Martes, 04 de octubre de 2022

Religión en Libertad

Blog

De ese gran sabio español que fue el beato Raimundo Lulio, en el día de su onomástica

por En cuerpo y alma

 
            Celebramos tal día como hoy la festividad de uno de los grandes sabios españoles de todos los tiempos y que, entre otros títulos, atesora también el de beato.
 
Raimundo Lulio. Ricard Anckermann.

           Raimundo Lulio en español, Ramon Llull en catalán, o Raimundus Lulus en latín, conocido también como el Doctor Inspirado o el Doctor Iluminado, nació en 1232 en Palma de Mallorca, muriendo ochenta y tres años después, por lo que completó una vida que sería larga hoy día, no digamos para los cánones de su época, una vida larga que dedicó a todos los campos del saber imaginables, constituyendo uno de los grandes genios intelectuales del medievo.
 
            Su juventud la dedicó a la política, siendo senescal y preceptor de Jaime II, y también a una vida licenciosa, que fueron adecuado caldo de cultivo para sus primeras obras de tipo picaresco y amoríos. Unas visiones de Jesucristo a la edad de treinta años transforman su vida. Reparte sus bienes entre su mujer y sus hijos y aprende árabe con ayuda de un esclavo. Tras unos años de retiro espiritual, ingresa en un monasterio cisterciense donde aprende latín, gramática, filosofía y teología cristiana e islámica. En 1286, a la edad de 54 años, recibe el título de magister por la Universidad de París.
 
            Con el dinero que obtiene de su obra El arte demostrativo financiada por Jaime II de Aragón, funda un monasterio en Palma dedicado a la evangelización de musulmanes. Una tarea, la de la evangelización, a la que se pondrá entusiásticamente lanzándose a misionar por todo el mundo conocido. Labor que armonizará con la de conseguir la convocatoria de una nueva cruzada, al modo de cómo en el s. XI lo hiciera San Bernardo de Claraval. La cruzada que propone Raimundo, contrariamente a las anteriores que habían discurrido siempre por Europa oriental y Asia Menor, tendría su punto de partida en Almería y recorrería toda la costa mediterránea africana, lo que se conoció como el Africa latina y hoy como el magreb (occidente en árabe). A tan alta misión dedica tres obras importantes: Como recuperar Tierra Santa”, “Libro del fin” y “Libro de la adquisición de Tierra Santa”.
  
Martirio de Raimundo Lulio.
Basílica de San Francisco. Palma de Mallorca

           Tras sufrir un intento de lapidación en Africa, y un naufragio del que será uno de los pocos sobrevivientes y ello a pesar de los setenta y cinco años que cargaba ya a las espaldas, para 1311, con casi ochenta años, Raimundo participa en el importante Concilio de Vienne, convocado por la Papa Clemente V y el monarca francés Felipe el Hermoso. Concilio cuya más importante decisión será el exterminio de la orden de los Templarios, aunque desconocemos en qué sentido se expresó Raimundo. Sí sabemos que su propuesta de crear una escuela para enseñar a los misioneros árabe y hebreo fue aceptada, y la de convocar una cruzada rechazada.
 
            Volviendo de misionar en Túnez, a la edad de nada menos que ochenta y cinco años, su barco naufraga, pero esta vez no consigue salvarse. Reposan sus restos en el Convento de San Francisco de Palma de Mallorca.
 
            Desde el punto de vista lingüístico, Raimundo Lulio, que escribió también en latín y en árabe, fue un gran innovador, al ser no sólo uno de los primeros autores de la historia en utilizar lenguas romance para escribir obras de tipo filosófico, teológico y científico, sino también uno de los creadores del catalán literario.
 
            Autor de una colosal obra compuesta de 280 títulos dedicada a todos los campos del saber, su pensamiento bebe en las más diversas fuentes, desde Roger Bacon, San Buenaventura y Juan Escoto, hasta el teólogo hispano-musulmán Averroes.
  
Raimundo Lulio escribiendo el Ars Magna.
Joan Desi (1509).

           En el plano teológico, escribió el “Libro del gentil y los tres sabios”, tratado comparativo de las tres religiones del libro. En el plano filosófico, Lulio es autor de un método al que él llama la máquina, al que ha de someterse todo razonamiento celestial o terrenal, sistema al que dedica su obra el “Ars Magna”. El método en cuestión fue sin embargo condenado por el Papa Gregorio IX en 1736. Además, escribe un “Tratado de astronomía”, obras de gramática como la “Retórica Nueva”, obras de caballería como “Libro del orden de la caballería”, novelas como el “Libro de las Maravillas”...
 
            Sus dos obras maestras son “El árbol de la ciencia”, tratado de vocación enciclopédica, donde trata temas de teología, ética, política, física, biología, antropología, arte, etc., y sobre todo, el famoso “Blanquerna”, inspirado en su propia vida, donde nos presenta un hombre que, a la búsqueda de la perfección vital, abandona el estado conyugal, ingresa en un monasterio y llega a Papa, pero renuncia a la silla de San Pedro para dedicarse a la meditación.
 
            Algunos tienen a Raimundo Lulio por el inventor de instrumentos de navegación tales como la rosa de los vientos y el nocturlabio.
 
            Lulio es, además, uno de los grandes defensores de la Inmaculada Concepción, cuyo dogma se declara en 1855, cuando ya es patrona de España desde 1760, con lo que España se adelantaba en casi un siglo a la propia Iglesia.
 
            Beatificado en el S. XVI, la discusión y hasta condena que suscita parte de su obra ha obrado en su contra en un hipotético proceso de canonización. Su beatificación de hecho, fue objeto de un proceso de confirmación bastante excepcional, junto a la de de otros importantes personajes, cosa que aconteció durante el pontificado de Juan Pablo II. El beato Raimundo Lulio, es desde 2001, patrón de los informáticos españoles.
 
 
            ©L.A.
            Si desea suscribirse a esta columna y recibirla en su correo cada día,
                o bien ponerse en contacto con su autor, puede hacerlo en encuerpoyalma@movistar.es
 
 
 
Otros artículos del autor relacionados con el tema
(haga click en el título si desea leerlos)
 
 
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda