allí partían juntos hacia donde Lucía determinaba. Era la mayor y conocía el terreno y dónde abundaban los pastos.
    Después de un largo caminar, el paso de las ovejas es lento, llegaban al sitio elegido. El toque del Ángelus les indicaba el tiempo de la comida. Descolgaban sus talegos, colgados en un  árbol, para que los perros hambrientos no se comieran su alimento y comen el pan de maíz o centeno junto con sardinas, queso, aceitunas y algunas veces algo de embutido, que sus madres les habían preparado.
    Rezaban el Rosario como sus madres les habían recomendado. Con el afán de tener más tiempo para jugar, a propuesta de Jacinta habían inventado una manera rápida de acabar. Rezaban solamente las dos primeras palabras del Ave María: Dios te salve… Santa María. Los juegos eran más intensos cuando las ovejas descansaban después de haber pastado. Sabían muchas canciones y las acompañaban con la armónica que Francisco había conseguido. Desde lo alto de una roca acompañaba las canciones y bailes de su prima y hermana. Vueltos casa, el día concluía con las últimas oraciones familiares y un sueño tranquilo.
   Los tres pastorcitos ni tienen las características de los niños de nuestras ciudades. Su rostro está broceado por el sol y el viento del campo, rebosan salud. Son introvertidos ante los extraños que con frecuencia eran inoportunos e indiscretos.
   LUCÍA. Tiene 10 años cuando llegan las apariciones. Es fuerte, bien constituida, talla media, con ojos grandes y negros bajo unas espesas cejas; su mirada se clava en el rostro. Ella dice en sus recuerdos que le gustaba arreglarse los días de fiesta. Las otras niñas admiraban sus adornos y se llenaba de vanidad. Su hermana María, dice de ella que cuando regresaba de cuidar al rebaño, cubría a su madre de besos y caricias. Quería mucho a los niños a los reunía en patio de su casa y jugaba con ellos; les enseñaba a engarzar guirnaldas de flores y organizaba procesiones con cánticos. Su pequeños primos no podían vivir sin ella. Su madre dice que nunca comenzaba a hablar la primera; preguntada, respondía siempre.
    JACINTA. En 1917, tiene 7 años. Ojos muy vivos. Lucía dice que, antes de las Apariciones, su carácter susceptible le atraía poco. En los juegos e enfadaba por cualquier cosa y cllaba hasta que alguien le hacía <>. Inteligente y viva, llena de delicadeza. Dios la ha dotado de un corazón tierno. Ama a sus ovejas y las llama a cada una por su nombre. Lleva a los corderos más pequeños en sus brazos durante el camino. Le encantaba la música y llenaba la soledad de los campos con sus cánticos. Le gustaba escuchar el eco de la palabra María en el fondo de los valles. Amaba las flores del campo y las estrellas del cielo.
 
   FRANCISCO. Tenía 9 años. Era más bien rubio, ojos castaños, de mirada dulce; pensativo, discreto y pacífico. Si alguien le discutía en los juegos, cedía de sus derechos sin resistencia. –Si crees que has ganado… sea. Me da igual. Lucía lo consideraba demasiado bueno. No era miedoso. Perseguía los lagartos y culebras. Los pájaros eran sus mejores amigos. Custodiaba siempre sus nidos. A una señora anciana que difícilmente se hacía con su rebaño, le ayudaba a reunirlo. Era su pequeño ángel custodio. A pesar de su edad y educación rudimentaria, tenía gran delicadeza de conciencia. Demostraba gran enrgía cuando se trataba de no pecar. Estrechamente unidoa su hermana oraba con fervor.
   Nos situamos ante las Apariciones. Estos niños no son ilustrados, pero tienen una formación cristiana excelente por formación familiar.
  
 
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Por favor ayúdanos a poder seguir adelante

DONA AHORA