Martes, 21 de septiembre de 2021

Religión en Libertad

Blog

El Hijo de la Perdición según Santa Hildegarda

El Libro de las Obras Divinas (3ª parte, visión 5ª) dedica considerable extensión, más de 5.000 palabras, a la manifestación del Hijo de la Perdición, pero aquí lo hace de un modo más secuencial que el Scivias.

El momento que describe se parece a nuestro mundo. La Luz dice que durante la cruenta edad del lobo gris, las herejías, la impiedad y otros males muestran la proximidad del Anticristo. Los hombres dirán que nunca se habían visto crímenes e impurezas de tanta envergadura (cap. 26). Y entonces, cuando los hombres crean vivir en paz tras la tribulación causada por las invasiones extranjeras y la división del Sacro Imperio, se levantarán repentinamente herejías y confusiones en el seno de la Iglesia (27).

Este será el momento del Anticristo, un ser humano poseido por Satanás desde su concepción. Una mujer inmunda concebirá un hijo inmundo que no manifestará su maldad hasta que no se asegure que posee completamente y de manera superabundante todas las artes del mal. Mientras tanto el amor entre los hombres habrá disminuido, los herejes podrán predicar abiertamente sus erróneas creencias; y en los cristianos crecerán las dudas sobre la fe católica.

"Aparecerán muchas señales en el sol, en la luna y en las estrellas, en las aguas y en los otros elementos y en todas las criaturas, y de la observación de todos estos prodigios, que se podrán contemplar como si estuvieran pintados en un cuadro, se podrán predecir los males futuros, por lo que la tristeza de los hombres será tal que considerarán la muerte casi con indiferencia [...] Estas tribulaciones continuarán hasta que el Hijo de la Perdición abra la boca para predicar su nociva doctrina. Y cuando haya pronunciado sus palabras de falsedad y mentira, el cielo y la tierra se echarán a temblar" (28).
"Cuando esté cercano el tiempo del Hijo de la Perdición, la fuerza de la fe declinará y se doblegará de debilidad; y entonces tendrá gran recompensa el que haya mantenido la excelencia de la Iglesia y la recta fe en Dios, porque entrará por sus méritos en el reino de los cielos". "La excelencia de la Iglesia será dispersada y la verdadera fe pisada [ ; ] desde su primera aparición, el Hombre del Pecado estará totalmente lleno de pecados, será reconocido como el Hijo de la Perdición más cruel, ya que será inmoral en todo y les enseñará a los hombres cosas contrarias a Dios [ ; ] será hostil a todos los que adoran Dios y se pondrá por encima de todas las criaturas, denominándose Dios y ordenando ser adorado como Dios" (29).

El Anticristo emboscará sus doctrinas en el deseo sexual; afirmará que la impureza y delitos parecidos no son pecados; dirá que no hay pecado si la carne busca el calor de la carne como si el hombre se calentara al fuego; afirmará que todos los preceptos que prescriben la castidad derivan de la ignorancia, puesto que si un ser humano está caliente y otro frío, es obvio que se consuelen uno a otro. E irá repitiéndo a los fieles:
-“Vuestra ley de la continencia es contra natura, porque manda no estar caliente a quien arde por el fuego, incendiando con ello todo el cuerpo. ¿Cómo se podría ser frío contra natura? ¿Y por qué debería abstenerse de calentar la carne de otro? Aquel hombre que llamáis vuestro maestro os ha dado una ley que está demasiado por encima de vosotros, mandándoos vivir así”.
Pero yo os digo en cambio:

-“Vosotros estáis hechos de estos dos modos, unos calientes y otros fríos, y por tanto templaos mutuamente. Reconoced que aquel hombre os dio reglas injustas [...] no os dejéis seducir por una doctrina injusta, ya que está en mí decidir lo que puedo y lo que no puedo hacer. Vuestro maestro no os ha dado enseñanzas correctas, porque ha querido que fuerais como espíritus no revestidos de carne [...] os engañó y no os ayudó para nada, yo os infundo conocimiento de vosotros mismos para que sepáis quienes sois, porque soy yo el que os he creado y soy todo en vuestro todo. Pero aquel que debe todas sus obras a otro, no habló por sí, porque no tiene por si ningún poder, pero yo hablo de mí y tengo por mí mismo el poder sobre todo”.

Con estas y parecidas palabras, el desgraciado Hijo de la Perdición engañará a los hombres, enseñándoles a vivir según el gusto ardiente de la carne y a consentir en todo deseo carnal (30).

El diablo ha tenido a seguidores en el Antiguo Testamento y los tiene en el Nuevo. De los saduceos se derivan los herejes que niegan la creación de los primeros vivientes, pero el error de éstos es peor, ya que es la negación absoluta de Dios en la creación y en las almas. Todos ésos adorarán al Hombre de la Perdición y, abandonando la fe de Dios omnipotente, proclamarán que no hay ningún obstáculo en desobedecer sus preceptos (31). El Anticristo ejecutará horrorosos prodigios y producirá tempestades impresionantes con artes diabólicas; aparentará morir para la redención de su pueblo, y resucitar de la muerte, y hará escribir sobre la frente de los que le siguen una inscripción por la cual les hará penetrar todos los males. Y a través de esta misma inscripción, contraria al bautismo y al nombre de cristiano, se introducirá en ellos con sus artes mágicas, de modo que no quieran separarse de él y tomen su nombre, como los cristianos lo reciben de Cristo. Lucifer ha meditado esta escritura mucho tiempo dentro de sí y no la ha revelado nunca a nadie; no se ha visto nunca antes y no se parece a lengua alguna (32).

Entonces Dios enviará a sus testigos, Elías y Enoc, dos hombres fuertes y sabios que tenía reservados para este momento, que mientras vivan sobre la tierra sólo se alimentarán cada cuarenta días. Tendrán facultades para realizar milagros en el firmamento y en los elementos; y en las otras criaturas signos mayores que los del Hijo de la Perdición, al que desenmascararán. De todas partes vendrán a ellos gentes que por sus milagros creerán en sus palabras y con fe ardiente se encaminarán rápidamente, como si fueran a un banquete, al martirio que les infligirá el Hijo de la Perdición. Serán tantos los que mueran, que sus asesinos se cansarán de contarlos, y gran cantidad de sangre correrá como un río.

Pero cuando al final el Hijo de la Perdición comprenda que no es posible superar con halagos ni con amenazas a estos dos hombres realmente santos, y que no puede oscurecer sus milagros, ordenará que se les someta a martirio cruel y que su recuerdo sea borrado de la tierra, para que no quede nadie en la tierra capaz de resistirle (33). Entonces, el Hijo clamará al Padre y exhortará a los fieles a que pidan misericordia de rodillas también al Padre.(34)

Dios resucitará a Elías y Enoc, y Satanás persuadirá al Anticristo de que ascienda a los cielos ante una gran muchedumbre (35), pero caerá fulminado causando un hedor tan grande que los asistentes correrán a las montañas, y se convertirán (36). Tras la muerte del Anticristo se abrirá otra etapa misterosa de la Historia de la Salvación, que examinaremos en la próxima entrega.

José María Sánchez de Toca
Rafael Renedo Hijarrubia

(El texto de la 5ª visión de la 3ª parte del Libro de las Obras Divinas puede verse en www.hildegardiana.es, así como fragmentos de la visión 11ª de la 3ª parte del Scivias, que aparecen reproducidos con permiso de la Editorial Trotta que recientemente lo ha reeditado).
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda